Sermones en Apocalipsis

Rev 1:1 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben acontecer pronto; y la declaró, enviándola por su ángel a Juan su siervo,

αποκαλυψις ιησου χριστου ην εδωκεν αυτω ο θεος δειξαι τοις δουλοις αυτου α δει γενεσθαι εν ταχει και εσημανεν αποστειλας δια του αγγελου αυτου τω δουλω αυτου ιωαννη

La Revelación – αποκαλυψις- viene de 2 palabras, apo y kalupto, apo significa de y kalupto significa cubrir, aquí significa quitar la cubierta o sacar la tapa. Luk 2:32 ¨luz para revelación a los gentiles, y la gloria de tu pueblo Israel.¨ Jesús iba a traer a la luz la verdad que estaba escondido a los gentiles, quienes andaban en tinieblas. Los gentiles no conocían a la verdad. El santo pacto de Dios se quedó en Israel a lo largo del Antiguo Testamento. Pero con la venida de Jesús, Dios abrió los ojos de los gentiles. Ellos que estaban en tinieblas en antes, ahora entraron la luz. Esta era una revelación. Y tenemos esta misma palabra aquí en Apocalipsis 1:1, la revelación de Jesucristo. Esta misma palabra, apocalipsis, aparece en el Antiguo testamento. Cuando Balaam estaba golpeando su asno para seguir adelante cuando el animal veía el ángel con la espada lista, que el profeta no pudo ver, la biblia dice en Num 22:31 ¨Entonces Jehová abrió los ojos a Balaam, y vio al Ángel de Jehová que estaba en el camino.¨ Abrió es la palabra apokalupto. El ángel estaba escondido de la vista de Balaam, pero Dios lo reveló. Y aquí en el primer versículo de este gran libro encontramos esta misma palabra, Apocalipsis, es un misterio que será revelado.

De Jesucristo – ιησου χριστου- Esta revelación, o esta quitando de la cubierta, sacando la tapa, está hecho por Jesús. El Apóstol Juan recibe su visión por Jesucristo, quieñ está eñ el seño del Padre, y como Cristo revela la verdad a Juañ, el apóstol da la verdad a nosotros.

Que Dios le dio – ην εδωκεν αυτω ο θεος – El Padre dio esta revelación a su Hijo y Jesús está dando la revelación al Apóstol Juan. El Padre no dio algo a Jesús que Jesús no sabía. El Padre le dio esta revelación en su papel como el único Mediador entre Dios y el hombre. Jesús, el Mediador, cumpliendo su oficio de profeta en dar esta revelación a su iglesia.

para manifestar a sus siervos – δειξαι τοις δουλοις αυτου- Este es el propósito para esta apocalipsis, para esta revelación, para esta quitando de la cubierta, sacando la tapa, es para enseñar la iglesia. La iglesia incluye todos los santos desde el tiempo que Juan estaba escribiendo en el primer siglo hasta ahora. Esta apocalipsis es para nosotros. Y este es el propósito de la revelación.

las cosas que deben acontecer pronto – α δει γενεσθαι εν ταχει – Es para revelar a nosotros cosas que pronto pasarán. Acuerdense que el apóstol escribió en el primer siglo. Las cosas que pronto iban a pasar para él, para nosotros ya pasaron. Muchos se equivocan en su interpretación de este libro porque piensan que todo es futuro. Pero en realidad muchos de los eventos en este libro ya pasaron. Eran futuros para Juan quien escribió este libro en el primer siglo, pero son pasados para nosotros casi 2 mil años después.

y la declaró – και εσημανεν αποστειλας- Jesús envió su ángel para sacar la tapa, para desnudar la verdad, para quitar la cubierta. Los angeles son mensajeros de Dios. Y ahora esta angel viene del trono de Dios con un mensaje que hasta ahora había estado escondido. El ángel, declaró este mensaje a Juan.

Y aquí es una palabra clave a este libro, declaró. Es posible que esta es la palabra más importante en todo este libro. Declaró. La palabra griega es un verbo, Σημαίνω. Significa señalar. Jesús señaló esta revelación por su ángel. La palabra significa mostrar con señales, y en muchos casos estas señales son figurativas, y no cosas literales. Este libro es un libro figurativo, es un libro espiritual. Por eso, si pensamos que una bestia va a salir del mar como el monstruo de loch Ness, vamos a equivocar en qué significa este libro. Jesús dio esta revelación por señales figurativas, y no literales. Esto es lo que dice aquí en el primer versículo, del primer capítulo. Y tenemos un ejemplo de esta palabra en Juan 12:32-33.

Juan 12:32-33 Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. 33 Y esto decía indicando de qué muerte había de morir.

Indicando es esta palabra que aparece en Apocalipsis 1:1, declaró. Jesús indicó su muerte, o declaró su muerte, con una señal figurativa y no literal, diciendo si fuere levantado de la tierra. Se refiere a su muerte colgando en la cruz como levantar de la tierra. Si estuviera hablando literalmente, habría dicho crucificado en la cruz. Pero habla en una manera figurativa. Y esta palabra en Apocalipsis nos está diciendo que Jesús reveló este misterio con símbolos, con señales, en una manera figurativa, y no literal. La marca de la bestia no será un tatuaje o un chip bajo la piel. Semaino, lenguaje figurativo. Y la forma del sustantivo para este verbo, semaion, es la palabra en el Nuevo Testamento para milagro o señal.

Hermanos, esta es la razón que es tan importante que los pastores han estudiado en un seminario teológico, o si no tiene un título en teología, que han estudiado con alguien que tenga un título, o que el pastor sabe identificar palabras griegas. Mire lo que dice aquí, Jesús declaró esta revelación. Si no sabemos que la palabra griega traducida declaró tiene un sentido figurativo, vamos a misinterpretar todo este libro. Tantos pastores hay que no pueden leer griego, nunca han estudiado la biblia en una manera profunda, no tiene una biblioteca con obras teológicas y diccionarios bíblicos, tienen un título en educación o administración de empresas, o lo que sea. El asunto es para no saber cómo estudiar la biblia muchos enseñan mala doctrina. No todos necesitan un título. Martyn Lloyd-Jones era un médico, y él era uno de los mejores expositores en la historia de la iglesia. Pero hay demasiados errores en doctrina a causa de una falta de estudio.

El sentido de este primer versículo es que el Dios Todopoderoso en el cielo, está revelando un misterio a los santos por medio de su Hijo, un secreto que en antes estaba escondido en la deidad, ahora está siendo abierto para que como hijos de Dios entendamos. Esta revelación viene a la iglesia por el apóstol a quien Jesús amó, quien se acostó en su pecho, el Apóstol Juan.

Rev 1:2 el cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que él vio.

ος εμαρτυρησεν τον λογον του θεου και την μαρτυριαν ιησου χριστου οσα τε ειδεν

El Apostol Juan ha escrito esta palabra que Dios dio a Jesús, y Jesús dio al ángel, quien dio a Juan. Juan escribió sobre todas las cosas que el ángel le declaró.

Rev 1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

μακαριος ο αναγινωσκων και οι ακουοντες τους λογους της προφητειας και τηρουντες τα εν αυτη γεγραμμενα ο γαρ καιρος εγγυς

Aquí el Señor de los ejércitos promete una bendición a su pueblo. La naturaleza de esta bendición es recibir el favor de Dios. Él Altísimo te mostrará favor, como una manantial en un lugar desierto. Felicidad, y el favor divino. Pero, para alcanzar a esta bendición, hay tres condiciones que tú tienes que cumplir para recibir la bendición. Leer, oír y guardar.

Era la costumbre de la iglesia antigua, tal como es nuestra costumbre, leer las santas Escrituras como parte de la adoración de Dios. Pero a menos que lo que está leído, no está entendido, o si no hay un deseo concentrado en escuchar las palabras, el ángel añade, que la bendición viene no solo a los que leen, pero a los que oyen. El verbo oír tiene el sentido de entender. Como yo leo este libro, y ustedes oyen y entienden las palabras, se queda todavía un deber más, sin lo cual la bendición cae al suelo como un pájaro disparado por el cazador. Y este tercer verbo no es menos importante que los dos que lo preceden: guardar. Hay que poner en práctica la palabra de Dios. No es suficiente leer y oír, si no hacemos caso a la palabra de Dios, somos como un balde de agua lleno de huecos, bueno para nada. Toma atención mientras estudiamos esta profecía del apocalipsis, la revelación de Jesucristo, porque Dios tiene un mensaje, lo que estaba escondido ha sido abierto. Y este mensaje es para ti. Dios tiene algo que decir a su pueblo. Lee, oye, y guarda las palabras del Dios omnipotente.

4 – Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea a vosotros, y paz del que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono.

ιωαννης ταις επτα εκκλησιαις ταις εν τη ασια χαρις υμιν και ειρηνη απο του ο ων και ο ην και ο ερχομενος και απο των επτα πνευματων α εστιν ενωπιον του θρονου αυτου

Juan escribió esta revelación para toda la iglesia, el cuerpo de Cristo, para las iglesias que existían mientras él escribía en exilio en la isla de Patmos, hasta las iglesias que existen hoy en día. Sabemos esto porque dice que Juan escribió a las 7 iglesias de Asia. Había más que 7 iglesias en Asia. En capítulos 2 y 3 da los nombres de estas iglesias, pero todas las iglesias en Asia no aparecen en esta lista. La iglesia en Colose, a quien el apóstol Pablo escribió Colosenses es ausente de la lista de Juan.

El número 7 significa perfección, completo, lleno, maduro. Aquí habla sobre la iglesia completa. Más, hay listas de siete en este libro. Hay 7 iglesias, 7 espíritus, 7 ángeles, 7 trompetas, 7 candeleros, 7 estrellas, 7 sellos, 7 cuernos, 7 ojos, 7 truenos, 7 cabezas, 7 coronas, 7 plagas últimas, 7 montañas, 7 copas de oro, 7 montañas, 7 reyes.

Gracia sea a vosotros, y paz – El saludo típico

Del que es y que era y que ha de venir – En estas palabras, y las que siguen, encontramos el Dios trino. Aquí se refiere al Padre, y de su eternidad e inmutabilidad. Dios era, es y ha de venir. Dios no tiene principio ni fin. Y el Padre nos ofrece la gracia y paz que solo Dios puede dar. Después leemos que esta gracia, y esta paz, viene de los espíritus.

y de los siete Espíritus que están delante de su trono – hay muchas interpretaciones a quien se refiere los 7 espíritus delante del trono de Dios, de quien da gracia y paz. Pero probablemente la interpretación correcta es el Espíritu Santo. Ya hemos visto que el número 7 es figurativo. Significa completo, lleno, maduro. Y es posible que esto se refieren a las perfecciones y dones del Espíritu Santo, que son completos, y a las iglesias a quienes el Espíritu santificó, llenó, influyó con sus dones y gracias. También, esta gracia y paz no viene solamente del Padre, pero aquí dice de los 7 espíritus, otra razón para interpretar los 7 espíritus como el Espíritu Santo, de quien proviene gracia y paz.

5 y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su propia sangre,

και απο ιησου χριστου ο μαρτυς ο πιστος ο πρωτοτοκος εκ των νεκρων και ο αρχων των βασιλεων της γης τω αγαπησαντι ημας και λουσαντι ημας απο των αμαρτιων ημων εν τω αιματι αυτου

Aquí aparece otro miembro de la Trinidad. Primero vimos el Padre, después el Espíritu, y ahora el Hijo, Jesucristo, de quien proviene la gracia y paz. Y Cristo aparece aquí en sus tres oficios, profeta, rey, y sacerdote.

El testigo fiel – se refiere a su oficio de profeta. Jesús es el testigo fiel de la verdad de Dios. Un testigo fiel porque anunció las buenas nuevas de la salvación. Un testigo fiel porque enseñó a otros, lo que le encomendó el Padre. Un testigo fiel porque era fiel hasta la muerte, dando su vida por sus ovejas. Y ahora leemos de su oficio de sacerdote.

el primogénito de los muertos – Jesús es el primero que resucitó de los muertos para vivir para siempre. Aún había otros que resucitaron antes de Jesús, estos se murieron otra vez. Pero Jesús es las primicias de la resurrección. Las primicias de la cosecha eran los primeros frutos dados a Dios dando gracias a Él que dio el fruto, y en espera para la cosecha que iba a venir. Jesús es las primicias de la resurrección, en que en el último día todos los cuerpos de los santos resucitarán de la tierra para vivir para toda la eternidad en la presencia del Dios trino. Jesús resucitó para nuestra justificación y para abrir el camino de vida a nosotros. Este es el poder de Dios en nuestra salvación, la resurrección de entre los muertos. Este es nuestro futuro en Jesucristo. Resucitado a la vida y vida eterna.

y príncipe de los reyes de la tierra – Y Cristo es el gobernador divino sobre los reinos del mundo, el rey fuerte, reinando con el cetro en mano, dirigiendo todos los eventos de este mundo. Cristo es el gran rey del universo. Jesús es un profeta, un sacerdote, y un rey.

Al que nos amó, – Este amor de Cristo era tal que dejó su deidad, dejó la paz perfecta que tenía en el cielo, para tomar un cuerpo, para sufrir, para ser tentado, golpeado, crucificado. Este es el amor de Jesús para ti. Que dio a si mismo por ti, un pecador, un enemigo. Y en hacer esto, como dice verso 5:

y nos lavó de nuestros pecados con su propia sangre – la manifestación de su amor era su sacrificio por su iglesia. Que Jesús entregó su cuerpo, su vida como una propiciación por nuestro pecado, sufriendo la ira de Dios por nuestro pecado, sufriendo el castigo que nosotros merecemos, la muerte, porque nos amó. Y como el agua limpia la suciedad del cuerpo, la sangre de Jesús lava las manchas negras de nuestras almas, purificándonos, y haciéndonos justos delante de Dios. Y este es el evangelio. Vengan pecadores a la fuente de eterna bendición, vengan a la fuente de la sangre de Jesús para ser lavados limpios de toda maldad en la sangre del Salvador del mundo. Esta sangre es suficiente para limpiar el pecado de todo el mundo, porque Jesús es el eterno Dios, y su sacrificio es de valor infinito. Y este mismo Jesús, quien es un rey y sacerdote, según verso 6:

Apo 1:6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios y su Padre;

και εποιησεν ημας βασιλεις και ιερεις τω θεω και πατρι αυτου αυτω η δοξα και το κρατος εις τους αιωνας των αιωνων αμην

– Con el perdón de pecado en Jesús, hemos entrado el reino espiritual de Dios, en que somos reyes y sacerdotes. Vestidos como reyes en toda majestad porque estamos arropados en la justicia de Cristo. Reyes porque ya no estamos bajo el dominio del pecado, Cristo nos libró de nuestro maestro anterior. Y reyes porque Satanás ya no tiene derecho sobre nosotros, somos de Dios. Somos parte del reino de Dios, miembros de Israel espiritual, y Jesús hizo esto por nosotros.

También nos hizo sacerdotes, en que nuestros sacrificios son espirituales. Ofrecemos a Dios oraciones, un espíritu quebrantado, y nuestros cuerpos como sacrificios vivos para hacer las obras de Dios a las cuales él nos ordenó en antemano. Y si nosotros no queremos clamar con estas palabras que siguen del apóstol Juan, hemos perdido algo.

A Él sea la gloria y el poder por siempre jamás. Amén – por todo lo que hemos leído y entendido hasta aquí nos debe hacer clamar a Jesús sea la gloria, la alabanza, el honor, porque el Cordero es digno, sí apuntamos a Cristo quien recibe todo honor, alabanza, adoración y gloria. Exaltamos a Cristo con la misma llamada de la Reforma, a Dios sea la gloria.

Y cuando decimos el poder por siempre jamás estamos proclamando el reino eterno de Jesucristo. Jesús tiene dominio sobre todos los reinos del mundo, y siempre será así.

7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron, y todos los linajes de la tierra harán lamentación a causa de Él. Así sea. Amén. –

ιδου ερχεται μετα των νεφελων και οψεται αυτον πας οφθαλμος και οιτινες αυτον εξεκεντησαν και κοψονται επ αυτον πασαι αι φυλαι της γης ναι αμην

No todos son reyes y sacerdotes, No todos han estado lavados en la sangre de Jesús. No todos son herederos de la vida eterna. La mayoría del mundo anda en tinieblas, enemigos de Dios.

Y el apóstol empieza este verso con la palabra he aquí, cual significa ¡escucha! Porque lo que voy a decir es grave. Tal como la gloria shekinah de Dios descendía sobre el arca del pacto en el tabernáculo y moraba con Israel, y como el profeta Daniel profetizó (7:13), Jesús regresará con las nubes en su gloria al fin del mundo. Y nadie se va a equivocar quien llega, es el león de la tribu de Judá que viene para juzgar. Y cuando los moradores de la tierra alzan sus ojos al cielo, le verán, y los que le traspasaron mirarán a Él. Ellos que son sus enemigos, e hijos de Satanás, estos quienes son culpables de matar a Jesús, todos los pueblos del mundo, le van a ver, mirarán a él a quien traspasaron, y sabrán que la venganza viene. Sabrán que la ira de Dios será derramada sobre ellos, y que el león de la tribu de Judá peleará contra ellos, y como ellos derramaron su sangre cuando era Cordero, ahora el León va a derramar su sangre, y los malvados lamentan. Después de contar esto, el apóstol Juan añade, así sea, amén, confirmando que estos eventos ciertamente pasarán.

