El Evangelio en 2 Minutos

¿Qué dirías si yo te dijera que en mis manos yo tengo la llave que abre la puerta al cielo? Esta puerta está cerrada a nosotros porque tenemos un gran problema, estamos enfermos y muriendo a causa de pecado. Nuestro pecado no nos deja entrar el cielo. Pero el perdón de pecado está adentro de nuestro alcance. Un médico no puede curar nuestra enfermedad; ciertamente todos morirán. Pero la palabra de Dios es esa llave que abre nuestro entendimiento espiritual a la salvación, el perdón de pecado y la vida eterna. Déjanos ver que dice.

 

Las 5 Cabezas del Evangelio de Jesucristo

1.  La Santidad de Dios:             

La biblia dice en el libro de  Isaías capítulo 6 versículos 1 a 5, «En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines, cada uno tenía seis alas, con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces diciendo: Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.»

Hay una sola característica de Dios que la biblia repite tres veces. Nunca dice que Dios es amor, amor, amor. Nunca dice que Dios es justo, justo, justo. Pero la biblia dice que Dios es santo, santo, santo. Más que todo, Dios es santo. Dios es muy diferente que nosotros. Dios no tiene pecado porque nunca ha pecado. Isaías era un profeta de Dios. Dios le escogió como un hombre santo profetizar sobre el futuro del pueblo de Dios. Y cuando Isaías vio a Dios en una visión dijo, ¨¡Ay de mí! que soy muerto.¨ Cuando miraba a Dios vio su pureza, su santidad, que Dios es muy diferente y aparte del hombre. Dios es alto y sublime. Pero Isaías vio más que esto. Isaías vio su propio pecado, y por eso proclamó ¨soy muerto.¨ Isaías reconoció su propio suciedad con que su pecado le había manchado. En la presencia de la santidad de Dios todos somos hombres muertos. Todos somos pecadores. 

2.  El Pecado del Hombre:    

Desde nuestro nacimiento somos pecadores. La biblia dice en Salmos 51:5, «He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.»          Cuando el primer hombre, Adán, pecó contra Dios en el huerto del Edén, su pecado pasó a todos los hombres. Heredamos una naturaleza pecaminosa de Adán, y por esa naturaleza, cometemos pecados. Romanos 5:12 dice, «Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.» Adán era en nuestro lugar cuando pecó. Él era nuestra cabeza, y por esa razón, el pecado de Adán pasó a todos nosotros. Todos somos pecadores. Escucha a lo que dice Dios sobre todos los hombres en Romanos capítulo 3 versículos 10 a 12: ¨Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.» Dios tiene palabras ásperas para nosotros. ¨No hay quien busque a Dios…No hay quien haga lo bueno.¨ En los ojos de Dios, todos hemos apartado del camino de Dios. Todos somos malos. Dios es santo. Su santidad y su justicia requieren que nos castiga por nuestro pecado contra Él.

3.  La Ira de Dios:

Salmos 5:4-5 dice, «Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto á ti. Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad.» La última frase significa que Dios odia a todos que pecan.   Mateo 10:28 dice, «Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.» Le penalidad de pecado es destrucción en el infierno. Es sufrimiento en llamas de fuego que no tiene fin. Mateo 25:46 dice, ¨E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.¨ La ira de Dios es eterna.  La biblia también dice que a causa de nuestra naturaleza somos bajo la ira de Dios. Esto refiere a nuestra naturaleza pecaminosa que heredamos de Adán. Efesios 2:3 dice, «entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.» El castigo futuro de Dios será insoportable. Apocalipsis 6:17 dice, «Porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?» Apocalipsis 20:15 dice, «Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.» Apocalipsis 21:8 dice, «Pero  los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.» Todos vamos a morir y nuestro cuerpo estará enterrado donde los gusanos lo comerán. Ellos que no reciben el perdón de pecado morirán por la segunda vez, cuando Dios les lanza en el infierno. Pero hay esperanza, porque Dios es amor.