8 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. –

εγω ειμι το α και το ω αρχη και τελος λεγει ο κυριος ο ων και ο ην και ο ερχομενος ο παντοκρατωρ

Estas son las palabras de Jesús mismo, lo que niegan los testigos falsos de Jehová, porque estas palabras confirman la deidad del segundo miembro de la Trinidad. Jesús es el alfa, la primera letra del abc dario griego. Jesús es el omega, la última letra del abcdario griego. Él es el principio, Él es el fin. Todo esto significa que Jesús es eterno. Jesús es Dios. Y como dice en Isa 41:4 ¿Quién ordenó e hizo esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.¨ Las mismas palabras para Jehová en Isaías tenemos aquí en Apocalipsis para Jesús, porque Jesús es Jehová. Y estas mismas palabras describen Dios el Padre en versículo 4 de este mismo capítulo. No hay duda, Él que dio su vida como un sacrificio por su pueblo, Él que derramó su sangre para salvar a sus hijos, Él que regresará en las nubes como un león con la venganza de un Dios enojado, es nadie menos que el alfa y la omega, el principio y el fin, el Dios eterno, Jehová de los ejércitos. Este mismo Jesús es el Dios Todopoderoso. Dejános proclamar sus nombre en las aldeas. Dejanos clamar sobre la salvación por su muerte de los techos. Y dejanos dar gloria y honra al único Salvador del mundo, el Cordero y el León, nuestro Dios, Jesucristo.

2 – La primera Visión

El Lugar, La Persoña, Y el Meñsaje

Sus ojos ardientes peñetrañ hasta los peñsamieñtos más profudos de ñuestro corazó. Y si somos uño de suyo, Él añda eñ medio de nosotros. Tal como oró por Pedro cuañdo Satañas le quería zarañdearlo como trigo, Jesús ora por nosotros. Cristo está eñ el cielo, arropado coñ toda gloria y majestad, cuidañdo su iglesia, preservañdola, sañtificañdola, iñtercedieñdo por nosotros. Sabe esto, si tú eres uñ hijo de Dios, Cristo está eñ el cielo, y tiee uñ trabajo. Pärte de este trabajo es proteger a sus amados. Estamos bajo la sombra del Altísimo, doñde ñiñguñ enemigo ños puede quitar de su maño poderosa.

Pero si tú eres uñ hijo del diablo, si tú añdas eñ pecado y desobediencia, quebrañdo la ley de Dios día tras día, siñ buscar el arrepeñtimieñto para vida, tú estás eñ uñ lugar peligroso. Porque cuañdo tú lees estas palabras, y tu oyes estas palabras, y tú ño guardas estas palabras, ño habrá uña beñdicióñ, siño uña maldicióñ. Ño habrá perdón de pecado, siño castigo por pecado. Lee estas palabras y teme. Porque es este Cristo quieñ veñdrá a atacarte. Y como el ratoñ ño tieñe uñ chañce contra el gato, tampoco vivirás cuañdo Jesús veñga eñ su ira.

Esta descripción del Hijo del Hombre se refiere a uño solo, el Dios todopoderoso. Escucha a estas palabras y vea si hay alguna duda que Jesús es el eterño Dios. El apóstol Juañ deja claro el asuñto. Jesús es Jehová.

E estos versos teñemos uñ lugar, uña persona, y uñ mensaje. El lugar es el cielo. La persona es ñuestro Dios y Salvador Jesucristo. Y el mensaje de Jesús a su iglesia, es ño temas. Leamos Apocalipsis 1:9-20.

Rev 1:9 Yo Juan, que también soy vuestro hermano y compañero en la tribulación y en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla que es llamada Patmos, por la palabra de Dios y por el testimonio de Jesucristo.

El apóstol Juan deja claro el asunto de quien es el autor de este libro, yo Juan, el autor del cuarto evangelio. Y no proclama su autoridad de apóstol en escribir esta carta a las iglesias, donde los hermanos leerían esta epístola. Sino dice que es un hermano, tal como ellos, un seguidor de Jesucristo. Pero más que esto, un compañero en la tribulación y en la paciencia de Jesucristo.

La isla de Patmos, donde estaba Juan cuando escribía, está en el mar al oeste de Turquía, y al este de Grecia. Juan fue enviado allá como castigo por seguir la fe cristiana. Durante el reinado del emperador Domiciano Juan fue enviado a Patmos, y la razón que da era por ser fiel a la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Juan conocía el sufrimiento. Y en esta época había sufrimiento y tribulación entre los hermanos en Asia, y Turquía, donde estaban las iglesias que leyeron esta carta en sus congregaciones.

Esta es una parte de la vida cristiana, sufrimiento y tribulación. Nosotros estamos predestinados estar hechos conforme a la imagen de Jesús. Y tal como Jesús sufrió, los santos también sufren. 2Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución. Hech. 14:22 es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Ñuestros hermaos eñ Cristo que vivíañ añtes de nosotros sufríañ, tal como sufrimos nosotros, y el apóstol Juañ ño era uña excepción.

Juan también dice que es un compañero o hermano en el reino. El libro de Apocalipsis nos enseña que cuando se acerca el fin del mundo, aflicción crecerá en el mundo para nosotros en el reino espiritual de Dios.

Tambiéñ es un compañero en la paciencia de Jesucristo. Esta palabra paciencia significa perseverancia, para continuar en la fe, y no perder la esperanza en medio de la tribulación. 2 Ti. 2:12 Si sufrimos, también reinaremos con Él. Por eso teñemos la promesa, que ñuestro sufrimiento, tal como el sufrimiento de Juañ quieñ fue expulsado a esta isla desolada de Patmos, ños coñforma a la imagen de Cristo y ños alista para vivir eñ los lugares celestiales, doñde está ñuestro Dios y Salvador Jesucristo eñ este momento.

Rev 1:10 Yo fui en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como de trompeta,

Juan tuvo una visión, estaba en el Espíritu, y esta es la primera visión de este libro en que Dios saca la tapa, quita la cubierta de esta revelación para que la iglesia vea. Juan recibió esta visión en el día del Señor. Significa un día que pertenece al Señor, y aquí es el primer día de la semana, el día de la resurrección, el día que las iglesia del primer siglo congregaron para adorar a Dios (Hech. 20:7), Ignacio, Ireneo, Tertuliano todos llamaron el primer día de la semana, el día domingo, el día del Señor.

Ahora Juan dice lo que oyó y vio. Oyó una gran voz como de trompeta. Aquí tenemos una pista a cómo interpretar este libro. Una trompeta es una voz. En 4:1 leemos, ¨ Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, era como de trompeta que hablaba conmigo.¨ Cuando Dios dio los 10 mandamientos a Israel lo hizo con el sonido de trompetas. Para marcar el nuevo año en Israel usaron trompetas. Y cuando Jesús regrese al fin del mundo será con un sonido de trompeta. Y esta voz como trompeta que llenó todo el cielo con su fuerza tuvo un mensaje para Juan.

Rev 1:11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia; a Éfeso, y a Esmirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia, y a Laodicea.

Tenemos la misma descripción para Jesús que leímos en antes, el Alfa y la Omega, el primero y el último, lo que significa que Jesús es el Dios eterno, Jehová., tal como Jehová dice en Isa 48:12 Óyeme, Jacob, y tú, Israel, mi llamado. Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero. El Dios eterño mañda a Juañ a escribir lo que vio.

Este libro en lo que Juan escribía era un rollo, aproximadamente de 5 metros. Y cuando leyeron la Escritura en la iglesia, desenrollaron el rollo para leer. Y después de escribir el libro Juan lo envió a las iglesias en Asia. Y lo que aparece en este libro es para toda la iglesia a lo largo de la historia. Es para nosotros señtados aquí este día. Y para que ño ños olvidemos, si leemos este libro, si oímos este libro, y si guardamos las palabras de este libro habrá uña beñdicióñ para ñosotros. Uña beñdicióñ que vieñe de la maño del Dios Altísimo.

Rev 1:12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro;

Juañ, escuchañdo la voz del gran Dios eñ el sañto cielo, hizo la vuelta para ver quien era que hablaba con él. Quieñ era que hablaba coñ una voz tan poderosa que sonaba como trompeta. Y cuando se volvió, vio a Jesucristo. El enfoque de este primer capítulo está en el Hijo de Dios, el segundo miembro de la Trinidad, el Cordero inmolado desde la fundación del mundo, el León de la tribu de Judá, nuestro Dios y Salvador Jesucristo.

Juan vio un candelabro con 7 lámparas, tal como había en el tabernáculo. Aprendemos en versículo 20 que los siete candeleros de oro representan las 7 iglesias. El número 7 significa perfecto, completo. Estos 7 candeleros representan toda la iglesia de Cristo. Y la función de un candelero es dar luz. Esta es la función de la iglesia, para ser una luz en las tinieblas de este mundo. Somos la luz del mundo. Y nuestra luz proviene de Dios. Es Dios que nos dio la luz de la vida. Y debemos andar según esta luz, apartados del pecado y del mundo. Como el materia de los candeleros significa, oro, que significa precioso, excelente, de mucho valor, y pureza. Escucha a estas palabras. Estas soñ las palabras que Dios usa para hablar sobre su iglesia. ¿Tu vida refleja esto? Precioso, excelente, pureza, oro significa todo esto. ¿Tu vida y conversación te distingue del mundo? ¿Eres una luz en las tinieblas, puro en doctrina y práctica de tu vida? Porque esta es la manera que Dios describe su iglesia. Si esta no es tu vida, puede ser que no eres un santo de Dios.

Después de ver el cadelabro coñ siete luces, los ojos del apóstol se fijeñ eñ el Hijo eterño de Dios, el Alfa y la Omega, el principio y el fiñ.

Rev 1:13 y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.

La descripción es simbólica. Tal como el apóstol Pablo no tenía palabras para describir su visión en 2 Cor. 12:4. Pero mire a lo que tenemos. Jesús en medio de su iglesia. Tal como 2:1, este verso es un consuelo a la iglesia. La palabra de Dios nos dice que Jesús está con nosotros.

El término Hijo del Hombre es uno que Jesús usó por sí mismo cuando estaba en la tierra. También aparece en Daniel 7:13. Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo uno como el Hijo del Hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de días, y le hicieron llegar delante de Él. Dan 7:14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que no pasará, y su reino uno que no será destruido.¨ Esta descripción de Juan es de una persona divina. Es de Jesús mismo, quien tiene poder sobre los reinos de la tierra. Y es eterno, lo que podemos decir solamente sobre Dios. Este libro del Apocalipsis tiene lo que los teólogos dicen una vista alta de Cristología. Hay mucha prueba que Jesús es Dios.

Esta ropa que llegaba hasta los pies puede ser una referencia al sacerdocio de Jesús. Ex. 28:4 describe la ropa de los sacerdotes así: Exo 28:4 Las vestiduras que harán son estas: el pectoral, y el efod, y el manto, y la túnica labrada, la mitra, y el cinturón. Hagan, pues, las vestiduras sagradas a Aarón tu hermano, y a sus hijos, para que sean mis sacerdotes.¨ Y tenemos prueba de Josefo y otros que la túnica del sacerdote llegaba hasta los pies, tal como la vestidura de Jesús aquí. Por eso Jesús aparece en su oficio de sacerdote, en que aparece en medio de su iglesia, habiendo hecho propiciación por su pecado por su propio sacrificio, derramañdo su propia sañgre por el perdoñ por su iglesia, y ahora como Sumo Sacerdote ha entrado el lugar santísimo con esta misma sangre, con sus nombres escritos en su pecho, apareciendo en la presencia de Dios para hacer intercesión por su iglesia. Sí, el Dios eterño, el Alfa y la Omega, el principio y el fiñ, el Hijo del Hombre, Jesucristo ñuestro Dios y Salvador gtambiéñ es ñuestro Sacerdote, eñ medio de su iglesia, perdoñañdoños, iñtercedieñdo por nosotros, llevañdo ñuestras oraciones al Padre, y dañdoños gracia para perseverar hasta el día que estemos eñ su presencia, delañte del troño de Dios.

Y el cinto de oro alrededor su pecho es consistente con la descripción de Josefo y otros sobre la vestidura del sacerdote. Es hecho de oro, lo que significa su excelencia, dureza, y valor. Y este cinto es alrededor su corazón, lo que puede indicar el amor de Cristo por su iglesia. Juañ coñtiñua coñ su descripción de Jesús.

(puede ser profeta, rey(según Dan 7:13), y sacerdote otra vez?)

Rev 1:14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana, tan blancos como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;

Lana y nieve representan el color más blanco que hay. Piensa en la nieve en un día cuando el sol está brillando y lo más blanco que existe. Así era el pelo de Jesús, y es un cuadro de la justicia de Cristo.

Leemos algo semejante sobre Dios en Dan 7:9 ¨Estuve mirando hasta que fueron puestos unos tronos. Y el Anciano de días se sentó, cuya vestidura era blanca como la nieve, y el cabello de su cabeza como lana pura; su trono era como llama de fuego, y sus ruedas, como fuego ardiente.¨ Fuego significa enojo divino en la Escritura.

Rev 1:15 y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como el ruido de muchas aguas.

Todo este lenguaje del apóstol Juan es figurativo. Aquí dice que sus pies eran semejantes al latón, o semejante a bronce. Puede ser que era bronce blanco, como Daniel 10:6 dice, ¨Y su cuerpo era como el berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce resplandeciente, y la voz de sus palabras como la voz de una multitud.¨ Y leemos en Salmo 110 que los pies de Jesús aplastarán a sus enemigos.   Sal 110:1 «Salmo de David» Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

Y sus pies eran tan brillantes y resplandecientes que Juan dice que eran como un metal ardiente en un horno. Piensa en cómo brilla el metal cuando se calienta en un horno de fuego, y así eran los pies de Jesús.

Después Juan explica la voz que sonaba del trono, como el ruido de muchas aguas. Si has ido a la playa y has escuchado el poder de las olas del mar, o has estado al lado de un río grande después que llueve, y el río crece y suena duro, entiendes las palabras de Juan. La voz de Jesús llenaba el cielo.

Rev 1:16 Y tenía en su diestra siete estrellas; y de su boca salía una espada aguda de dos filos, y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

Tenemos una descripción de tres aspectos más del gran Dios Jesucristo. Primero tenemos su diestra, lo que significa el asiento de poder. Y en su diestra tiene las 7 estrellas, las cuales son los ángeles de las iglesias, o los pastores y predicadores que anuncian la palabra de Dios. La palabra ángel significa mensajero y los pastores son los mensajeros de la iglesia, proclamando la santa palabra, lo que es el poder de la salvación. Y como las estrellas brillan en el cielo nochera, recibiendo su luz del sol, los pastores resplandecen recibiendo su luz de Cristo. Y estas estrellas, estos ángeles, estos pastores están en la mano de Cristo, y Él los utiliza como quiere, protegieñdolos, y mañdañdolos doñde quiere, iñvertidos coñ poder diviño..

El segundo aspecto de Cristo en este verso es una espada aguda de dos filos que sale de su boca. Se refiere a la palabra de Dios. Y puede ser que los 2 filos significan la ley y el evangelio. La ley mata. La ley condena. La ley juzga a los pecadores, y bajo la ley todo hombre es culpable, y los ojos ardientes del Señor y su ira divina pelea contra los impíos con su palabra. Pero el otro filo, el evangelio, da vida. Las buenas nuevas salvan a los pecadores, trayendo vida eterna como el Espíritu obra la simiente incorruptible de la palabra de Dios. (Efe. 6:17, Heb. 4:12)

Y después Juan dice que su rostro era como el sol que resplandece en toda su fuerza al mediodía. Tal como la transfiguración de Cristo en   Mat 17:2 y se transfiguró delante de ellos; y su rostro resplandeció como el sol, y su vestidura se hizo blanca como la luz.¨ Delañte de los 3 discipulos eñ la trañsfiguracióñ, Jesús respaldeció momentáneo. Pero ahora eñ el cielo aparece eñ su eterña gloria. Y William Heñdrikseñ ños ha dado uñ resume de este cuadro:

¨Ñotese que al Hijo del hombre se lo describe aquí como vestido con poder y majestad y con temor y terror. Esa túnica real larga; ese cinturón dorado abrochado en el pecho; ese cabello tan brillantemente blanco como nieve en la que se refleja el sol y que daña a los ojos; esos ojos que despiden fuego, ojos que leen todo corazón y penetran todo rincón escondido; esos pies resplandecientes que aplastan a los malos; esa voz [p 116]poderosa, reverberante, como las poderosas olas que se estrellan en las riberas rocosas de Patmos; esa gran espada afilada, larga, pesada, con dos filos mordientes; ese aspecto completo «como el sol que brilla con toda su fuerza», demasiado intensa para que los ojos humanos lo miren. El cuadro entero, tomado como un todo, simboliza a Cristo, el santo, que viene a purificar a sus iglesias (2:16, 18, 23), y para castigar a quienes persiguen a sus elegidos.¨

Viendo todo esto hay una sola reacción posible, y Juan cayo como muerto.

Rev 1:17 Y cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;

Hemos visto el lugar de esta visión, el cielo. Hemos visto la persona que Juañ vio, Jesús. Ahora este versículo empieza el mensaje del gran Dios y Salvador Jesucristo a su apóstol Juan. Pero primero Juan nos dice que no podía soportar la gloria de Dios, y en la presencia de la majestad del Todopoderoso se cayó como muerto. La biblia está repleta con experiencias de meros hombres en la presencia de Dios. Isaías clamó en su presencia ay de mí que soy muerto. Eñ la presencia de Dios ñiñguñ hombre puede parar. Su gloria, su sañtidad, su pureza sobreviene el hombre, y tal como Juañ, se cae al suelo como uñ gañso disparado por el cazador. Mieñtras Juañ está si fuerza, echado eñ el suelo como uñ muerto, Jesús habla coñ él.

No temas: A Abraham leemos las palabras no temas cuando regresó victorioso de la guerra, pensando que los reyes vencidos querrán venganza, Gen 15:1 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y soy tu galardón sobremanera grande. A     Zacarías leemos las palabras no temas, en Luc. 1:13 Luk 1:11 Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. Luk 1:12 Y viéndole, se turbó Zacarías, y cayó temor sobre él. Luk 1:13 Mas el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu esposa Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.     Leemos estas palabras cuando Jesús habló con los discípulos, incluyendo a Juan: Mat 14:26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Mat 14:27 Pero enseguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!    Y ahora aquí delante del trono de Dios, Jesús dice no temas.

Y tal como Jehová anunció a Moisés cual era su nombre en Éxodo 3, Yo soy, y cómo Jesús repitió este nombre para describir a sí mismo en Juan 8:58, yo soy, otra vez aquí en el cielo Jesús dice Yo soy, y continua, el primero y el último, hablando sobre su eternidad, y deidad. Hay un solo Dios, y un solo Dios eterno, y Jesús dice que Él es el Dios eterno.

Rev 1:18 y el que vivo, y estuve muerto; y he aquí que vivo para siempre, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del infierno.

Y el que vivo-Jesús es el eterno Dios, quien tiene vida en si mismo, y esta vida eterna da a otros. Jesús es la fuente de eterna bendición, de quien proviene la vida, porque en Él es la salvación.

Estuve muerto-Se refiere a su muerte en la cruz en que entregó su cuerpo como un sacrificio por su pueblo. Y después su cuerpo quedó muerto en la tumba, hasta el tercer día en que se resucitó, con la victoria sobre la muerte. Y esta es de gran gozo a los creyentes, que la muerte no tiene poder sobre nosotros, porque Jesús venció la muerte, y nosotros en Él no quedamos muertos. Ausente del cuerpo es presente con el Señor. Y en el último día Cristo resucitará nuestros cuerpos también. ¿Oh muerte dónde está tu aguijón?

Y si Juan no sabía en antes quien era a quien estaba viendo, ahora no hay duda. Jesús confirma para el apóstol que el que está parado delante de él era el mismo con quien andaba en la tierra.

Y he aquí que vivo para siempre, amén. – Jesús confirma su eternidad en una manera más fuerte que en antes. Y la palabra amén significa que no hay duda, es una certeza.

Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. – En su mano Jesús tiene estas llaves que no da a otro. Jesús tiene el poder sobre la muerte. Jesús tiene poder sobre Hades. El Salvador mostró esto cuando levantó a los muertos. Llamó a Lázaro de la tumba donde estaba muerto por algunos días, y Lázaro salió. E hizo resucitar a su propio cuerpo. Este es nuestro Dios. Este es nuestro Salvador. Jesucristo tiene poder sobre el estado de la muerte. También tiene poder sobre Hades, el lugar de los muertos, o de los espíritus malos. Por en el último día, cuando el león de la tribu de Judá regresa en toda su gloria con los santos ángeles en llama de fuego para pelear contra el reino de Satanás, nuestro gran Dios va a coger todo Hades para lanzarlo al infierno. Jesús, como Dios, es la vida, y tiene poder para dar vida eterna a sus hijos. Pero Jesús también tiene poder sobre el estado de la muerte, para rescatar un alma de la muerte, o para condenar un impío al infierno por su pecado.

Rev 1:19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas.

Kistemaker dice sobre este verso: ¨Si interpretamos las tres cláusulas del versículo 19 no en forma secuencial sino comprensiva, asumen una perspectiva general. Las cosas que Juan ha visto, las que son, y las que sucederán luego, todo ello se aplica a todas las iglesias del pasado, presente y futuro. Así la cláusula «lo que has visto» se refiere no necesariamente al tiempo pasado sino a la totalidad. De igual modo la frase «lo que es» no se limita al tiempo presente de la época de Juan sino que lo incluye todo. Y las palabras «lo que va a ocurrir después de estas cosas» implica todo lo que ocurrirá desde el momento en que Juan recibe el mandato de

escribir hasta el fin del tiempo cósmico. Concluimos que todo el contenido de Apocalipsis es significativo

para todas y cada una de las iglesias que hayan existido a lo largo de los siglos, que existen hoy, y

que existirán en el futuro. El mensaje de Apocalipsis, por tanto, es de consuelo y seguridad para todos

los creyentes pasados, presentes y futuros.¨ Por eso, este mensaje es para nosotros.

Hemos visto el lugar donde toma lugar esta visión, el cielo. Hemos visto la descripción de la persona a quien vio Juan, Jesucristo. Y hemos escuchado el mensaje que tronaba como muchas aguas, que soñaba como una trompeta. Y como salgamos de aquí hoy, dejaños acordar que ñuestro grañ Dios está eñ el cielo. Que Jesús añda eñ medio de su iglesia. Ño hay razón para temer porque Cristo está coñ nosotros. Sí somos beñdecidos. Pieñsa eñ él coñ el pelo blañco como la ñieve, coñ sus ojos como llamas de fuego, vestido eñ su túñica, coñ uñ ciñto de oro alrededor su corazón, y la iglesia eñ su maño. Jesús dice yo soy el primero y el ultimo, el alfa y la omega, yo estuve muerto, pero vivo, ño temas, tengo las llaves de la muerte y el iñfierño, y estos ño tieñeñ poder sobre mi iglesia, porque eñ mi, dice Jesús, es la vida.

La Iglesia de Éfeso 2:1-7

Leamos 2:1-7

El Alfa y la Omega, el principio y el fin, el eterno, todopoderoso, Jehová Dios, Jesucristo está vivo en el cielo, en su majestad y gloria, resplandeciente como el sol al mediodía, puro y justo como nieve blanca, con pies como latón para aplastar a sus enemigos como un hombre aplasta a una hormiga. Nuestro gran Dios Jesús, tiene un mensaje para su iglesia. Mientras anda en medio de nosotros, y nos protege de todo mal, preservándonos en el Amado hasta el fin, sosteniendo nuestra salvación y vida eterna en su mano, orando por nosotros, peleando por nosotros, y asegurando la victoria para su iglesia, tiene un mensaje para nosotros. Y mientras Jesús nos defiende de todo enemigo, también escudriña a nuestros corazones. Sus ojos son como llamas de fuego, penetrando hasta los lugares más íntimos, más profundos de nuestro ser. Jesús ve lo que hacemos, Jesús escucha lo que decimos, y Jesús sabe lo que pensamos. Y Él tiene un mensaje para nosotros. El gran Dios Jesucristo, mientras anda en medio de su iglesia, analizando nuestras vidas, tiene un mandamiento para nosotros. Él que tiene la voz que suena como muchas aguas, Él que habla con la fuerza de un trompeta está llamando a su iglesia al arrepentimiento.

El pecado de esta iglesia de Éfeso en los primeros versículos del segundo capítulo del Apocalipsis, es no amar a Jesús más que todas las otras cosas en el mundo. Y yo temo que esto es verdad sobre nosotros sentados aquí esta mañana. Que nuestro amor para el único Salvador del mundo se ha enfriado. Que la oración, y la palabra de Dios, y el culto en que alzamos nuestros pensamientos al cielo no tienen el lugar en nuestras vidas que deben tener, y eso es porque el amor a Cristo ha enfriado. Las llamas para Cristo que en antes ardía en nuestros corazones como un fuego encendido con gasolina, ha sido medio apagado. Hay unas chispas allá, pero el amor que se manifiesta en una vida completamente entregada a Jesús, no es presente. Y si estamos en esta posición, Jesús tiene un mandamiento para nosotros, arrepiéntete.

Este mandamiento de arrepentirse viene con una advertencia y una promesa, con una maldición o bendición. Y esto depende de nosotros, si desobedecemos u obedecemos, si sigamos en el pecado, o si nos arrepentimos. La advertencia es algo grave, y como viene de Dios, sabemos que no es una amenaza vacía, sabemos que lo que dice ciertamente pasará. Y la advertencia, la amenaza es, si no nos arrepentimos de nuestro pecado, si no volvemos a nuestro primer amor, Jesús quitará su poder de entre nosotros. El pequeño fuego que existe será completamente apagado. Jesús vendrá y como un balde de agua apaga un fosforo, el Salvador

Pero hay otra opción. Hay un camino mejor que el sufrimiento. Y este camino sube al cielo donde vive nuestro Dios y Salvador. Este es el camino de arrepentimiento que sigue a la vida. Este es el camino de gozo eterno y paz completa en la presencia de Jesús, en este mundo y en el proximo. Y esta es mi esperanza para cada uno de ustedes sentado aquí. Que tu ves el Salvador del mundo Jesucristo en toda su majestad y poder y gloria en el cielo, escudriñando a tu corazón, sabiendo que Jesús conoce tus secretos más íntimos, y que tus pecados están abiertos a sus ojos de fuego, y él te llama al arrepentimiento. Jesús te llama a cambiar tus maneras, con la promesa de eterna bendición. Que Él tendrá primer lugar en tu vida.

1 – Esta es la primera de las 7 cartas a las 7 iglesias en Asia. Juan tiene una visión de Jesús en el cielo, y Jesús le dijo que escriba estas cartas a las iglesias. Ya vimos que estas 7 iglesias representan la iglesia entera a lo largo de la historia. El número 7 es espiritual y significa perfecto, completo. Versículo 1 describe a Jesús cuando dice él que anda en medio de los 7 candeleros con las 7 estrellas en su mano. Los 7 candeleros son las 7 iglesias, y aquí vemos a Jesús en medio de su iglesia. Es un consuelo para nosotros. Para saber que Jesús está con nosotros, que Jesús ama a su iglesia. Y entregó a si misma por ella. Las 7 estrellas en su mano mientras anda en medio de la iglesia son los ángeles de la iglesia. La palabra ángel significa mensajero. Jesús tiene los pastores y predicadores en su mano y los manda donde quiere con el mensaje de arrepentimiento y fe para la salvación.

Y aquí en verso 1 empiezan las 7 cartas. Esta primera carta es para el angel de la iglesia en Efeso, o sea, el pastor de la iglesia en Efeso. Efeso era una ciudad de gran importancia. Era un puerto para barcos. Tuvo caminos para el comercio. Mucha gente pasó por Éfeso. Y allí adoraba la diosa griega Diana, con un templo hecho para esta diosa pagana, una de las 7 maravillas del mundo. Pablo ministraba en Éfeso. Timoteo y Juan, el autor de este libro de Apocalipsis, también ministraban en Éfeso. Había 200 mil personas en la ciudad, y era la iglesia más importante entre estas 7, y por eso Jesús empieza con ella. Y este es el mensaje que Jesús tiene. Empieza por alabarla en verso 2.

2- Yo conozco tus obras, y tu trabajo, y tu paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.

Yo conozco tus obras – Jesús conoce las obras, el trabajo y la paciente resistencia de esta iglesia. Puede ser que de estos 3 sustantivos, el primero, obras, es lo general, y los 2 siguientes, trabajo y paciente resistencia explican el primero. Pero el asunto más importante es que Jesús conoce a su iglesia. Yo conozco a tus obras. Él está viendo. Él está escudriñando a los corazones. Él sabe lo que hacemos, lo que decimos, y lo que pensamos. Jesús conoce nuestros secretos más íntimos. Y Jesús dice a esta iglesia, que conoce y entiende sus obras. Estas obras consisten en sufrimiento.

y tu trabajo – Esta palabra griega significa una paliza, y por eso gritos, aflicción. Jesús conoce el sufrimiento de su pueblo. Este trabajo es un trabajo espiritual. Mucho de la vida cristiana no incluye acciones abiertas, sino se trata del espiritual, y el estado del corazón. Los cristianos en el primer siglo cuando Juan estaba escribiendo estaban perseguidos. Juan mismo está escribiendo este libro de la isla de Patmos, donde fue expulsado por ser cristiano. Pero Jesús conoce

y tu paciencia – la palabra griega hupomone, traducida aquí paciencia, significa perseverancia con paciencia. Aparece 7 veces en este libro, y siempre para la perseverancia de los santos. Esto significa un cerebro enfocado en Dios, sabiendo que Él es un Dios que guarda su pacto, no dar la espalda a Dios en ningún momento, siempre con confianza en Él, en todo tipo de sufrimiento y persecución, perseverando en la fe con confianza que Dios, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, es nuestro Dios, y que Él recompensará toda perseverancia en sufrimiento. Esta paciencia, esta perseverancia, proviene de fe y esperanza en Dios, sabiendo que es un Dios fiel quien cumple sus promesas. Y mientras esperamos a Jesús, lo hacemos con paciencia en medio de sufrimiento y aflicción en este mundo, y si sea necesario, hasta la muerte, sabiendo que el que mata el cuerpo no tiene poder sobre el alma, y que ausente del cuerpo, es presente con el Señor.

Y que no puedes soportar a los malos y has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.– En toda la historia de la iglesia ha habido lobos rapaces que entran la iglesia vestidos como ovejas. Dicen que son hermanos en Cristo, dicen que son hijos de Dios, pero no son. Hay 2 maneras para probar que estos son mentirosos: su doctrina y su vida. Hay mucha doctrina falsa. Esta era la verdad en el tiempo de Juan, y es verdad hoy en día. Hoy en día hay iglesias que dicen que son evangélicas mientras rechazan la doctrina de la Trinidad. Hay otras sectas que rechazan la deidad de Jesucristo, diciendo que Jesús no es el eterno Dios, sino que fue creado. Estos son 2 ejemplos de falsa doctrina. Lo que nosotros necesitamos hacer para determinar la falsa doctrina es leer y estudiar la palabra de Dios. Si alguien viene con doctrina contrario a lo que dice la biblia, peleamos contra ellos, tal como esta iglesia en Éfeso, echándolos afuera de entre nosotros para no contaminar el cuerpo de Cristo.

La segunda manera que vemos falsos hermanos es por su vida. Si andan en pecado, cumpliendo deseos de la carne, es evidente que no son nuestros hermanos en Cristo. Y aquí dice que algunos dijeron que eran apóstoles, pero no eran. Hay personas hoy en día que dicen que son apóstoles. Para ser un apóstol es necesario haber visto a Jesucristo. Este es un requisito de un apóstol. Pero nadie vivo hoy día ha visto a Jesús. Más que esto, escucha a las palabras de Jesús en Mateo 7:22-23, ¨Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

Mat 7:23 Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.¨ Hacer milagros, echar fuera demonios, profetizar, no son pruebas que uno es un hijo de Dios. Aquí Jesús dice que gente que han hecho milagros no irán al cielo. Y también tenemos el ejemplo del apóstol Judas. Él tuvo poder para hacer grandes señales, pero no era creyente. Apartaos de mí, obradores de maldad.

Nosotros necesitamos a probar a ellos que vienen diciendo que son hermanos. Probar significa que escudriñamos sus obras, su vida, su doctrina. Les examinamos, como un profesor que da una prueba, para ver si son lobos rapaces, o si son corderos entre el rebaño de Cristo. El apóstol Pablo advertía sobre Alejandro en 2 Timoteo, sobre Himeneo en 1 Timoteo a quien entregó a Satanás, y escucha a lo que dice Pablo en 2Ti 2:16-17 Mas evita profanas y vanas palabrerías; porque irán en aumento para mayor impiedad. 17 Y la palabra de ellos carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto; Este no es un trabajo fácil. No es fácil ni agradable a discutir y pelear, pero es necesario para mantener una iglesia pura y sin mancha delante de Dios. Dios dijo sea santo porque yo soy santo.

3 – y has sufrido, y tienes paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido.

Jesús repite lo que dijo en verso 2. Estos hermanos en la iglesia en Éfeso continúan en la fe. Es una obra continua, que no cesa cuando viene las aflicciones y pruebas. El sufrimiento es una prueba de nuestra fe. Hay un propósito para todo lo que pasa en nuestras vidas. No te olvides lo que leímos en el primer capítulo de este libro de Apocalipsis, Jesús anda en medio de nosotros. Tiene la iglesia en su mano y nadie ni nada nos puede arrebatar de su mano poderosa. Por eso, cuando viene el sufrimiento, cuando llega la prueba y la aflicción y persecución, tal como los efesios a quien Jesús alaba aquí, debemos seguir adelante, sabiendo que el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el Dios todopoderoso Jesucristo es con nosotros, y si Dios es con nosotros, ¿quién en contra?

Luchamos para el nombre de Cristo. Jesús dijo en Mat 10:32-33 Cualquiera, pues, que me confesare delante de los hombres, también yo le confesaré delante de mi Padre que está en el cielo. 33 Y cualquiera que me negare delante de los hombres, también yo le negaré delante de mi Padre que está en el cielo., y aunque esto pude resultar en sufrimiento y aflicción en este mundo, resultará en paz perfecta y gozo eterno en el próximo.  Gal 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos si no desmayamos.

4 – Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

Aquí empieza con el reproche. Cristo tiene algo contra la iglesia en Éfeso, han dejado su primer amor. Esto es algo triste que ya pasó. Es un hecho. Ya no sobreabundan en el amor, como al principio. Aunque tienen la sana doctrina, y aunque tienen una vida pura, y aunque se paran para defender la verdad de Dios contra sus enemigos sin desmayar, algo es deficiente. Dios quiere más. Dios demanda más.

Aquí no dice que los efesios andaban sin amor a Dios, y sin amor a sus prójimos. Dice que han dejado su Primer amor. El amor a Cristo había enfriado. Ya no arde con chispas amarillas subiendo de la llama. Esto pasa muchas veces a cristianos mientras envejecen. Cuando uno está convertido, está en fuego. Su amor para Cristo se ve en sus esfuerzos para la evangelización. Habla sobre Cristo con todos. Lee la palabra, estudia la palabra, y el amor de cristo sobreabunde en su corazón. Pero con el tiempo en muchos este amor se enfría. El hermano ya no es como en antes. El gran gozo que tenía en el tiempo de su conversión ha desaparecido. Ha perdido su primer amor. Jesús ya no tiene el primer lugar en su vida.

Esto también pasa con los hijos y los nietos de cristianos. Tal vez esto pasó en la iglesia de los efesios. La iglesia en Éfeso era de segunda y tercera generación. Carecían del entusiasmo de sus padres y abuelos. Cuidaban la iglesia, pero no buscaron el aumento de ella por la evangelización de los perdidos. Este es el trabajo de todos. La evangelización no es el trabajo únicamente del pastor, sino de todos los hijos de Dios. Puede ser que en Éfeso, entre los hijos y nietos de los fundadores de la iglesia, cristianos de primera generación, que el amor a Cristo no era su primer pensamiento cuando se levantaron en la mañana, no era su último pensamiento antes de acostarse para dormir.