4.  Perdón:

Dios envió su único Hijo, Jesucristo, al mundo morir por nuestro pecado. Jesús sufrió por nuestro pecado. La ira de Dios estaba sobre él. El sufrió el castigo de nuestro pecado, y murió en nuestro lugar. El murió para que nosotros podemos vivir, y su sangre quita nuestro pecado. Juan 3:36 dice, «El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.» Es importante entender que no podemos ganar nuestra salvación. El perdón de pecado es un don de Dios.       Efesios 2:8-9 dice, «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.» Si tú quieres que Dios te perdone, si tú quieres la vida eterna, necesitas fe. Hay que creer con todo tu corazón que la sangre de Jesús quita tu pecado. Muchos piensan en otra manera, diciendo, ¨si soy una buena persona Dios me va a perdonar.¨ Eso no es lo que dice Dios. Su palabra está bien clara que sin fe es imposible agradar a Dios. El bautismo no quita el pecado. Repetir el Padre Nuestro 10 veces nunca va a quitar el pecado. La única cosa que quita el pecado es fe en la muerte y resurrección de Jesús. Que Jesús me amó y murió derramando su sangre por mí, y resucitó el tercer día, victorioso sobre la muerte, el pecado, y el diablo. 1 Timoteo 1:15 dice, «Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.» Si la palabra de Dios es la llave que abre la puerta al cielo, Jesús es la puerta. Jesús dijo en Juan 10:9, ¨Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo…¨ No hay otra manera entrar al cielo. ¨Juan 14:6 dice, «Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.» Jesús es el único camino al cielo. Dios no nos ha dado otro. Y cuando tienes fe, y Dios quita tu pecado, algo extraordinario pasará a ti. Nunca serás lo mismo.

5.  Vida Nueva:

Juan 3:3 dice, «Respondió Jesús, y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.» Jesús dijo es necesario nacer de nuevo ir al cielo. En el primer nacimiento entramos el mundo como un bebe. El segundo nacimiento es un nacimiento espiritual. Dios nos da el Espíritu Santo para vivir adentro de nosotros. Esto es Dios en nosotros. Cuando recibes el Espíritu Santo es imposible quedar lo mismo. Toda la vida cambia. Esto es el nuevo nacimiento. 2 Corintios 5:17 dice, «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.» La nueva persona, o nueva criatura, ya no anda en el mismo camino de pecado y maldad. Las cosas viejas pasaron.  Gálatas 6:15 dice, «Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación.» Cuando alguien nace de nuevo y recibe el Espíritu Santo es una nueva creación. Esta persona sigue a Dios y tendrá vida eterna en el cielo con Jesús. Romanos 10:9 dice, ¨que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.¨ Obedezca a Dios y crea en Jesús.

La Iglesia Apóstata – 2 Pedro 2:12-16

2 Pedro 2 vers 12 a 16

Qué dirías si yo te dije que la mayoría de las personas que asisten las iglesias hoy en día son hijos de Satanás? Qué dirías si yo te dije que la mayoría de los pastores hoy en día son falsos maestros? Es triste, pero esto es el estado de la iglesia hoy en día. Esta es la apostasía. La iglesia debe ser un refugio para los santos escogidos de Dios, separado del mundo. Pero la iglesia hoy en día se ha acercado al mundo. La iglesia ha entrado al mundo, y ha permitido el mundo entrar en ella. La iglesia está en una situación grave. Y la razón más grande por esto es los falsos maestros que han traído el mundo adentro de la iglesia para aumentar el número de miembros. Cuál es la primera pregunta que todos hacen cuando hablando sobre una iglesia específica o una nueva obra? Cuantos miembros tiene. Esta es prueba de la apostasía. Los creyentes ya no piensan en la santidad de la congragación, o sus obras de misericordia, no, cuantos miembros tiene. Y para tener más gente, los pastores, estos falsos maestros hacen todo lo que puedan para atraer personas. Los falsos maestros dan a las personas lo que les gustan. Les dan cosas del mundo, que las personas del mundo les gustan. Cosas que no tienen lugar en la iglesia ahora son fijas en la iglesia. La iglesia necesita otra reformación, como la reformación que pasó hace 500 años cuando los creyentes verdaderos separaron de la falsa doctrina de Roma. La misma cosa necesita pasar otra vez, una reformación. La iglesia es apóstata.