5 – Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

6 verbos aparecen en este verso. El primero es recuerda en el tiempo presente, significa siga recordando, y es un mandamiento. Sigue recordando de dónde has caído, el segundo verbo en el perfecto significa que ya está hecho. Los efesios están en el hoyo y Jesús les manda mire arriba. Recuerda de tu amor previo. Recuerda cómo me amabas con todo el corazón cuando yo tenía el primer lugar en tu vida, y el tercer verbo, arrepiéntete. Este verbo arrepentirse significa un cambio. Un cambio en la manera de pensar que resulta en un cambio de acciones. Y el tiempo de este verbo es el aoristo lo que significa arrepiéntete en un solo momento con un arrepentimiento que dura para siempre. Es cómo tomar una foto. Tomamos la foto en un solo momento. Jesús llama a su iglesia al arrepentimiento, para regresar a su primer amor. Este mandamiento es urgente. Es como las alarmas están sonando porque algo grave está pasando. El cuarto verbo haz las primeras obras sigue. Hacer es prueba del arrepentimiento. En un día cuando muchos hablan grandes cosas, las acciones son prueba de sus palabras. Jesús mismo dijo que conocerás los verdaderos creyentes por su fruto, por la manera que viven. Y aquí Jesús dice arrepiéntete y haz, el hacer es prueba del arrepentimiento. Seguir lo mismo es prueba que no hay arrepentimiento. No han regresado a su primer amor. Hay otras cosas en la vida que ocupan el amor que solo Jesús debe tener. Y ahora viene la amenaza.

Vendré pronto y quitaré tu candelero. Es un mandamiento urgente. Jesús no va a aguantar una iglesia con pecado. La falta de amor para Cristo es un asunto tan grave que Jesús dice que va a venir en juicio para poner en fin a la iglesia. Jesús va a quitar la luz de ese lugar donde en antes resplandecía tan brillante. Es una amenaza para nosotros. Que mientras tenemos cosas más importantes que Jesús, esta amenaza queda sobre nosotros. Cuando nos levantamos sin orar. Cuando nos acostamos sin leer su palabra. Cuando hay culto en la casa de Dios y tenemos algo más importante hacer esta amenaza queda sobre nosotros. Y yo he visto esto aquí. No hay un fuego para las cosas de Dios entre nosotros. Somos cristianos complacientes. Pensamos que por lo que Jesús es nuestro Salvador que eso es todo que necesitamos. Pero Jesús mismo nos dice aquí que esto no es suficiente. El amor a Cristo debe dominar nuestras vidas. Debemos tener un fuego en la barriga de lo cual sale las chispas de nuestras buenas obras. Un día sin oración es un día perdido. Un día sin escudriñar las Escrituras es un día de tinieblas. Y un día en que no llegamos a la casa de Dios para adorar el Dios altísimo porque tenemos algo más importante hacer es ser culpable de este pecado de los efesios en perder el primer amor. Si esto describe tu vida el Salvador del mundo, el Cordero inmolado desde la fundación del mundo te llama al arrepentimiento, o Él vendrá en juicio como el León de la tribu de Judá para quitar la luz de la iglesia en este lugar. Mientras andamos sin arrepentimiento esta amenaza se queda colgando sobre nuestras cabezas, como el hacha del verdugo está alzado sobre el condenado.

6 – Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

Después de esta amenaza, Jesús consuela a la iglesia. Todo no está perdido. Sí haces bien. Odias a las obras malvadas de los nicolaitas, tal como yo las odio. Hay opiniones diferentes sobre quienes son los nicolaítas, pero todos están de acuerdo en una cosa, y eso es que este grupo era inmoral, cumpliendo los deseos de la carne, viviendo por el placer, envuelto en pecados sensuales. Pervirtiendo la gracia de Dios, y usándola para entregarse a pecado prohibido.

Es el deber del cristiano para odiar todo tipo de pecado. Jesús dice aquí que Él también odia el pecado. Ya tenemos una nueva naturaleza. Jesús nos ha dado un nuevo corazón. Y con esto viene una nueva manera de pensar. Las cosas que disfrutamos en antes, que guian a la perdición, ahora odiamos, y estamos avergonzados de nuestras obras anteriores. Como creyentes hay que tener la mente de Dios en relación al pecado, odiando el adulterio, fornicación, glotonería, y todo tipo de pecado sensual y otro de lo cual estos nicolaítas festejaron.

7 – El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

Dios ha dado oídos a sus hijos. Y estos son los únicos que pueden escuchar la voz de Dios. Jesús dijo en Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Estos que tienen oídos son los verdaderos hijos de Dios. Jesús está hablando y dice que el Espíritu habla a las iglesias. Aquí vemos que este libro está inspirado Dios respiró las palabras, y también que el Espíritu Santo habla, y solo personas pueden hablar. Una fuerza no habla. Una energía no habla. Pero el Espíritu habla porque el Espíritu es una persona. Y dice:

Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. –

Al que venciere incluye todos los cristianos, y la palabra nikao viene de nike lo que significa victoria. Son ellos que son victoriosos sobre el mundo. Victoriosos sobre el pecado. Victoriosos sobre Satanás y sus obradores de maldad. Ellos que sufren en este mundo por la palabra de Dios. Ellos que perseveran en la fe en medio de persecución y pruebas, sin mirar atrás, con los ojos siempre puestos en el Rey. Para estos hay una promesa.

Jesús nos dará a comer del árbol de la vida. Vemos el árbol de la vida en el huerto del Edén. Después que Adán y Eva pecaron Dios los prohibió de comer de este árbol. Porque este árbol da vida eterna. Dios puso un ángel con una espada ardiente delante de este árbol para prohibir que comieran de él. Pero a los victoriosos, comeremos de este árbol. El árbol es una señal de la vida eterna, lo que cada cristiano heredará.

La ubicación de este árbol, el lugar de la vida eterna, es el paraíso de Dios, el cielo. Otra vez habla sobre felicidad y bendición eterna, lo que esperamos mientras sufrimos con paciencia en este mundo.

Cómo saber que Jesús tiene el primer lugar en tu vida. Oras diario. Lees y estudias la palabra diario. Asistes los cultos de la iglesia, poniendo importancia en ellos sobre otras cosas. Hablas sobre Jesús con tu familia, con tus amigos, desees ver que ellos también conocen a Dios y la salvación y vida eterna y haces cosas para hacer esto una realidad para ellos. Entrenas a tus hijos en la palabra de Dios, enseñándoles historias bíblicas, ornado con ellos. Si no haces estas cosas, sin duda has dejado a tu primer amor, a Jesucristo. Empieza a hacer esto ahora, antes que Jesús venga para apagar a tu luz.

Apo. 2:8-11 La Carta a Esmirna

La vida cristiana ha sido lo mismo por toda la historia de la iglesia. Está caracterizado por sufrimiento, tribulación, y aún la muerte. Y todo esto por el nombre de Jesús. Por eso Jesús dijo que antes de ser un cristiano hay que contar el costo. Hay que averiguar si vale la pena. Estás listo para sufrir? Estás listo para morir para el nombre de Jesús? Porque para ser un cristiano esto es exactamente lo que demanda Dios de nosotros. Aunque hay paz en el corazón cuando uno es un hijo de Dios, lo que los malvados no conocen, y aunque hay gozo en ser un hijo adoptado del Rey, no es una vida tranquila. No es una vida de placer y quietud. Es una vida de trabajo y de perseverancia.

8 Y escribe al ángel de la iglesia en ESMIRNA: El primero y el postrero, que estuvo muerto y vive, dice estas cosas: 9 Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. 10 No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados; y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. 11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere no recibirá daño de la muerte segunda.

Si solo había este libro del Apocalipsis, y ningún otro libro de la biblia, no sería difícil probar que Jesús es el Dios eterno. Leímos que Jesús dijo en 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.¨ Tres versos después en 1:11, Jesús dijo, ¨Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último.¨ Y cuando el Apóstol Juan le vio tenía la misma reacción como todos en la biblia cuando ven a Dios. 1:17 dice ¨Y cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último.¨ Y aquí en 2:8 otra vez dice que Jesús es el primero y el postrero.

Este es un título para Jehová en el libro de Isaías. Aparece 3 veces en 41:4, 44:6, 48:12. Y la palabra para primero, prwtos en el griego, es la misma palabra escrita en la Septuaginta, la traducción del Antiguo Testamento del original hebreo. El Antiguo Testamento fue escrito en hebreo, y la Septuaginta es la traducción del Antiguo Testamento del original hebreo a griego, por lo que muchos en el primer siglo cuando Jesús estaba andando en la tierra no hablaban hebreo, sino griego. Tal como nosotros tenemos el Nuevo Testamento escrito en español, lo que es una traducción del original griego. Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Pedro, Pablo, Santiago escribieron en griego. Y aquí la palabra representa a Jesús como eterno. No hay quien antes de Él. Jesús es el primero. Verso 8 dice que es el primero y el postrero, o sea, el último. Esta frase representa su deidad y su eternidad. Jesús no tiene principio ni fin. Él es eterno. Él es el Alfa y la Omega. La primera y última letra del alfabeto griego. Solamente con este libro podemos probar sin duda que Jesús es Jehová.

Dice también en verso 8 que Jesús estuvo muerto y vive. Esto también se repite, por lo que leímos esto en 1:18. Y aquí es de importancia específica por lo que pertenece a esta iglesia de Esmirna. Los hermanos de esta iglesia sufrían mucho. Aún Jesús les exhorta a quedar fieles hasta la muerte para recibir la vida eterna. Jesús se murió. Fue perseguido. Y aquí nos hace recordar que Él mismo fue castigado. Fue golpeado. Fue maltratado y la gente le escupió. Jesús fue crucificado. Se murió, pero resucitó. Jesús vive. Y este es su mensaje a esta iglesia de Esmirna. Tal vez vas a morir por la palabra de Dios. Pero no te preocupes, porque yo vivo, resucité, y vas a vivir conmigo. Este es el mensaje. Queda fiel como yo soy fiel, y la muerte no tendrá poder sobre ti, como no tiene poder sobre mí. Yo tengo las llaves del hades. Yo tengo las llaves del infierno. Yo tengo las llaves al cielo.   Mat 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a Aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Y Jesús ahora dirige este mensaje a la iglesia de Esmirna. Hay varias interpretaciones del libro del Apocalipsis. Una interpretación de estas 7 iglesias es que están escritas a iglesias específicas existentes cuando Juan escribió este libro en el primer siglo. Otra interpretación es que estas 7 iglesias representan la iglesia en general a lo largo de la historia, por lo que este es un libro espiritual y el número 7 significa perfecto, completo. Otra interpretación mezcla la segunda y tercera, diciendo que sí son 7 iglesias históricas, y también representan la iglesia en general a lo largo de la historia. Y otra interpretación es que estas 7 iglesia representan épocas de la iglesia. Por ejemplo, la iglesia de Éfeso en 2:1-7 describe la iglesia del primer siglo, del tiempo de los apóstoles hasta el año 100. La iglesia de Esmirna describe la iglesia de 100 a 313, lo que sufrió persecución bajo algunos emperadores romanos. La iglesia de Pérgamo describe una iglesia con falsa doctrina y pecado carnal. Esto, según ellos que creen esta interpretación, describe la iglesia cuando Constantino dio su edicto de toleración en 313 hasta 500 con la subida del papa. La prevalencia de los papas de 500 a 1500 es la iglesia de Tiatira. La iglesia de Sardis representa la iglesia de la Reforma de 1500 a 1700. Filadelfia después describe el tiempo en que el evangelio fue difundido por todo el mundo, la iglesia de los misioneros de 1700 en adelante. Jesús dice sobre la séptima iglesia de Laodicea que es tibia y que vomitará esta iglesia de su boca. Describe la iglesia moderna y su liberalismo. Esta interpretación es prevalente entre los dispensacionalistas. No es posible probar esto porque la biblia no dice esto. También, ciertamente hay iglesias hoy en día como las iglesias antes de la Reforma, o sea la iglesia católica, y existen iglesias tal como las iglesias de la Reforma, las iglesias Reformadas y Presbiterianas, y también hoy en día existen iglesias misioneras, igual como iglesias liberales.

Vimos la semana pasada la situación con la iglesia de Éfeso. La segunda iglesia es de Esmirna. La palabra Esmirna significa mirra. Era un perfume y también utilizado en los muertos para esconder el mal olor. Esmirna era una ciudad muy bella. Había muchos árboles y olían como mirra, y por eso el nombre de la ciudad era mirra, o Esmirna en el griego. Era una especia que los sabios trajeron al niño Jesús. Se llamaba la corona de Asia. Esta ciudad todavía existe, es Izmir, Turquía. Como Éfeso, era un puerto y por eso tuvo mucho comercio y población grande, aproximadamente 250,000 personas.

En el político apoyaba a Roma en una manera fuerte. En 26 d.C. construyó un templo al emperador Tiberio y era la primera ciudad de dar culto al emperador romano. En estos versos vemos que la iglesia en esta ciudad rehusaba adorar al emperador y por eso estaba perseguida.

9 – Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás.

Jesús empieza sus palabras al ángel de la iglesia de Esmirna, o el pastor de esta iglesia, con las mismas palabras que dijo al pastor de la iglesia de Éfeso, yo conozco tus obras. Cristo tiene conocimiento intimo de todo de lo que se trata con su iglesia, mientras Él anda en medio de los 7 candeleros, la iglesia.

Y tu tribulación – Esta iglesia fue perseguido en gran manera. La palabra tribulación significa vivir bajo opresión en situaciones de estrechez. Miseria y angustia que resulta de nuestras circunstancias. Gill escribió que esta es el legado que Cristo dejó para su iglesia. Y sería demasiado hacer para escribir sobre toda la aflicción y tribulación de los santos a lo largo de las edades. Jesús es el mejor ejemplo, quien dio su vida por su iglesia, un sacrificio por su pueblo peculiar. Y Pablo quien recibió golpes con el látigo 3 veces 39 veces menos uno, y quien fue apedreado hasta casi se murió. Podemos hablar sobre los mártires, algunos quemados, otros cortados en medio, otros crucificaron. Es el estado normal del creyente. Debemos esperar el sufrimiento y persecución porque ciertamente vendrá. Si tú eres un cristiano, sepa esto, vendrá el tiempo de tribulación. 2Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución.¨ Puede venir en varias formas. Pero viene porque somos creyentes. El sufrimiento viene por ser seguidores de Jesucristo, porque luchamos contra el mundo, y la vista del mundo, su manera de pensar.

Por eso esperamos la tribulación, la aflicción, el sufrimiento. Y cuando viene, porque ciertamente vendrá si tenemos principios y valores cristianos que defendemos, estamos listos. No estamos sorprendidos, no quedamos turbados, sino pacientes y tranquilos, y aun regocijando. Sant. 1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas pruebas; 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.¨

Santiago dice que en medio de la prueba debemos tener sumo gozo. Y la razón, Dios está obrando. La tribulación, la prueba produce paciencia, una virtud cristiana. La prueba nos conforma a la imagen de Jesús. Nos hace más como Jesús. Él sufrió. Nosotros vamos a sufrir. En hechos leemos sobre la iglesia en macedonia que en medio de guerra y pobreza estaban dando de sus recursos económicos en una manera sobreabundante. Y esta es lo que significa para regocijar en tribulación y prueba. Para hacer lo más posible que podemos para nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Quien murió, pero vive. Quien fue enterrado, pero resucitó. Para dar nosotros mismos como un sacrificio vivo, lo que es nuestro servicio racional. Tribulación, thlipsis, que palabra es, thlipsis, sí regocíjate, Cristo sufrió, tú vas a sufrir, para que seas como tu Salvador, para que Dios te aliste para vivir con Él para toda la eternidad. No intentamos a evitar la tribulación, la damos la bienvenida.

Y tu pobreza – Los hermanos de esta iglesia eran pobres. No tenían plata. No tenían fincas con animales y una cosecha. Sufrían en este mundo. Pero los pobres de este mundo son los escogidos de Dios. Santiago 2:5 ¨¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?¨ 1Co 1:26 Pues mirad, hermanos, vuestro llamamiento, que no muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles son llamados.¨ 2Co 6:10 como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.¨ La biblia da mucha evidencia que la mayoría de los seguidores de Jesús son pobres. Los ricos confían en sus riquezas para su seguridad. Mar_10:25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.¨ Pero los pobres no tienen nada material en que confiar. Confían en Dios. Aunque son pobres en este mundo, son ricos espiritualmente. Como escribió Pablo, no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. No hay nada de vergüenza en ser pobre. Estos hermanos de la iglesia de Esmirna eran pobres. Las iglesias en macedonia eran pobres. Algunos apóstoles eran pescadores. Pablo hacía carpas. José y María y aún nuestro Salvador quien tenía todo el poder y gloria y majestad en el cielo se hizo pobre. Ser pobre en este mundo no importa. Lo que importa es ser rico espiritualmente, como eran los creyentes en la iglesia de Esmirna.

Pero tú eres rico – Rico en fe, porque confían en Dios para salvarles en medio de su sufrimiento, tribulación y pobreza. Rico en bendición, porque aunque no tenían nada, eran herederos de la vida eterna, con una herencia celestial, e hijos adoptados del gran Rey quien dice: Sal 50:10 Porque mía es toda bestia del bosque, y los millares de animales en los collados.¨ Y esta iglesia hacía caso a las palabras de Jesús, no buscando tesoro en este mundo sino en el próximo. Mateo 6:21, ¨porque donde este vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.¨ Cuando nuestro tesoro está en el cielo, y nuestro corazón allí con ello, somos ricos para con Dios, con paz y gozo en todas las circunstancias en que nos encontramos. Y Jesús aún da una bendición para ellos que eran ricos, pero dejaron todo para seguirle. Mat 19:29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o esposa, o hijos, o tierras por mi nombre, recibirá cien tantos, y heredará la vida eterna.¨ El sufrimiento, la tribulación, la pobreza, estas cosas no son fuera del ordinario, sino son las marcas de muchos cristianos, tal vez la mayoría de los cristianos a lo largo de la historia de la iglesia. Por eso, como un mono está contento con el guineo que tiene, sea contento con lo que Dios te ha dado, sabiendo que si sufras fielmente en este mundo, vivirás en abundancia en el próximo.

y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. – La persecución que los hermanos sufrían vinieron por las manos de los judíos. Los mismos que crucificaron el Salvador del mundo, después de su muerte continuaban a molestar a sus seguidores. Dicen que son hijos de Dios, pero no son. Mientras sean judíos por la sangre, no son judíos espirituales. Nunca nacieron de nuevo. No recibieron el Espíritu Santo, el Espíritu de paz y bondad. Andaban en tinieblas, persiguiendo los verdaderos seguidores de Dios, a ellos que confiesan con Tomás delante de Jesús, Señor mío y Dios mío. Y mientras los verdaderos seguidores de Dios creen que Jesús es Dios y el único Salvador del mundo, los judíos todavía hasta hoy en día rechazan esto, todavía esperando el Mesías. Y por eso Jesús aquí dice que los judíos son una sinagoga de Satanás.

En este mundo hay 2 personas, hijos de Dios e hijos de Satanás. Todas las personas en el mundo pertenecen a uno de estos 2 grupos. Y esta es la manera que nosotros, como hijos de Dios, debemos pensar. Jesús enseñó esto en Juan 8:39: Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. Mas ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; Abraham no hizo esto. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Le dijeron entonces: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un Padre tenemos, que es Dios. Jesús entonces les dijo: Si Dios fuese vuestro Padre, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que Él me envió. ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. 44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.¨ En Apocalipsis Jesús dice que estos judíos son la sinagoga de Satanás. La sinagoga era el lugar de adoración de Dios. Pero estos no son hijos de Dios, sino hijos del diablo, y por eso, la sinagoga de Satanás.

Apo 2:10 No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados; y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

La primera cosa que Jesús dice es no tengas temor. Jesús está en control. Él que anda en medio de su iglesia con las 7 estrellas, los pastores, en su mano, dice no temas. Estoy contigo. La misma cosa que Dios dijo a Abraham, no temas, yo soy to escudo y tu galardón sobremanera grande. Jesús que dijo a Juan cuando cayó como muerto en su presencia no temas, ahora dice a su iglesia, no temas. La persecución viene, y aún está aquí. Algunos de ustedes irán a la cárcel y morirán por mi nombre. A estos cristianos, quienes soportaban la confiscación de sus bienes y propiedades por ser creyentes, van a sufrir aún más. Van a morir por el nombre de Cristo. Y Satanás hará esto.

Satanás está vivo y odia la iglesia de Cristo. Su meta es destruir cada persona, para hacerles caer en el infierno para toda la eternidad. Pero cuando no puede hacer esto nos ataca, nos hace sufrir. Pero Jesús dice aquí que Dios está obrando en todo esto. Es una prueba. Satanás no nos puede atacar sin el permiso de Dios. Acuérdense la historia de Job. Dios tuvo un muro de protección alrededor su siervo. Satanás ni le podía tocar. Pero Satanás pidió permiso de Dios para atacar a Job. Y Dios le dio permiso para probar la fe de Job. Y mientras Job perdió todo, sus animales, su casa, sus hijos, nunca maldecía a Dios. Job pasó la prueba. Job se quedó fiel.

Cuando venga la prueba en tu vida, y si eres un cristiano piadoso ciertamente vendrá, sea preparado. Sea listo. Espérala porque va a venir. Aquí dice que estarán en la cárcel por 10 días. El número 10 significa completo. El sufrimiento sería total o completo. Y Jesús da la carga a estos hermanos en la iglesia de Esmirna que quedan fieles, hasta la muerte.

Policarpo era el pastor de esta iglesia de Esmirna. Y cuando le dijeron a confesar a Cesar como Señor, el Emperador del imperio Romano, y rehusó, diciendo que Jesús era su Señor, le ataron a un palo para quemarlo. Cuando prendieron el fuego y el fuego no le quemó, le metieron cuchillos para terminar el trabajo. Pero como el roblo fuerte se para en el bosque y rehusa doblar con el viento, Policarpo se quedó fiel hasta la muerte. Y en este momento está en la presencia del único Señor y Salvador Jesucristo, quien tiene poder sobre la muerte. Él ha heredado su corona de vida, una corona espiritual donde reina con Cristo en los cielos como un rey sentado en su trono. Un lugar donde no hay llanto ni tristeza, no hay dolor ni aflicción, un lugar donde mora paz y gozo siempre, y donde la copa rebosa sobreabundante.

Mat 10:28-33 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a Aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos pajarillos por un cuadrante? Y ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.   Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. Así que, no temáis; de más estima sois vosotros que muchos pajarillos. Cualquiera, pues, que me confesare delante de los hombres, también yo le confesaré delante de mi Padre que está en el cielo. Y cualquiera que me negare delante de los hombres, también yo le negaré delante de mi Padre que está en el cielo.¨

Apo 2:11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere no recibirá daño de la muerte segunda.

Este mensaje de Cristo va a las iglesias, los 7 candeleros, la iglesia perfecta y completa, en medio de la cual la cabeza de la iglesia anda, protegiendo, preservando, sosteniendo. Y nos llama a oír. Al principio del libro dice lee, oiga, y guarda estas palabras, y si hacemos esto, hay una bendición. Aquí es una bendición para nosotros. Si quedemos fieles, confesando el nombre de Jesús en medio del sufrimiento y persecución, aún hasta la muerte, viviremos con él. Seremos victoriosos, reinando con Él en el cielo. La segunda muerte no tendrá poder sobre nosotros. Si nacimos dos veces, una vez por la matriz de nuestras madres, y la segunda vez espiritualmente por el Espíritu Santo, nos morimos una sola vez, cuando este cuerpo está enterrado. Pero la segunda muerte en el infierno no nos tocara, por lo que pertenecemos a Cristo.

Por eso hermanos acuérdense los ejemplos de ellos que estaban antes de nosotros. Acuérdense el ejemplo del pastor de esta misma iglesia en Esmirna, quien murió rodeado por las llamas y acuchillado atado a un palo. Acuérdense el ejemplo de los mártires de la iglesia cristiana. Acuérdense el apóstol Pedro, quien fue crucificado. Pero como Pedro no pensaba que era digno de recibir la misma muerte de su Señor, pidió estar crucificado al revés, con sus pies arriba, y su cabeza abajo. Acuérdense el ejemplo de Justino Mártires quien fue decapitado. Y en el libro por John Foxe, El Libro de los Mártires, hay muchos ejemplos más de hombres fieles que se murieron por su fe. Y no podemos olvidar de la manera que nuestro Señor Jesús fue castigado y crucificado.

Para heredar la vida eterna este es el costo. Para vivir con Jesús hay que estar listo para morir para Jesús. En todo sufrimiento, en toda aflicción, en toda tribulación, en la pobreza y en todas las circunstancias, siempre creyendo en Dios, confiando en él. Es un trabajo continuo que nunca termina hasta que nuestro cuerpo se cae al suelo y nuestro espíritu regresa a Dios quien lo dio. Para nosotros, hay una sola muerte, la muerte de este cuerpo, y después viene la vida, y vida eterna. No hay nada mejor en este mundo para sufrir con Cristo, sabiendo que si sufrimos con él, reinaremos con él. Pero mientras el sufrimiento es temporal, y la muerte más corto todavía, su reino es eterno, y nuestra vida con él será para siempre. Confía en Dios y reciba la corona de vida.

Pérgamo – Separación de todo malhechor y enemigo de Dios.

Jesucristo tiene un mensaje para su iglesia, y no todo es bueno. Jesús conoce a los que retienen la fe cuando sería más facil dar la espalda a su Salvador. Jesús sabe cuando estamos perseguidos para ser cristianos, y Jesús sabe si seguimos confesando el único nombre bajo el cielo en que hay salvación, o si escondemos el hecho que somos cristianos. Y para esta iglesia en Pérgamo, Jesús sabe que en este lugar donde ser un cristiano resultaba en persecución, perder el trabajo, perder la vida, que los hermanos quedaban fieles, sufriendo por su reino espiritual.

Pero Jesús tiene algo en contra estos hermanos. Y hay muchas iglesias hoy en día a quien este mensaje pertenece también. Que hay enemigos entre nosotros. Hay hijos de Satanás adentro de la iglesia, enseñando falsa doctrina, y viviendo una vida odiosa a Dios. Y Jesús condena a estos hermanos para no quitar esta corrupción de su iglesia; para no echar fuera estos hijos de Satanás. Dios es santo. Y Dios demanda que su iglesia sea igual. Como la única institución ordenada de Dios para representarle en el mundo, la iglesia no puede tener manchas negras corrompiendo su pureza. Dios no permite esto. Y alza una amenaza a esta iglesia. Si tú no sacas estos malvados de entre tu presencia, yo lo haré. Dios dice arrepiéntete, enseñándonos que es pecado morar con los incrédulos. Y aunque Jesús aquí está hablando de su iglesia, la biblia también enseña en una manera no escondida, que los hijos de Dios no deben tener amistades con los hijos de Satanás. Somos luz, ellos tinieblas, y ¿qué comunión tiene luz con tinieblas?

12 Y escribe al ángel de la iglesia en PÉRGAMO: El que tiene la espada aguda de dos filos, dice estas cosas:

Pérgamo era una ciudad con tres ríos, con edificios, veredas, y una biblioteca con 200,000 libros, el segundo más grande tras Alejandría. Era una provincia de Roma, igual la ciudad prosperaba. Hicieron pergaminos, el nombre pergamino viene de Pérgamo, lo que es una escritura hecha de piel de animal. También hicieron ungüentos y alfarería en la ciudad.

Esta ciudad era el centro de adoración pagana. Tenían el dios de sanar, Asclepio, lo que era simbolizado por una serpiente alrededor un palo. Esta imagen estaba en sus monedas. Y todavía hoy en día vemos esto en los sellos médicos. La serpiente representa a Satanás. Por eso en estos versos leemos que Pérgamo es el trono de Satanás. Adoraban algunos dioses falsos en esta ciudad además de Asclepio, incluyendo Atenas, Zeus, y Dionisio.

En esta ciudad había templos para adorar a dioses paganos. Muchos cristianos del primer siglo no tenían un templo para adorar a Dios, sino su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, y se reunían en casas, había iglesias en casas. Y en vez de sanar por el dios Asclepio, los cristianos dijeron que Jesús era su médico. Por eso vemos que había grandes diferencias entre los paganos y los cristianos en esta ciudad. No era fácil ser un cristiano en Pérgamo en el primer siglo. Había persecución. Cuando había fiestas para los dioses falsos, y los cristianos no asistían, podían perder sus trabajos o sus puestos para vender. Era, como dice verso 13, la silla de Satanás.

Y Jesús dirige esta carta al ángel de la iglesia en Pérgamo, o sea, al pastor de la iglesia. Jesús tiene las 7 estrellas en su mano, mientras anda en medio de los 7 candeleros. 7 es el número perfecto. Los 7 candeleros representan la iglesia entera y las 7 estrellas los pastores de la iglesia.

Y aquí dice que tiene una espada. En 1:16 leímos que esta espada sale de su boca. Una espada es un arma. Y aquí representa la palabra de Dios, lo que es nuestra espada. Como cristianos peleamos contra la maldad de este mundo con la verdad de Dios. Es aguda. La verdad corta al corazón. El Espíritu Santo usa la palabra para penetrar hasta los lugares más íntimos del hombre, para cortar su corazón. Y vemos en la biblia que hay 2 reacciones cuando la palabra está predicada. 1 es de arrepentimiento. La palabra corta el corazón como un cuchillo caliente corta mantequilla, convenciendo el pecador de su pecado y su necesidad para creer en Jesús. Y la segunda reacción es de enojo, en que el oidor ataca al predicador. Y esto porque solo hay 2 personas en el mundo, hijos de Dios, e hijos de Satanás, y Dios nos manda a separarnos de los hijos del diablo. Qué comunión tiene luz con tinieblas. Esta espada es de dos filos. Ellos que pelean contra Jesús, sentirá la ira de Dios sobre ellos como una araña suspendido sobre llamas de fuego.

13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas fue mi fiel mártir, el cual fue muerto entre vosotros, donde Satanás mora.

Jesús empieza esta tercera carta de las siete con las mismas palabras que vimos dos veces en antes, yo conozco tus obras. Sean buenos o sean malos, Jesús conoce nuestras obras. Nada que hacemos está fuera de su vista. Si vamos a la hendidura más profunda del mar, Dios está allí. Y cuando estemos fuera de la vista de los hombres, orando a Dios como Jesús nos enseñó hacer en nuestro aposento con la puerta cerrada, Jesús está viendo, o cuando estamos fuera de la vista del hombre haciendo mal, Jesús también está viendo. Yo conozco tus obras. Si haces bien, sabe esto, Jesús conoce tus obras. Si haces mal, sabe esto y teme, Jesús conoce tus obras.

Donde moras, donde está el trono de satanás, y al fin de este versículo, donde mora Satanás – Jesús dice que él sabe dónde viven estos cristianos. Es el mismo lugar donde vive Satanás. Hay 2 grupos completamente diferente, con pensamientos diferentes, acciones diferentes, amores diferentes, gozos diferentes, estos dos son hijos de Dios e hijos de Satanás. Estos cristianos en Pérgamo vivían junto con Satanás, donde el gran enemigo de Dios tiene su trono.

La palabra trono aparece 42 veces en este libro. 40 veces se usa para el trono de Dios, y solamente una vez para Satanás y una vez para la bestia. Nos muestra que Dios está en control, dirigiendo todos los eventos de este mundo para cumplir su propia voluntad según su reino soberano sobre la tierra. Y aunque satanás está vivo, y ataca la iglesia de Cristo, podemos estar seguros que la victoria es nuestra, porque Dios está en su trono reinando.

Pero satanás es el príncipe de este mundo. Y su reino de tinieblas es fuerte en el mundo. La mayoría de los habitantes del mundo son miembros de su reino malvado. Y este reino y todos que pertenecen a ello pelean contra el reino de la luz. Esta guerra empezó hace miles de años en el cielo, cuando Satanás rebeló contra Dios, con la tercera parte de los ángeles luchaba contra el Todopoderoso en los lugares celestiales. Pero Dios le echó fuera con todos los ángeles de luz, quienes ahora son demonios de destrucción. Y Jesús ahora nos manda a echar fuera los hijos del diablo de nuestra presencia en la iglesia con el mismo ardor con que Dios echó fuera los ángeles rebeldes. Esta guerra no terminará hasta que Jesús regrese en el aire con un sonido de trompeta con los santos ángeles en llama de fuego para poner un fin al reino de tinieblas. Pero hasta mientras, el trono de Satanás está en este mundo.

y retienes mi nombre, y no has negado mi fe, –

Es más difícil quedar fiel frente a mucha tentación y maldad. Los ataques del enemigo llegan como las balas de un tirador experto. Y ellos que viven en medio de mucha maldad merecen alabanza para resistir la tentación. Y Jesús alaba a esta iglesia por quedar fiel mientras viven en medio de tentación y persecución. Y esta persecución no era ordinaria. Era extrema. Era hasta la muerte, tal como vimos con la iglesia de Esmirna. Sufriendo por el nombre de Cristo. Muriendo por el nombre de Cristo.

ni aun en los días en que Antipas fue mi fiel mártir, el cual fue muerto entre vosotros –

No sabemos quien era este hombre. Pero sabemos lo que dice aquí. Era fiel. Era fiel hasta la muerte. Era un mártir y se murió porque era un cristiano. La palabra mártir significa testigo. Por su fiel testimonio para Jescucristo, le mataron. Tal como en Esmirna, en Pérgamo estaban matando los cristianos para no confesar Cesar es Señor. No importa que pase a nosotros en esta vida. Dios es fiel para salvar a nuestras almas. Si nos matan en este mundo, regocíjate, por lo que Dios nos lleva al cielo.

Todas estas son las buenas obras de estos hermanos. Jesús conoce nuestras obras. ¿Estás luchando por el aumento de su reino espiritual en este mundo, ganando almas? Dios conoce tus obras, y hay un galardón esperándote. ¿Estás matando el pecado, resistiendo la tentación en medio de la maldad de este mundo? Dios conoce tus obras, que eres un vencedor, y tendrás victoria sobre la muerte. ¿Confiesas el nombre de Jesús mientras sus enemigos le maldicen? Dios conoce tus obras, y recibirás la corona de vida. Pero tal vez, como esta iglesia en Pérgamo, Dios tiene unas pocas cosas contra ti.

14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti; que tú tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balac a poner tropiezo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. –

Ahora Jesús, quien sabe todo, lo que hacemos, lo que decimos, y lo que pensamos, condena a esta iglesia por su pecado. Se refiere en este verso a Balaam y Balac. Balaam era un profeta de quien leemos en el cuarto libro de Moisés, Números. Balak era el rey de Moab, ese pueblo malvado y enemigo de Israel. Israel estaba conquistando la tierra prometida de Canaán, la tierra que Dios prometió a Abraham y su descendencia en el pacto Abrahamico. Pero había otros en la tierra prometida. Dios estaba cumpliendo su promesa de dar Canaán a Israel, y cuando el pueblo escogido de Dios avanzó a Moab, Balak y todo Moab temía. Balak llamó a Balaam el profeta para venir a Moab y maldecir a Israel. Balaam consultó a Jehová. Dios le prohibió de ir. Balak después le prometió oro y plata si iría a Moab. Otra vez Balaam consultó a Jehová. Dios le dio permiso para ir pero solamente si dijera lo que Dios quería. Balaam se fue a Moab para ver a Balak. Balak quería que Balaam maldiga a Israel, pero estas no eran las palabras de Jehová. Balaam bendecía a Israel, y Balak se enojó y le hizo salir. Pero leemos en Números 31 que Balaam, queriendo enseñar a Balak cómo tener victoria sobre Israel, aún por la obra de Jehová en su corazón no pudo maldecir a su pueblo, enseñó a Balak cómo poner un tropiezo delante de Israel. Poner un tropiezo significa hacer caer. Balaam enseño a Balak que el Dios de Israel, el Dios de Abraham, Isaac, y Jacob, odia la fornicación. Y este es el tropiezo para coger a Israel en la trampa. Como el cazador pone la trampa escondida en el suelo debajo de las hojas para coger su presa, Balaam enseño a Balak hacer esto contra Israel.