El apóstol Pedro sigue combatiendo los falsos pastores en el segundo capítulo de su segunda epístola. Leamos versículos 12 a 16. 2 Pedro 2:12-16: ¨Pero éstos, como bestias brutas naturalmente nacidas para presa y destrucción, hablan mal de cosas que no entienden, y perecerán en su propia corrupción,  y recibirán la recompensa de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar del placer en pleno día. Éstos son suciedades y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus engaños.  Tienen los ojos llenos de adulterio, y no pueden dejar de pecar. Seducen a las almas inestables, tienen un corazón ejercitado en la codicia; son hijos de maldición.  Han dejado el camino recto, y se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, hijo de Bosor, el cual amó la paga de la maldad.   Mas fue reprendido por su iniquidad; una asna muda, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.¨

En este capítulo el apóstol está hablando sobre los falsos maestros que han entrado la iglesia, enseñan doctrinas falsas, tienen una vida no piadosa, en que llenan los deseos de la carne, y están guiando muchos al infierno. Esta epístola es prueba que falsos pastores estaban en la iglesia en el tiempo de Pedro, y sin duda están en la iglesia hoy en día.

En versículos 12 y 13 aprendemos que también estaban en la iglesia del Antiguo Testamento porque es una referencia otra vez a Deut. 32:5 cual dice: ¨Ellos se han corrompido a sí mismos; sus manchas no son las manchas de sus hijos, son una generación torcida y perversa.¨ Pedro habló sobre su vida perversa y malvada, que no temen a Dios. Y por la manera suave en que hablan han convencido muchos en seguirles, pero su camino va al fuego eterno.

Ahora Pedro dice que son como bestias brutas, o animales salvajes. Un animal no tiene razón ni entendimiento. Y estos falsos pastores son arrogantes, pensando que tienen sabiduría, orgulloso sobre su entendimiento espiritual, cuando en realidad son bestias brutas, irracionales, sin entendimiento. Y la referencia es al versículo 11, cual parece que pertenece muy bien a muchos hoy en día, en que el enfoque de su ministerio es echar fuera demonios, reprendiéndolos. Y si nos acordamos de la vez pasada, Miguel el arcángel no dijo nada contra Satanás, sino Dios te reprende. Pero hoy en día una parte de la apostasía es pastores que hablan sobre cosas que no entienden, como poder sobre demonios. Y como bestias brutas sin entendimiento que se mueren por ser degollado o disparado por el cazador, así son estos falsos pastores, quienes enfrentarán destrucción final a las manos de un Dios de venganza, y sufrirán tormentos eternos con gritos de dolor. Jesús dijo en Mateo 7:22-23, ¨Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

Mat 7:23  Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.

13 – Estos recibirán su recompensa. Mientras disfrutan los placeres del pecado por una temporada, su recompensa final no será placer. Su injusticia tiene consecuencias. Y Dios es justo para vengar su santo nombre. Y estos malvados son tan necios que durante el día llenan su carne cumpliendo los deseos de la carne. Normalmente los incrédulos siguen su pecado bajo el cubierto de la noche. Pero estos falsos maestros en el tiempo de Pedro no tenían miedo de rebelar contra Dios durante el pleno sol del día. Son manchas en los banquetes de amor.

Los cristianos en el primer siglo comieron todos juntos. Tenían banquetes de amor, ágape. Y estos falsos maestros comieron con los verdaderos creyentes. Estaban adentro de la iglesia. Lobos rapaces. Pedro dice que son manchas. La iglesia debe ser pura, sin mancha, porque la sangre de Jesús nos ha lavado y somos blancas como la nieve. Pero estos hombres malos, enseñando falsas creencias, y viviendo según los deseos de la carne, han entrado, y son manchas en el banquete de amor.

14 – Jesús nos enseñó en el sermón del monte que para mirar a una mujer y codiciarla es cometer adulterio en el corazón. Y estos hombres malos son tan perversos que sus ojos son llenos de adulterio. No pueden controlar su lujuria y no descansan de pecar.

Seducen a las almas inconstantes, o atrapan personas sin fundación en la fe, como un pescador con su carnada coge un pescado. Estas personas no tienen mucho conocimiento bíblico, puede ser que son nuevas en la fe, o nunca han aprendido qué dice la biblia por asistir una iglesia dónde no hay enseñanza y no ha invertido su propio esfuerzo en aprender. Lo que sea, es importante saber aquí que para no ser engañados por maestros falsos debemos estudiar la biblia. Leyendo libros y comentarios y escuchando a sermones y escudriñando la Escritura como dice en Hechos.