Las mujeres de Moab salieron a Israel. Y los histórianos de Israel dicen que le dieron vino, le engañaron, y los hombres de Israel hicieron maldad delante de los ojos de Israel. Se acostaron con las mujeres de Moab, cometiendo fornicación. Y cuando ya eran bajo el control de estas engañadoras, los hombres se sentaron con ellas en sus fiestas a los dioses paganos. Comiendo carne sacrificado a los ídolos, y doblando la rodilla al altar de dioses ajenos. Jehová Dios, quien odia la fornicación y la idolatría, dio un mandamiento. Abre a Números 25:1-9. Dios mató a 24,000 mil hombres que cometieron fornicación y doblaron la rodilla a Baal. Si tú estás envuelto en este pecado, no te engañes, estás fuera del pacto de Dios, bajo su ira, y tal como Dios mató a estos 24,000 mil, Él mismo vendrá para ti. Abre a Gálatas 5:19. Adulterio y fornicación aparecen primero en la lista. Son abominaciones en los ojos de Dios. Y él que comete tales pecados no recibirá perdón de pecado. Adulterio es tener relaciones sexuales con una persona casada, y fornicación es tener relaciones sexuales entre personas no casadas. Para tener un matrimonio en los ojos de Dios, hay que tener testigos y una confesión del hombre y mujer. Relaciones sexuales en una unión libre es fornicación.

El apóstol Pablo en su segunda carta a los corintios dice que teme que cuando llegue a ellos, que encontrará fornicación, que no se han arrepentido de su pecado. Y que esto le causará tristeza. Pablo exhorta a los corintios para examinar a si mismos, para ver si están en la fe. Porque estos pecados dejan una persona fuera de la salvación. No es de menor importancia, estamos hablando sobre la vida eterna en el cielo con Dios, o sufrimiento eterno en llamas de fuego en el infierno. Si estás involucrado en esta doctrina de Balaám como algunos en Pérgamo, arrepiéntete, o Jesús vendrá para apagar tu candelero.

Además de fornicación, la doctrina de Balaam incluye idolatría.

La palabra idolatría viene de 2 palabras griegas, eidws, ver, latria, adoración. Adoramos lo que vemos. Esto también es lo que significa codiciar. Queremos lo que vemos. En este pueblo en que vivimos, hay bastante idolatría. El segundo mandamiento es no te harás imagen ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo ni abajo en la tierra ni en las aguas debajo de la tierra; no te inclinarás a ella ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos a los que me aborrecen, Y que hago misericordia a millares que me aman y guardan mis mandamientos.¨ Estatuas e imágenes son prohibidos. Dios odia esto. Doblar la rodilla a ellas, o entrar una iglesia donde se encuentran estas cosas, Dios odia esto. No es difícil entender estas palabras de Dios, y la amenaza que viene. Una maldición sobre tus hijos, tus nietos, y tus bisnietos para participar en estas abominaciones. Tal vez algunos de ustedes todavía entran la iglesia católica. Lee estas palabras que se encuentra en Éxodo 20 y aquí en Apocalipsis. Medita en estas palabras que salen de la boca de Dios y teme. Porque Dios odia la idolatría, y castiga a cada uno que participa en ella.

Debemos apartarnos de este maldad, y de todos que hacen este maldad. No son nuestros amigos. Son enemigos de Dios, y por eso nuestros enemigos. Este es el asunto de esta carta de Jesús, la cabeza de la iglesia, a los miembros de su iglesia. Somos de Dios, o somos del diablo, no hay más. La enseñanza de Jesús no deja un área nublada, es blanco o negro, Dios o Satanás. Y nuestras amistades deben ser amigos de Dios. Abre a Mat 10:34 No penséis que he venido para meter paz en la tierra; no he venido para meter paz, sino espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. 36 Y los enemigos del hombre serán los de su propia casa. 37 El que ama padre o madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama hijo o hija más que a mí, no es digno de mí. 38 Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.¨ Ahora tenemos la pregunta, por qué el padre y su hijo son enemigos, por qué la hija y su madre son enemigas, y la respuesta es por el evangelio de Jesucristo. Si uno es hijo de Dios y otro no, estos son enemigos. ¿Es fácil separar de tu madre por lo que ella se queda atrapada en su pecado, sin arrepentimiento? Por supuesto que no. Pero Jesús dijo toma tu cruz y sígame. La cruz de Cristo era la muerte. Como cristianos tenemos que hacer cosas que no agradan a nuestra carne. Si tenemos familiares que no son creyentes, nuestra conversación con ellos siempre deben estar en cosas espirituales, enseñándoles a arrepentir de su pecado, porque su pecado les está matando. No debemos pasar tiempo con ellos fingiendo que todo está bien, cuando las cosas son muy lejos del bien.

15 Así también tú tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la cual yo aborrezco.

La doctrina de Balaam y la doctrina de los nicolaitas están conectadas. Son pecados sensuales, en que la persona está sin ley. Algunos piensan por lo que estamos bajo la gracia de Dios podemos hacer lo que queremos. Que no hay ley para el creyente en el nuevo pacto. Contra esta acusación en el libro de Romanos, Pablo anticipa la objeción que si somos salvos por gracia por medio de la fe, y no por obras, podemos hacer lo que queremos. Escucha a lo que dice el apóstol en Rom. 3:31 ¿Entonces invalidamos la ley por la fe? ¡En ninguna manera! Antes bien, confirmamos la ley.¨ El creyente del nuevo pacto ciertamente es bajo la ley. Confirmamos la ley. Por eso, cualquier persona que piensa que puede seguir en el pecado, cumpliendo los deseos de la carne, y toda suciedad, pensando que Dios le va a perdonar por su gracia, no entiende los deberes del creyente adentro del pacto. Y un deber principal es vivir santo. Sea santo, porque yo soy santo, dice Jehová. Y si estás metido en pecado, sentado aquí ahora en pecado, sepa esto, lo que dice al fin del verso 15, Dios odia esto.

Como hijos de Dios, debemos tener la mente de Dios. Amando a lo que Dios ama, y odiando a lo que Dios odia. Amando a la misericordia. Amando a la justicia. Amando a la verdad. Amando a la santidad. Odiando a la fornicación. Odiando al adulterio. Y odiando todo tipo de pecado sensual. A ellos involucrado en estos pecados, y a los hermanos de la iglesia que conviven que gente que cometen estas maldades, Dios tiene algo que decir.

16 Arrepiéntete, porque si no, vendré pronto a ti, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.

El pecado de estos miembros de la iglesia en Pérgamo, no era que los hermanos estaban cometiendo los pecados de la doctrina de Balaam y los nicolaitas, fornicación e idolatría, sino que permitieron a otros que tenían esta doctrina estar adentro de la iglesia con ellos. No se separaron de los hijos de Satanás. Dios quiere una iglesia santa. Dios demanda una iglesia santa. Y aquí Jesús da el mandamiento de echar fuera de la iglesia a ellos que tienen esta doctrina equivocada, lo que resulta en una vida de pecado. Y como un trueno que suena del trono de Dios, y un relámpago que aparece en el cielo nochera, Jesús amenaza que vendré a ti. La amenaza es verdadera. Es una amenaza a toda iglesia que permite doctrina extraña y pecado a existir en la casa de Dios. Él que tiene la espada en su boca vendrá en un instante, repentinamente para pelear contra los malvados, y contra los que permiten tal cosa en la iglesia de Cristo.   Y como la guillotina corta la cabeza de su víctima, Cristo vendrá con su espada para destruir sus enemigos.17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

Jesús cierra esta carta en la misma manera que cerró las otras, llamando a los verdaderos hijos de Dios para oír el mensaje. Y hay dos promesas a los creyentes. Jesús dice daré a comer del maná escondido. Los judíos comieron del maná que cayó del cielo por 40 años en el desierto. Dios mandó a Moisés poner una vasija de maná en el arca del pacto donde se quedó escondido. El arca del pacto era donde moraba la presencia de Dios. Cuando Jesús vino y los judíos le rechazaron, Él dijo que era el pan del cielo. Los cristianos han estado comiendo este maná desde el tiempo que Jesús vino. Es comida espiritual lo que consiste en bendiciones espirituales, que vienen de la mano de Dios.

La piedrecita blanca tiene muchas interpretaciones. No podemos estar seguros de qué es. Pero en el tribunal una piedra blanca fue dada cuando una persona era inocente, y una piedra negra para el culpable. Y en los juegos olímpicos el ganador recibió una piedra blanca con su nombre escrito en ella. Tal vez se refiere a una de estas 2 cosas.

Este mensaje que Jesús tiene para su iglesia es fuerte. Dios dice a sus hijos, yo soy santo, sea santo. Y Cristo no permite maldad en su iglesia. Esto no significa que los hijos de Satanás no pueden venir a la iglesia. Esto no significa que no podemos conversar con los seguidores del diablo. Ellos deben venir, para ver si Dios le de arrepentimiento en fe por la predicación de la palabra. Y debemos conversar con ellos, pero sobre cosas espirituales, explicando que el pecado resulta en juicio de un Dios justo y santo.

Pero la enseñanza clara aquí, que resplandece como el sol en las aguas del mar, es que los hijos de Dios no deben tener comunión con los hijos de Satanás. Porque ¿qué comunión hay entre luz y tinieblas? Y para ustedes que todavía pasan tiempo con ellos que no son cristianos, comiendo con ellos, paseando con ellos, haga caso a la palabra de Jesús. Sepárate de ellos. Porque como dice Pablo en 2 Corintios 6:14 en adelante:   No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué concierto tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, 18 y seré Padre a vosotros, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.¨ No debemos tener amistades con los incrédulos. No son amigos de Dios, sino enemigos, y por eso no deben estar nuestros amigos. Y en ninguna manera debemos permitir sus abominaciones para corromper la iglesia de Cristo, lo que estaba pasando en Pérgamo. Salmo 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;¨ Si eres un hijo de Dios, obedece a Dios. La biblia está clara cuando dice sepárate de todo malhechor. Somos diferentes. Somos limpios, ellos sucios, somos hijos de Dios, ellos del diablo. ¿Qué comunión tiene Cristo con Satanás? ¿Por qué los hijos de Dios tendrán comunión, comiendo, paseando, con hijos del diablo? Ellos no piensan como nosotros, porque hacen las obras de su padre, el diablo. Y si tenemos la mente del Espíritu Santo, y de Pablo, diremos con el apóstol sobre ellos que no son creyentes cuando habló sobre Israel en Rom 11:28. ¨Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros.¨ ¿Con quién vas a pasar tiempo, con tus amigos, los hijos de Dios, o con tus enemigos, los hijos de Satanás?

2 personas en el mundo, Dios no permite que sus hijos participen en la maldad de los hijos del diablo, sino hay que mantener limpia la iglesia y separar de todo pecador, lo que aquí incluye fornicación e idolatría.

Rev 2:18 Y escribe al ángel de la iglesia en TIATIRA: El Hijo de Dios, que tiene sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al latón fino, dice estas cosas:

Jesús aparece en su furor con llamas de fuego listo para escudriñar los corazones de los hombres, y para pronunciar juicio sobre la maldad que encuentra. Jesús es Dios y tiene todo el poder del Dios eterno, viendo nuestras obras, escuchando nuestras palabras, y sabiendo nuestros pensamientos. Y sus ojos pelean contra el pecado como un fuego consume un bosque árido. Y sus pies duro como bronce aplastan a sus enemigos como un hombre aplasta una hormigas.

Jesús es el Hijo de Dios. El Hijo eterno de Dios, y Dios mismo. Dios es un solo Dios, en tres personas, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, tres personas, un solo Dios. El santo trino, la trinidad, y Jesús, el Hijo de Dios, es el segundo miembro de la santa trinidad.

Jesús, mientras anda en medio de los 7 candeleros, lo que significa toda la iglesia, la iglesia completa y perfecta manda al apóstol Juan a escribir al ángel de la iglesia en Tiatira, o al mensajero de esta iglesia, el pastor de Tiatira, no tan lejos de Pérgamo. Y con sus ojos como llamas de fuego, y sus pies resplandecientes como latón resplandeciente en el horno de fuego, el Hijo de Dios, el Juez justo, demanda la atención.

Rev 2:19 Yo conozco tus obras, y caridad, y servicio, y fe, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

Jesús comienza la carta con las mismas palabras en cada una de estas 7 cartas a las 7 iglesias en Asia, yo conozco tus obras. Y después viene una lista de 4 obras que Jesús reconoce como buenas. La primera obra en la lista es caridad, la palabra griega es agape lo que significa amor. Jesús alaba a esta iglesia por su amor. Amor es el resumen de los 10 mandamientos. Jesús dijo el primer mandamiento y más grande es amar a tu Dios de todo tu corazón, de toda tu alma, de toda tu mente, y de todas tus fuerzas, y el segundo mandamiento es amar a tu prójimo como a ti mismo. Esto es un resumen de los 10 mandamientos. Porque mandamientos 1 a 10 se tratan de Dios, y 5 a 10 se tratan con nuestros prójimos. La biblia dice mucho sobre el amor. El amor esconde muchos pecados. El amor es la más grande de las tres virtudes cristianas mayores, fe, esperanza y amor. Y esto porque amor nunca termina. Cuando estamos en la presencia de nuestro Salvador Jesús en la eternidad la fe y la esperanza ya no existirán, pero el amor nunca termina. Siempre habrá amor para Dios y los otros santos en el estado eterno. Y Dios nos dice que el amor resulta en obediencia. Si me amas, guardas mis mandamientos. Revisa tu propio corazón. Si dices que amas a Dios, ¿obedeces a sus mandamientos?

La segunda característica de esta iglesia para que Jesús la alaba es su servicio. Esta palabra es diakonia, y tenemos nuestra palabra diacono de esta palabra griega. El trabajo de un diacono en la iglesia es para servir. En Hechos 6 cuando las viudas griegas estaban mal atendidas, los apóstoles dijeron, nosotros no vamos a servir mesas, nosotros no las podemos dar de comer, tenemos que orar y estudiar la palabra de Dios. Este es el trabajo del pastor, orar y estudiar las Escrituras. Pero el trabajo del diacono es muy diferente. Los apóstoles dijeron escoge hombres llenos del Espíritu Santo para ser diáconos, para atender a las viudas, para ser siervos en la iglesia. Siempre necesitamos aplicar la biblia a nuestras propias vidas. ¿Piensas que Jesús alabaría esta iglesia por nuestro amor, o por nuestro servicio? Yo creo que estas son áreas en que podemos mejorar mucho. Debemos orar uno por el otro. Debemos dar consuelo en tiempos difíciles. Llevar las cargas de los hermanos como Jesús hace para nosotros, reprender el pecado, y exhortar para la santidad.

La tercera característica es fe, y la cuarta paciencia. Estas dos son juntas. Porque estos hermanos eran fieles mientras sufrían persecución. Y una mejor traducción para paciencia es perseverancia. Mientras sufrían, y vamos a ver cómo era el sufrimiento de estos hermanos, soportaban la persecución con paciencia y perseverancia como siervos fieles de Jesucristo.

Cuando Jesús dice al fin de versículo 19 que sus obras postreras son más que las primeras, significa que estos cristianos estaban creciendo en la fe. Estaban avanzando. Y esto debe ser la meta de cada uno de nosotros. No quedarnos en el estado en que estamos, sino avanzar en la fe, crecer en la santidad, crecer en buenas obras, para que todos aquí en este pueblo, y los pueblos alrededor, escuchen de nosotros, y nuestro fiel servicio para nuestro Señor. ¿Jesús puede decir esto sobre ti? ¿Estás avanzando en la vida cristiana?

Jesús tiene mucho bueno para decir sobre esta iglesia, pero no todo era bueno.

Rev 2:20 Pero tengo unas pocas cosas contra ti; porque permites a esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñar y seducir a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos.

Jezabel era la esposa del rey Acab de Israel 900 años antes que nació Jesús. Jezabel era una mujer malvada, engañadora, quien convenció a su esposo el rey a adorar a dioses falsos, Baal y Aserá. Aún construyeron ídolos para adorar, lo que es idolatría. Esta era una edad de gran apostasía para Israel, el pueblo escogido de Dios, porque Jezabel quería eliminar la adoración de Jehová Dios del pueblo en cambio por sus dioses falsos, y muchos israelitas seguían esta abominación.

Había una mujer en la iglesia de Tiatira enseñando la misma cosa. Y algunos dicen que esto se relaciona con la iglesia católica. La fornicación aquí puede ser fornicación espiritual, lo que significa adorar a dioses falsos. Y como estas personas hicieron estatuas, y se arrodillaron a esas, los católicos también cometen fornicación por adorar a los santos y a la virgen María, atribuyendo los atributos de Cristo a María, el perdón de pecado, la intercesión con Dios. Jesús nos enseñó en su tentación con el diablo Mat 4:9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Mat 4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás.¨ Y cuando los católicos oran a los santos, se arrodillan delante de las imágenes hecho con manos, y piden que María perdona a los pecadores, ellos también cometen fornicación espiritual, porque a Dios y solo a Dios adoraremos y serviremos. Y todo lo que es fuera de esto es idolatría y fornicación.

Pero tal como los hermanos de la iglesia en Pérgamo, los creyentes en esta iglesia de Tiatira no eran culpables de estos pecados. Su pecado era permitir otros que hacían estas cosas para ser miembros de la iglesia. Estos querían ser amigos con el mundo, para no ser perseguido por el mundo, y al mismo tiempo un amigo con Dios. Pero esto es imposible. Si alguien no asistía el culto pagano, y la adoración de dioses falsos y estatuas, y si no comieran la comida sacrificado a los ídolos, perdieron sus trabajos, y fueron perseguidos. Por eso, para evitar la persecución, algunos participaban en la adoración a dioses falsos, y la adoración de Jehová Dios. Jesús condena esto. Ellos querían ser amigos con el mundo y amigos con Dios. Pero Jesús dijo: «Nadie puede servir a dos señores» (Mt. 6:24; Lc. 16:13). A lo que Santiago agrega: «Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios» (Stg. 4:4). Hay que quedar firme en la fe, soportando la persecución del mundo con paciencia.