Sus corazones son ejercitados en la codicia. La palabra ejercitado se refiere a entrenamiento en el atletismo. Cuando uno entrena para correr, hace dieta, corre de distancia larga, y también distancia corta y más rápido. Estos están entrenados en la maldad. Su corazón, el asiento de las afecciones en la Escritura, está enseñado hacer el mal. Y son hijos de maldición, por su pecado ellos sufrirán en el abismo del infierno donde el gusano de ellos no se muere, y el fuego nunca se apaga.

Es obvio que la iglesia hoy en día tiene este problema. La mayor diferencia es que estos no son manchas en el banquete de amor, sino cubren todo el banquete en la oscuridad de maldad, con unos pocos coros de nieve, los hijos de Dios puros, sentados a una mesa casi completamente negra.  

Hoy en día los miembros de la iglesia también tienen ojos llenos de adulterio. Entonces la pregunta es: Por qué vienen a mirar a las mujeres? Por qué vienen para buscar una novia? Ellos vienen porque son cómodos en la iglesia. Pero los incrédulos no deben estar cómodos en la iglesia. Los incrédulos deben sufrir en la iglesia. Su conciencia debe convencerles de su pecado. Pero esto no es lo que pasa hoy en día. En la iglesia ahora, qué es que encontramos? Tenemos mujeres que se visten como las mujeres del mundo. No se visten en la manera de una mujer cristiana piadosa. Se visten para atraer la atención del hombre. Cuando voy a la iglesia para adorar a Dios no quiero estar tentado. La iglesia no debe estar un lugar en que el hombre tiene que luchar contra la carne. Pero hoy en día, así es. El estado de la iglesia es grave, hermanos. Entonces tenemos el problema con la ropa, pero la raíz es más profunda. La razón que se visten así es porque quieren la atención. Quieren que los hombres les miren. Es vanidad. Hombres codiciando, y mujeres tentando, eso no es cristianismo. Y qué más?

Muchos vienen a la iglesia porque es un grupo social, cantando la misma música que ellos escuchan en la radio. La música también es un gran problema en la iglesia. La música hoy en día en la iglesia no es diferente que la iglesia del mundo.  Hoy en día tenemos raperos que dicen que son cristianos, rock y roll cristiano, no es así. Dios nos manda a separar del mundo, no unirse con el mundo. Sant 4:4 ¨Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.¨ Y hay iglesias que se reúnen hasta las 10 y 11 de la noche en el día sábado, tocando la música del mundo como un concierto de rock y roll para Jesús. Esta es una abominación. Por qué hacen esto? Porque la gente del mundo les gustan festejar de noche. Pero la biblia nos dice que somos del día, no somos de la noche. Pero para atraer gente del mundo hay que hacer cosas que el mundo le gusta, y esto es otro ejemplo de la apostasía.

La iglesia debe ser un lugar que los incrédulos no quieren venir. Tú estás pensando, de qué está hablando este loco, que no queremos que los incrédulos vengan. No estoy diciendo que no queremos que vengan. Digo que la iglesia debe ser un lugar en que cuando vienen los incrédulos, que no quieren quedarse. Ellos están tan incómodos por la predicación contra el pecado, y la predicación sobre la justicia de Dios, la ira venidera, y el juicio, que ellos hacen 1 de 2 cosas, se arrepienten y creen en Jesús para la salvación y vida eterna, o sino, crujen los dientes en enojo. Y cuando leemos el libro de Hechos y el principio de la iglesia bajo el nuevo pacto, esto es exactamente lo que vemos. Pedro en Hechos predicando a los judíos, ustedes mataron al Señor Jesús, el Salvador del mundo, arrepiéntanse! Hechos 2:22-23 ¨Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado de Dios entre vosotros con milagros y prodigios, y señales que Dios hizo en medio de vosotros por medio de Él, como también vosotros sabéis.  A Éste, entregado por determinado consejo y presciencia de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole.¨  Y en versículos 36 a 38:Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús que vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.  Y al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?  Entonces Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.¨ Aquí vemos una reacción a la predicación: arrepentimiento. Se compungieron de corazón significa que el Espíritu Santo les convenció de su pecado. Ellos realizaron la gravedad de su pecado y su necesidad de salvación.

Pero también hay otra. El apóstol Pablo huyendo para salvar su vida porque los incrédulos odian el evangelio de Jesús. No quieren escuchar que son malos, llenos de pecado, y tienen que arrepentirse y creer en Jesús, pidiendo perdón. Escucha a Hechos 17:2-5: ¨Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras,  enseñando y exponiendo que era necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos; y que este Jesús, a quien yo os predico, decía él, es el Cristo. Y algunos de ellos creyeron y se juntaron con Pablo y con Silas; y de los griegos piadosos gran multitud, y mujeres nobles no pocas.  Pero los judíos que no eran creyentes, llenos de envidia, tomaron consigo a unos hombres perversos, de lo peor, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo.¨

Jesucristo dijo la misma cosa:

 Juan 15:18-19 ¨Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.¨ Las personas del mundo deben odiarnos.

El mundo debe odiar los creyentes, y mayormente los pastores. Jesús dijo, si el mundo te aborrece, acuérdate que me aborreció primero. Si tú eres un hijo de Dios, si Jesús es tu Señor y Salvador, el mundo debe odiarte. Y esto también es un gran problema en la iglesia hoy en día. Los incrédulos están cómodos en la iglesia. Los incrédulos no deben ser cómodos en la iglesia. La palabra de Dios, predicado con el poder del Espíritu Santo, trae 1 de reacciones, arrepentimiento o enojo. Pero hoy en día escuchamos a los pastores con sus palabras suaves. Ellos quieren que todos se sienten bien para llenar el edificio, no quieren ni un asiento desocupado. Y para hacer esto, para ser un amigo del mundo para que todos les gustan al pastor, predican mensajes vacíos. Cuántas veces escuchamos historias en la predicación, porque eso les gustan todos, y es divertido escuchar a alguien quien es bueno en contar historias? Los pastores son profesionales en esto.  Martyn Lloyd Jones dijo que cuando un pastor dice las palabras ¨Me acuerdo¨, sea listo para vaciedad, porque en vez de verdad bíblica, ya viene una historia.

Y hablando sobre iglesias sin verdad, pregunta una iglesia para sus creencias. Pide un documento de fe. La mayoría no tiene nada. En la historia de la iglesia hay cientos de confesiones de fe. Cada iglesia debe tener una confesión de fe, si es un documento ya existente como la Confesión de Fe de Westminster, o uno que la iglesia misma escribe. Pero hoy en día la mayoría de las iglesias no tienen nada escrito. O si tienen algo escrito, no dice si son calvinistas o arminianos. La doctrina de la iglesia debe ser clara a todos. Pero la predicación y la doctrina de la iglesia hoy en día es apostata.  

Ahora tú puedes ir a un librería cristiana y hay libros con títulos 100 ilustraciones. Y los pastores compran estos libros. Es increíble. Las ilustraciones del pastor deben ser mayormente ilustraciones bíblicas. Vimos esto la vez pasada en 2 Pedro 2:4 a 11, en que el apóstol utiliza ejemplos bíblicos de los ángeles caídos, el gran diluvio y Noé, Sodoma y Gomorra y Lot. Y otra vez Pedro usa una ilustración bíblica sobre estos falsos maestros. En versículos 15 y 16 dice:

Han dejado el camino recto, y se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, hijo de Bosor, el cual amó la paga de la maldad. Mas fue reprendido por su iniquidad; una asna muda, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

Esta es una ilustración bíblica para describir los falsos maestros en la iglesia. Balaam era un falso profeta en Números 22 a 24 motivado por riquezas terrenales. Estos falsos pastores han dejado el camino recto, no obedecen a Dios, sino siguen el ejemplo del profeta Balaam. Balaam negoció a vender la verdad. Era un profeta famoso y si alguien le ofreció riquezas él profetizaría no la palabra de Dios, sino algo bueno para la persona pagando. Y cuando Balaam viajaba en un asno para profetizar para el rey de Moab, y maldecir a Israel, Dios puso un ángel en el camino, el asno lo vio, y paró, pero Balaam no lo veía. Balaam golpeó el asno 3 veces y Dios abrió la boca del asno, cual dijo, por qué me pegas? No soy tu asno fiel? Después Dios abrió los ojos de Balaam y él también vio el ángel.