Rev 2:21 Y le he dado tiempo para que se arrepienta de su fornicación; y no se ha arrepentido.

Dios es lento para la ira, y da la oportunidad al pecador para arrepentirse y cambiar sus maneras. Num 14:18 Jehová, lento para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión.¨ Tenemos esta promesa, que si nos arrepentimos, Dios es fiel para perdonarnos. Y nos da la oportunidad mientras escuchamos su voz sonando como truenos llamándonos al arrepentimiento. Pero si continuamos en nuestra desobediencia, como una hacha hace caer un árbol grande, nuestra caída será grave cuando su paciencia con nuestro pecado ya no dura más, cuando viene en su venganza para cortarnos y poner un fin a nuestra rebeldía. Tal como en los días de Noé, como dice 1 Ped. 3:20: ¨ los cuales en tiempo pasado fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se aparejaba el arca; en la cual pocas, es decir, ocho almas fueron salvadas por agua.¨ Su paciencia no es para siempre. Aunque Dios es lento para la ira, si continuamos en nuestro pecado sin arrepentimiento, sin cambiar nuestras maneras buscando el perdón, el vendrá para nosotros, y vino para estos malvados en Tiatira.

Rev 2:22 He aquí, yo la arrojaré en cama, y a los que adulteran con ella, en muy grande tribulación, si no se arrepienten de sus obras.

Fornicación, sea en la carne o espiritual, y adulterio, no es de poca importancia. Es un pecado grave. Y aquí viene la amenaza de Jesús, con sus ojos de fuego y pies de latón, Él mismo consumirá el pecador en su ira. Jesús aplastará el que anda sin arrepentimiento como un niño quien salta en una uva la hace explotar con su pie. Por eso sabe esto, tal vez disfrutas el placer del pecado por una temporada, pero vendrá un tiempo, sea en este mundo o el próximo, en que Jesús te dará gran tribulación. Esta palabra tribulación significa presión, aflicción, angustia, persecución, problemas.

Rev 2:23 Y heriré a sus hijos con muerte; y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los riñones y los corazones; y daré a cada uno de vosotros según sus obras.

La biblia nos dice que Dios castiga a los hijos por el pecado de los padres. Toda la raza humana ha estado condenada por el pecado de un hombre, Adán. Cuando él pecó, la muerte y el pecado pasaron a todos los hombres. Pero aquí hijos se puede referir a los hijos espirituales, o seguidores de estas abominaciones. Y este pecado vendrá a la luz para que todas las iglesias sepan que Jesús es Dios. Jesús está hablando aquí y dice que él escudriña los corazones. Significa que Jesús es omnisciente, Jesús sabe todo, y hay uno solo quien sabe todo, Dios. Jesús escudriña las partes más íntimas del hombre. Sus pensamientos más profundos de su corazón. Y Jesús, después de analizarnos, dará a cada uno según sus obras. Y para ellos que participan en estos pecados de fornicación y la adoración de imágenes y estatuas, habrá un día de juicio en que se sentirán la ira de un Dios enojado, quien les dio tiempo para arrepentirse de su maldad, pero le dieron la espalda a sus advertencias y continuaban en su pecado, quien vino con su palabra a los pecadores, la palabra de perdón y reconciliación y vida, pero estos le dieron la espalda y continuaban en su pecado, quien soportaba con mucha longanimidad su desobediencia, mientras estos malvados seguían siendo amigos del mundo. Al fin Dios les devolvió a ellos, lo que ellos le habían dado a él. Segarás lo que siembras.

Rev 2:24 Pero a vosotros digo, y a los demás en Tiatira, a cuantos no tienen esta doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás. No pondré sobre vosotros otra carga.

Ahora él que tiene los ojos de fuego y pies de bronce dirige sus palabras a los moradores de Tiatira que han quedado limpios de todas las abominaciones de la falsa doctrina y mala práctica, a los que no han arrodillado la rodilla a los dioses falsos, a los que no han inclinado a las estatuas, ni entraron los lugares donde la gente hace este, comiendo comida sacrificada a a ídolos, Jesús escribe a los que no participan en fornicación, y dice que ellos no han conocido las profundidades de Satanás.

Hay 2 personas en el mundo, hijos de Dios e hijos de Satanás, y no existen más. Si no obedecemos a Dios, si no creemos la sana doctrina, si no hacemos caso a sus mandamientos, somos hijos del diablo, y como estos en Tiatira, conocemos las profundidades de Satanás. Él es nuestro Padre y hacemos sus obras. Pero si no seguimos a Satanás, seguimos a Dios, y somos hijos de Dios. Todos en el mundo son hijos de Dios, o hijos de Satanás. Examina a tu vida a ver a cual Padre perteneces. Jesús da una carga aquí a los hijos de Dios, al fin del versículo 24 y en 25 nos manda a guardar lo que tenemos.

Rev 2:25 Pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga.

Nos manda a guardar la palabra de Dios. Si tú quieres saber la voluntad de Dios, aquí está. 1 Tes. 4:3 Porque ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación; que os abstengáis de fornicación.¨ Jesús nos dice retiene lo que tienes. ¿Y qué es lo que tenemos? La palabra de Dios. Cuando la palabra dice adora a Dios, y solo a Dios, retenemos esto. Cuando la palabra dice, no te harás imagen ni ninguna semejanza, de cosa que este arriba en el cielo ni abajo en la tierra, no te inclinarás a ellas ni las honrarás, hacemos caso a esto. Cuando la palabra dice no cometerás fornicación. No cometerás adulterio. Hacemos caso a esto. Retenemos la fe que Jesús y los apóstoles nos dieron. Y Jesús también nos dice, retiene la fe hasta que yo venga.

Jesús nos dice aquí, sin equivocación, que Él va a venir a la tierra otra vez. La primera vez vino como un cordero. Dios su vida como un sacrificio por su iglesia, derramando su sangre por el perdón de pecado, siendo entregado al matadero porque nosotros quebramos la ley de Dios, y para recibir perdón de pecado, para expiar nuestros pecados, Jesús se hizo pecado, aunque no conoció el pecado. Pero después de su muerte Dios le levantó. Jesús ascendió al cielo y heredó su reino, un galardón por cumplir el pacto de gracia. Y ahora Jesús está sentado en su trono davídico en el cielo, reinando en toda su majestad, y como un rey humano pelea contra el ejército invasor, Jesús vendrá en el último día en toda su gloria, en llama de fuego, y con los santos ángeles aparecerá en el cielo como el león de la tribu de Judá, para derramar su venganza contra sus enemigos. Retened la fe que Jesús nos ha entregado para que en ese día regocijemos en su venida. ¿Estás viviendo para Cristo? Retienes la fe que Él entregó? Obedeces a sus mandamientos?   Jesús nos da un mandamiento. Retened la fe cristiana, y en esta carta más específica, no adores los dioses falsos, lo que hoy en día incluyen la virgen María y los santos, no te inclinarás a las estatuas, no cometes fornicación. Y si cumplimos nuestro deber, por la gracia de Dios, hay una promesa.

Rev 2:26 Y al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las naciones;

El que venciere se refiere a todo cristiano. Por la gracia de Dios perseveramos en la fe hasta el fin. El poder del Espíritu Santo, el tercer miembro de la Trinidad, nos sostiene. Un cristiano verdadero no puede caer a la perdición porque Dios es con nosotros, y si Dios con nosotros, ¿quién en contra? Nosotros no somos poderosos de nosotros mismos para cumplir nuestros deberes, pero Dios es fuerte para obrar en nosotros para cumplir su propósito. Filip. 2:13 porque es Dios el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.¨ Y como vencimos por la gracia de Dios, lo que nos sostiene en nuestra batalla contra el reino de Satanás, y mientras todos los hijos del gran dragón nos atacan, Dios queda fiel.

Y al fin de versículo 26, con versículo 27 dice.

Rev 2:27 y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como también yo he recibido de mi Padre;

Jesús dice que nos dará poder sobre las naciones. Las naciones son los gentiles, en contraste al Israel verdadero. Las naciones son los hijos de Satanás. Y Jesús nos dará poder sobre ellos. Jesús es el Rey del universo sentado en su trono en el cielo. El Padre le prometió esta recompensa en Salmo 2:8 por cumplir sus obligaciones en el pacto de gracia y entregar su propia vida como un rescate por su pueblo. Salmo 2:8 dice, ¨Pídeme, y te daré por heredad las naciones, y por posesión tuya los confines de la tierra.¨ Este es un Salmo mesiánico. Jesús es el Mesías. Este Salmo se refiere a Él. Y como el Padre dio las naciones a Jesús, Jesús da a sus hijos autoridad sobre ellos, los hijos de Satanás. Y tenemos la pregunta, ¿en qué consiste esta autoridad? Salmo 2:9 y Apocalipsis 2:27 son casi iguales. Salmo 2:9 dice: ¨Los quebrantarás con vara de hierro; como vaso de alfarero los desmenuzarás.¨

La palabra regirá en versículo 27 también se traduce pastorearás. Un pastor tiene un bordón de madera dura, para proteger sus ovejas en contra los animales feroces. El pastor de la iglesia tiene el mismo trabajo, para proteger su rebaño contra los falsos maestros. Pero aquí dice regirá en vez de pastorear por lo que hay una connotación negativa. Y la palabra también significa destruir. Y aquí no es un bordón de madera sino una vara de hierro, más duro todavía. Los enemigos que atacan los seguidores de Jesús y el santo evangelio, recibirán golpes con la vara de hierro. En Salmo 2:9 la palabra vara, para vara de hierro representa el cetro de Jesús, y su autoridad sobre el mundo, para gobernar, disciplinar y juzgar. Y nosotros, como hijos de Dios, tenemos esta misma autoridad, primero entregado del Padre al Hijo, y ahora entregado del Hijo a nosotros. 1Co 6:2 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y el mundo será quebrado como vaso de alfarero por rechazar el evangelio de Cristo y por pelear contra su iglesia.

También hay otra promesa para los vencedores, los fieles, los hijos verdaderos de Dios, en versículo 28.

Rev 2:28 y le daré la estrella de la mañana.

Aquí tenemos otra promesa espiritual. Jesús es la estrella de la mañana. Leemos esto en 2 Ped. 1:19 Tenemos además la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien de estar atentos como a una lámpara que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca, y la estrella de la mañana salga en vuestros corazones. En el versículo anterior leímos que Jesús es un Rey, reinando con su cetro. En Apo. 22:16 leemos que Jesús es un Rey y la estrella de la mañana. Apo 22:16 Yo soy la raíz y el linaje de David, y la estrella resplandeciente de la mañana.¨ David era el Rey de Israel. Jesús es un descendiente de David, y en este momento reinando como Rey del universo sentado en el trono davídico en el cielo. Y esto conforme a la profecía de Balaam sobre Jesús en Num. 24:17 Saldrá Estrella de Jacob, y se levantará Cetro de Israel.¨ Entonces qué significa que Jesús es la estrella de la mañana?

En Job 38:31 leemos ¨¿Podrás tú atar las delicias de las Pléyades, o desatarás las ligaduras del Orión?¨ Las Pléyades y Orión son dos constelaciones, o grupos de estrellas. Orión salió en el invierno. Los rabís judíos dijeron que Orión congela, mata la cosecha. No hay sembrío y cosecha en el invierno. En contraste, las Pléyades da vida. Los rabís judíos dijeron que las Pléyades hicieron crecer las plantas en la primavera. Dios comida. Dio vida. Esto es la promesa espiritual que Jesús nos dará la estrella de la mañana. Jesús es la estrella de la mañana, y Jesús nos dará vida. Si sigues el camino de Dios, si eres un vencedor, Jesús te dará vida y vida eterna. En versículo 29 tenemos la conclusión.

Rev 2:29 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Déjanos escuchar el mensaje que Cristo tiene para nosotros, su iglesia. El mensaje que viene del Espíritu Santo, lo que inspirado, respirado por Dios a su iglesia. Aquí tenemos la voluntad de Dios para nosotros. Y no solamente para esta iglesia en Tiatira, sino para todas las iglesias en todo el mundo a lo largo de la historia. Y el mensaje es esto: Adora a Dios. Da tu vida a Dios. No participes en la maldad del mundo, arrodillándose a las estatuas, cometiendo fornicación, y todo otro tipo de maldad en que anda el mundo. Sepárate de los hijos del diablo, y agarra a Jesucristo. En toda tribulación, en toda prueba, en medio de la persecución, nunca da la espalda a Jesús para aliviar tu sufrimiento en esta vida. Sufre con paciencia, con perseverancia, con fe en Dios. Y Él que está sentado en su trono en el cielo, Él que conoce tus obras, el que lee tu corazón con sus ojos de fuego te dará vida con él. Y hermanos, ¿qué hay mejor que esto? Absolutamente nada.

El Peligro de Ser un Profesor

Cada qué tiempo revisas tu vida y cada cuanto escudriñas a tu alma para ver si estás dentro de le fe, para ver si en realidad eres un creyente, un seguidor de Cristo, un hijo de Dios, un heredero de la vida eterna? Había muchos en la iglesia de Sardis que eran muertos. Sentado en la congregación como ustedes están sentados aquí esta mañana, pensando que eran hijos verdaderos de Dios, pero la realidad era muy diferente. Jesucristo, quien escudriña a los corazones, quien conoce nuestros pensamientos más íntimos, conoce quienes son sus corderos, y quienes son solamente profesores, cristianos por una profesión verbal, pero muerto como un pescado dejado en la arena del mar. Estos están sin vida. Pero asiste la iglesia, escuchan la predicación, dicen que son creyentes, y que tienen Jesús en su corazón, pero Jesús dice algo diferente. Jesús dice que son manchados por su pecado, y enemigos. Por eso, es importante que apliquemos las palabras de Jesús a nuestros propios corazones. Revisas tu vida para ver si estás adentro de la fe? Escudriñas a tu corazón para determinar si tu fe es verdadera? Este es un deber importante de todo cristiano.

Rev 3:1 Y escribe al ángel de la iglesia en SARDIS: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice estas cosas: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Rev 3:2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

Rev 3:3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído, y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velares, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Rev 3:4 Pero aun tienes unas pocas personas en Sardis que no han contaminado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignas.

Rev 3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Rev 3:6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Jesús dirige esta quinta carta a Sardis, lo que Jesús dice es muerto. La iglesia es en un estado grave, más grave que las iglesias anteriores, por lo que ellos eran creyentes que permitían incrédulos en medio de ellos. Pero aquí, Él que sabe todo, Jesucristo, dice que los miembros de esta iglesia son muertos. Y por eso el inicio de su carta tiene mucho significado, cuando dice que el tiene, Jesús tiene, los 7 espíritus de Dios y las siete estrellas. Ños acordamos que el número 7 significa completo, y se refiere al Espíritu Santo. Jesús tiene la plenitud del Espíritu, por lo que Dios no le dio el Espíritu por medida. Y el Espíritu da vida. Jesús tiene las 7 estrellas e su maño, los predicadores de la iglesia, y los manda donde quiere, y con el poder del Espíritu Santo obrando por la palabra de Dios, Jesús da vida. Aunque esta iglesia en Sardis es muerta, Jesús tiene el poder por medio del Espíritu Santo para dar vida. Y como Jesús tiene poder para dar vida, también tiene poder para quitar vida. Y si esta iglesia no se arrepintiera de su mal camino, Cristo pondría un fin a la iglesia como un mayorcito sin energía sopla su vela y quita la llama antes de dormir.

Esta iglesia era una iglesia de profesores. Dijeron que eran creyentes, pero no eran. Pensaban que eran hijos de Dios, pero pensaban mal. Cristo dice yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto, dices que vives, pero estás muerto. No hay poder del Espíritu en tu iglesia, mientras dices que eres uña iglesia de Cristo.

Hay muchas iglesias muertas hoy en día. Hay muchas personas muertas hoy en día. Iglesias que dicen que pertenecen a Cristo, pero son nidos del diablo. Personas que piensan que son hijos de Dios, pero están engañadas. Ña situación no es diferente hoy en día que en los días del apóstol Juan. Y por esa razón es tan importante que analizamos a nuestra propia situación. Este no es un asunto pequeño. Estas personas están adentro de la iglesia, pero Jesús les condena. Si estos habían escudriñado a sus corazones habrían visto que estuvieron extraños al pacto de Dios.

Rev 3:2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.

Se vigilante está en el tiempo presente continuo, lo que significa que es un trabajo que no termina. A los pocos que son fieles en Sardis Cristo dirige esta carga para estar alerta, y vigilante, como uña guardia sentado en la torre protegiendo la ciudad, o como un pastor con su bordo protege el rebaño, sé vigilante, esté alerta. Pablo dio la misma carga a los que estaban bajo su cuidado mientras salía de en medio de ellos: Hechos 20:29-31 Porque yo sé esto, que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí. 31 Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.¨ Jesús dijo la misma cosa cuando estaba en el mudo: Mat 24:24 Porque se levantarán falsos Cristas, y falsos profetas; y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuese posible, aun a los escogidos.¨ Es u trabajo continuo de la iglesia de proteger la saña doctrina. Hay muchos que quieren destruir la iglesia. Hay otros que piensan que son miembros de la iglesia pero no son.

Estás vigilante e las cosas de Dios? Estás vigilante e leer la palabra? Estás vigilante en orar? Estás vigilante en enseñar a sus hijos el camino de Dios? Estás vigilante en corregir tus malas acciones, tus malas palabras, y tus malos pensamientos? Estás vigilante? Cristianos verdaderos son vigilantes, no ñeglectiñg las primeras cosas.

watchful: Rev_16:15; Isa_56:10, Isa_62:6-7; Eze_34:8-10, Eze_34:16; Zec_11:16; Mat_24:42-51; Mat_25:13; Mar_13:33-37; Act_20:28-31; 2Ti_4:1-4; 1Pe_4:7, 1Pe_5:8

Los profesores no son vigilantes. Como el guardia que duerme mientras el enemigo trepa el muro en la noche, el profesor duerme mientras su alma se destruye. No revisa sus acciones y palabras al fin de cada día. No ora por la gracia de Dios para avanzar en la santidad. Es relajado y no involucrado en la guerra lo que es la vida cristiana. Estas palabras de nuestro Señor y Dios Jesucristo son palabras de acción. Sé vigilante. Sé alerta. Jesús continúa en este mismo versículo.