Este falso profeta Balaam amó el premio de maldad: las riquezas terrenales. En cambiar la verdad a una mentira, el falso profeta recibió honor de los moradores de la tierra, y renombre en el mundo. Pero en cambiar la verdad a una mentira, el falso profeta se enfrentó el juicio de Dios y destrucción eterno. Y esto es lo mismo para los falsos pastores hoy en día que son apóstatas. Cambian la verdad a una mentira para recibir honor de los hombres. Juan Calvino dijo que estos prostituyan su lengua al servicio del diablo. Y los miembros de su congregación les siguen en su maldad, sin temor de Dios, sin disciplina por sus acciones perversos.

Y esta es otra marca de la apostasía de la iglesia hoy en día. Lo que es una marca de la iglesia, disciplina, con predicación de la palabra y los sacramentos del bautismo y la cena del Señor, cuando es ausente es una marca de la apostasía. No hay disciplina en la iglesia hoy en día. El pastor y los hermanos tienen la responsabilidad de reprender los hermanos que andan en pecado. Y esto es non-existente en las iglesias hoy en día. Mateo 18:15-17.   ¨Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.  Mas si no te oyere, toma aún contigo uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Y si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia, y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.¨ Has visto esto en tu iglesia?   Por qué no existe? Números. Los pastores quieren gente. Como Balaam, aman la paga de la maldad. Y si empiezan a seguir el mandamiento bíblico de disciplinar hermanos desobedientes, qué va a pasar? Ellos que no son creyentes verdaderos van a salir, y el número de asistentes va a caer. Esta es la gran preocupación de los pastores hoy en día. No es la santidad de los hijos de Dios, sino el número de personas en su congregación. Esta es la apostasía. Dios quiere obediencia. Pero estos han dejado el camino recto. Dios quiere santidad de su pueblo escogido. A Dios no importa números. Él ya sabe. Dios ya tiene su número fijo de los santos que Él mismo escogió desde la eternidad, antes de la fundación del mundo, y nada ni nadie puede cambiar este número. Es nuestro trabajo predicar el evangelio a todos para que el Espíritu Santo obre arrepentimiento y fe en los corazones de los hijos de Dios, y es nuestro trabajo guardar santidad en la iglesia. Y una manera mandado de Dios para hacer esto es la disciplina, que los falsos pastores han rechazado. La situación es grave.

Cada uno de nosotros tenemos una responsabilidad delante de Dios. Si tú eres en una de estas iglesias hermano, y tú has sabido que algo no está bien. Asistes la iglesia, no estás edificado, no aprendes nada, la predicación no se compunge tu corazón, y es un lugar cómodo para los incrédulos, probablemente esa iglesia es una parte de la apostasía. Qué puedes hacer? Únase con una iglesia verdadera. Si estas manchas en la cena de amor no están quitadas de los puros de corazón, los verdaderos hijos de Dios, entonces es necesario salir de ellos. Busca una iglesia que predique la verdad. Busca una iglesia que edifique a los hermanos, y obedece a todos los mandamientos de Dios. 

Solamente por Gracia por Charles Spurgeon 127 p.

El príncipe de predicadores, Charles Spurgeon, llenaba el Tabernáculo Metropolitano con miles de congregantes. Leyendo este libro sobre la gracia libre de Dios en la salvación muestra el lector el poder de lenguaje que tiene el autor. Aunque escrito mayormente para los incrédulos como está lleno de las buenas noticias del evangelio con muchas llamadas a arrepentir y creer, nuevos cristianos y viejos cristianos regocijarán a la manera que Spurgeon presenta la verdad, cual es seguro iluminar los corazones de los fieles. Su presentación del evangelio queda bien claro, y deja a todos sin excusa por incredulidad.

El calvinismo del autor brilla como el sol al mediodía, como atribuye todo aspecto de la salvación a la gracia libre de Dios. Fe es un don de Dios; Dios llama al pecador; Dios da gracia para que el creyente persevere en la fe hasta la muerte. Al mismo tiempo este amador de almas ruega a sus lectores a arrepentir y creer en Jesús, el único Salvador del mundo, y sobreviene muchas objeciones comunes al arrepentimiento. No podemos escucharle predicar las glorias maravillas de Dios, pero tenemos su mente recordada en la página escrita. Todos que invierten el tiempo corto que requiere para leer este libro, sin duda recibirá una bendición.