Afirma las otras cosas que están para morir – Fortalece el amor para la verdad. Crece en amor y obras de amor uno para con el otro. Este mensaje está dirigido a los creyentes verdaderos. Continúa en la fe. Sigue a la perfección. Y otra vez necesitamos preguntarnos si estamos afirmando lo que empezamos, el amor para el Salvador, el amor para otros. Haga la pregunta al fin de cada día, qué he hecho este día para mi Salvador? Qué he hecho para mis hermanos. Has fortalecido a otros? Has dado una palabra de exhortación a un hermano deprimido? Has dado consuelo a él que sufre? Piensa ahora, esta semana pasada, qué has hecho para la causa de Cristo? Eres vigilante, o eres un profesor, diciendo que eres un creyente pero sin obras para probar tu profesión de fe? Si no vigilamos, si no luchamos para seguir adelante y matar el pecado, si no amamos a Dios y amamos a nuestro prójimo, con obras para probar este amor, como dice al fin de este frase, aún las cosas que tenemos morirán, y estaremos dejados con nada, vacíos. La obra de fe es una batalla continua. Estás en la batalla, o estás en los asientos viendo mientras otros pelean? Se vigílate. Se alerta. Afirma las cosas que están para morir. Y al fin del versículo.

porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios – Aunque los hermanos en esta iglesia teñían obras, las obras no eran perfectas, o sea completas, llenas, finalizadas. Habla sobre la calidad de la obra. Cuando hacemos una obra para Dios, Jesús también analiza nuestro motivo. Si lo hacemos de necesidad, con amargura e nuestro corazón que estamos obligados hacer la obra, sin duda no es perfecta ni cumplida. Falta. Hay algunos motivos para hacer las obras de Dios de negar la carne, buscar el bien de otros aún si significa menos para nosotros, y el motivo más grande es el amor. Si amamos a Dios, si amamos a nuestros hermanos, obras no deben ser difíciles. Ños da placer para agradecer a nuestros esposos, y a nuestros hijos, aunque muchas veces requiere un sacrificio en nuestro parte para hacerlo. Y es lo mismo con Dios. Profesores no sacrifican para servir a Dios, o para servir a sus hermanos. Profesores no toman su cruz, no sufren para servir como Jesús. Profesores hacen lo que quieren. Su vida cristiana es tranquila, sin esfuerzo, y por eso Jesús llama a esta iglesia muerta. Los miembros dicen que son cristianos, pero Él que conoce lo corazones no está de acuerdo.

Otro motivo para servir a Dios además del amor es para recibir una recompensa. La biblia está clara que cosechamos lo que segamos. Si sufrimos para Cristo, Él os recompensará. En este mundo y en el próximo. En este mundo nuestro espíritu será regocijado en toda circunstancia. Nuestro gozo será completo. Si andas sin gozo e este mundo es porque tienes un problema espiritual.

Rev 3:3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído, y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velares, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.

Este versículo es excelente en proveer el remedio para todo cristiano quien no está dando 100 por ciento a Jesús. El remedio para tristeza, preocupación, langor, y toda otra debilidad en la fe. Acuérdate. Piensa en lo que has recibido y oído. Medita en las varias mañeras que Dios ha teñido misericordia contigo. Pasa tiempo solo, reflejando en los eventos de tu vida e que Dios ha obrado. Y esto produce fervor en el corazón. Dios está con nosotros. Me acuerdo lo que hizo. Me acuerdo como estaba en el hoyo, y Él me rescató. Me acuerdo cómo escuchó mis clamores en mi angustia. Como sube el sol y quita la oscuridad de la noche, las memorias de lo que hemos recibido de la maño abundante de Dios prenden un fuego en el corazón.

Guárdalo significa vigila estas cosas en tu memoria, protégelos como un guardia protege sus compañeros en guerra en la vigilia nochera. Y arrepiéntete. Cambia tu mañera de pensar. La vida cristiana no es tranquila. El apóstol Pablo la describe como guerra, como el atletismo lo que requiere mucho entrenamiento. Es trabajo, y trabajo duro. Y esta es la diferencia entre cristianos verdaderos y los profesores. Uno está metido en la guerra, peleando, matando el pecado, tomando medidas para evitarlo, y sirviendo como Cristo servía, tomando su cruz diario, sufriendo como Cristo sufría. El profesor evita todo esto. Analiza tu corazón, y como Cristo dice a esta iglesia, arrepiéntete. Cambia tu mañera de pensar. Cambia tu mañera de vivir. Entra la guerra. Entra la competición. Y si no te arrepientas, mire al fi del versículo:

Pues si no velares, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti – Velares es la misma palabra que Jesús dijo en antes, se vigilante, se alerta, porque si no, Cristo vendrá como ladrón, como Jesús dijo en Mat 24:43 y Lucas 12:39, como Pablo dijo en 1 Tés 5:2, como Pedro dijo en 2 Pe 3:10, y como Jesús dirá otra vez en Apo 16:15. Es una advertencia directa de juicio venidera. Si no te arrepientes de tu indolencia, de tu falta de amor, de tu falta de obras, de tu falta de matar el pecado y obedecer a Jesús, Él Juez justo vendrá, y cuando no estás listo, quitará lo poco que tienes, y quedarás vacío.

Después de la noche viene la mañana. Después de la advertencia, viene la promesa en versículo 4.

Rev 3:4 Pero aun tienes unas pocas personas en Sardis que no han contaminado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignas.

Esta iglesia tiene algunos que son fieles. No todos que asisten la iglesia son hijos del diablo, la mayoría sí, pero Jesús dice que hay pocas personas, que no ha contaminado sus vestiduras, Jesús conoce a sus hijos por nombre. Hay algunas que no son amigos con el mundo, algunas que no son manchadas por el pecado, algunas que hacen la obras de Dios, algunas que le obedecen, que le sirven, que toman su cruz y le siguen aún cuando viene el sufrimiento por ser un cristiano, algunas que leen su palabra, algunas que oran a Él, algunas que entrenan sus hijos en la verdad y cómo caminar recto en este mundo malo.

Y la frase contaminada sus vestiduras se refiere a idolatría, adorar a dioses falsos y las cosas hechas con maños, a la fornicación, al adulterio, ambos carnal y espiritual. Los pocos que no han participado en estas abominaciones tienen uña promesa grande.

Andarán con Cristo en vestiduras blancas.

Primero dejaos ver la grandeza de esta promesa. Para caminar con Cristo. Este es el fin de la vida cristiana. Esta es la meta de todo cristiano, estar en la presencia de nuestro Señor, disfrutarle, amarle, verle, abrazarle, caminar con Él en gozo y paz para toda la eternidad, adorarle, y recibir la plenitud de su amor para nosotros.

El color blanco representa pureza y santidad. En el estado eterno no hay pecado y no hay mal. Es un lugar donde reina la justicia.

Estos son dignos. Son dignos por lo que Jesús ha hecho e ellos en quitar su pecado, en darles gracia para perseverar hasta el fin, para continuar en el sufrimiento, como Jesús dijo a pablo, mi gracia es suficiente para ti. Somos dignos, no de nuestro propio esfuerzo, sino porque Cristo nos ha hecho dignos, por su muerte y resurrección, y obra en nuestros corazones.

Rev 3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

El que venciere se refiere a todo cristiano quien tendrá victoria sobre la muerte, sobre el pecado, sobre el gran enemigo Satanás. Estaremos victoriosos al fin de la batalla. Ya no habrá más guerra. La competición terminará. Y los fieles serán proclamados victoriosos en el día final. Los libros serán abiertos, y todo nombre, de toda persona que ha vivido a lo largo de la historia aparecerá delante del tribunal de Cristo. Y cuando el leo de la tribu de Judá abre el libro de la vida, si tu nombre no aparece allí, si tú eres un profesor y no un hijo verdadero de Dios, estará arrojado al infierno. Pero para ellos con sus nombres escritos en el libro de la vida, y esta es mi esperanza para cada uno de ustedes, Cristo leerá tu nombre, confesará tu nombre delante del Padre y delante de los ángeles, mientras toda la creación está viendo. Este será un día de juicio. Y un día de victoria para los santos. Porque cuando Cristo está sentado en su trono en la presencia del padre, del Espíritu, de los santos ángeles, y de todas las personas a lo largo de la historia, leerá tu nombre, y dirá, ¨ Bien hecho, siervo bueno y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.¨ Si tú eres un escogido de Dios, sepa esto, Él te conoce. Él escribió tu nombre en su libro de la vida antes de la fundación del mundo. Él te ama, y tu nombre no será borrado, porque tú eres un heredero de la vida eterna. No puede ser borrado, tenemos el doble negativo, o me, e el griego, la frase más fuerte que existe en el idioma para decir que esto no pasará, no puede pasar, porque el Dios todopoderoso está guardando tu salvación

Rev 3:6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

La Iglesia en Filadelfia Apo. 3:7-13

Del principio Dios ha hecho un pacto con sus hijos. Y en su santo pacto el gran Creador del universo ha prometido estar nuestro Dios, guiarnos, como la estrella que Dios puso en el cielo guiaba a los sabios a la casa del niño Jesús; protegernos, estar nuestro escudo en tiempos de peligro; recompensarnos, para servicio fiel a nuestro Rey recibiremos una corona incorruptible que no se pudre como las hojas de laurel en las coronas dadas a los ganadores de los juegos olímpicos. Dios será nuestro Dios. Este es el corazón del pacto. Este es el principio Emanuel que es un vínculo en la cadena del pacto que se une toda la Escritura. Pero si esto es lo que quieres, que Dios sea tu Dios, tienes deberes. Para hacer participantes en las bendiciones del pacto, y recibir las promesas celestiales, tienes que cumplir tus deberes. Y como dijo al Rey Salomón: Ecl 12:13 El fin de todo el discurso oído es éste: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.¨ Y como un padre fiel cumple su deber a su familia por proteger y proveer con amor y gozo, los hijos de Dios cumplen su deber de obediencia al Padre celestial también con amor y gozo.

Y en esta sexta de siete cartas a las iglesias en Asia, leemos que la iglesia en Filadelfia era fiel. Esta iglesia cumplió su deber y recibió la promesa del pacto, el principio Emanuel, yo seré tu Dios, y tú serás mi pueblo. Cristo les alaba para tres deberes específicos que estos hermanos guardaban. 1.Evangelizar. Dios les dio una puerta abierta para evangelizar a los que andaban en tinieblas. 2.Estos hermanos alumbraron su luz en el mundo de oscuridad como una lámpara alumbra un cuarto oscuro. 3.Obedecían a Dios. Y esta mañana nosotros tenemos la oportunidad para revisar nuestra vida espiritual, para ver si somos fieles como los hermanos de la iglesia en Filadelfia en evangelizar, alumbrar, y obedecer. La recompensa para ser fiel es la recompensa más grande que hay. Es ser un participante en el pacto y heredar la promesa que tiene resultados eternos, el principio Emanuel, yo seré tu Dios, y tú serás mi pueblo, la promesa que encontramos desde el principio de la biblia en Génesis hasta el fin aquí en Apocalipsis. La promesa del pacto en quee estaremos llamados hijos de Dios.

Leamos Apocalipsis 3:7-13

Esta sexta carta está dirigida a la iglesia en Filadelfia. El Rey Átalo fundó la ciudad y lo nombró por el amor que tuvo para su hermano. La palabra filadelfia significa amor fraterno. Era una ciudad cerca de un volcán. Y a causa del volcán había terremotos. En el año 17 d.C. un terremoto destruyó toda la ciudad. Las columnas de sus casas fueron derrumbadas. Muchos salieron de la ciudad, y no regresaron allí para vivir. Además de perder sus casas, y vivir afuera de su tierra, había otro problema para los cristianos en Filadelfia. Los hijos del diablo cambiaron el nombre de la ciudad para honrar a los emperadores Romanos. En esa época muchos adoraban al emperador, un ser humano, en vez de adorar a Dios. A estos hermanos escribe el apóstol Juan las palabras de Jesús.

Cada vez que Jesús empieza una de estas 7 cartas a las iglesias le describe a sí mismo. Y esta vez dice 3 cosas. Jesús es el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David. Jesús es santo. No hay mancha en Jesús, Él está vestido en blanco, es puro, justo, santo. Jesús es el Verdadero. Mientras el gran enemigo de la iglesia, Satanás, la serpiente antigua es el padre de mentiras, Jesús es la verdad. Y de él proviene su palabra, la verdad de Dios que tenemos en nuestras propias manos, y la manera que conocemos a Dios, por la verdad de su palabra. Jesús es santo. Jesús es verdadero. Y Jesús tiene la llave de David. Esta llave es la llave a la vida eterna, lo que solamente Jesús da. Jesús abre la puerta a quien quiere. Y Jesús cierra la puerta a quien quiere. El poder de salvación está en su mano. David era el Rey de Israel. Y en este momento, según Hechos 2, Jesús está sentado en el trono de David en el cielo, gobernando sobre el universo como un Rey gobierna su palacio. Y como el rey tiene la llave o el poder para dejar entrar quien quiere en su palacio, Jesús tiene la llave para dejar entrar en su palacio, o su reino espiritual. Y como dice aquí en versículo 7, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre, la salvación es de Jesús. Si tú eres un hijo de Dios, un miembro de la iglesia de Cristo y en su reino espiritual, nadie ni nada puede cerrar la puerta en tu salvación, porque Jesús la tiene abierta. Pero si Jesús ha cerrado la puerta, nadie la puede abrir. Jesús tiene el poder para dar vida, y quitarla. Él es el Autor de nuestra salvación. Juan 14:6: ¨ Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.¨ El Dios de nuestra salvación, quien sabe todas las cosas, dice en versículo 8:

Rev 3:8 Yo conozco tus obras: he aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar; porque aún tienes un poco de fuerza, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.

Otra vez Jesús menciona esta puerta abierta, lo que se refiere a la vida eterna, a la salvación. El Apóstol Pablo usa este mismo ejemplo, la puerta abierta, para hablar sobre la predicación del evangelio. 1 Co 16:9, 2 Co 2:12, Col 4:3, Hech 14:27. Este es un trabajo principal de la iglesia, evangelizar. Es el primer de los 3 deberes que Jesús menciona aquí. Y es un deber de cada miembro de la iglesia. Cristo dice aquí que Él conoce las obras de esta iglesia. Él sabe que en esta iglesia en Filadelfia los miembros eran fieles para compartir el evangelio. Porque sin esto, como gotas de una llave con una fuga caen en el desagüe, así en este pueblo alrededor nosotros caen las personas al infierno. Pero Jesús nos ha dado una puerta abierta. ¿Cuándo es la vez pasada que hablaste con alguien sobre el perdón de pecado por la sangre de Jesús? ¿Estás fiel en tu deber de evangelizar? Es una lástima que los únicos que vemos andando en la ciudad son los falsos testigos de Jehová. Donde está nuestro amor para los perdidos? Donde está nuestro fuego para Jesús? Somos instrumentos en la mano de Dios, herramientas en su talega. Y qué gran privilegio es estar utilizado por Dios en su plan de salvación, para guiar otro a la puerta que Jesús ha abierto. Evangelizar, el primer deber que cumplió los hermanos en Filadelfia.

Aunque esta iglesia era una iglesia fiel, eran pocos, no significativo en los ojos de los malvados en Filadelfia. El verso dice que esta iglesia tiene un poco de fuerza. Significa que los malvados dominan la ciudad. La iglesia sí tiene influencia en la ciudad, pero es poca. Los hermanos alumbran su luz en las tinieblas. No están sin fuerza. Los hijos de Satanás les reconocen. Pero como una sola vela en una sala grande no da mucha luz, así era la fuerza de esta iglesia. Y esto no era pecado. Jesús está alabando a esta iglesia. Nosotros cumplimos nuestro deber de alumbrar en el mundo, pero los resultados son de Dios. En algunos lugares Dios hace prosperar mucho su palabra. Pero en otros lugares no es así. Leemos en Hechos que el Espíritu Santo prohibió Pablo de ir a evangelizar en Asia. Asia quedó en tinieblas. Los hermanos en Filadelfia son pocos. Pero esto no debe ser una sorpresa. Jesús nos dice que su rebaño es pequeño. Jesús nos dice que el camino al cielo es estrecho y pocos entran por ay. Y la experiencia también nos dice que casi todos no son hijos de Dios, sino hijos de Satanás, andando en maldad, enemigos, y yendo a la destrucción repentina. Pero nuestro deber es alumbrar nuestra luz. Significa hacer obras de amor, fe y obediencia. Es el segundo deber mencionado de esta iglesia en Filadelfia. Y leemos en Mat 5:16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.¨ Y aquí en Apocalipsis dice lo mismo. Entonces, cómo es tu vida? Estás alumbrando tu luz? Eres un siervo como Jesús, prefiriendo el bien de otros sobre ti mismo. Sacrificando o que tú quieres, por el amor para otros. Para alumbrar nuestra luz no debemos esperar una oportunidad para brillar en este mundo malo, sino buscar las oportunidades, y ser vigilantes en nuestro servicio al capitán de nuestra fe.

Has guardado mi palabra y no has negado mi nombre. Evangelizar, alumbrar, y obedecer. Obedecer es el tercer deber del cristiano que leemos aquí. Estos en Filadelfia eran cristianos fieles. Leyeron la palabra, escucharon la palabra, y guardaron la palabra. Y en una ciudad que fue renombrado para los emperadores, es posible que allá también era necesario confesar que Cesar es rey. Pero estos cristianos fieles, con la amenaza de la muerte colgando sobre su cabeza como el lazo corredizo cuelga alrededor el cuello del traicionero, quedaron fieles, y confesaron el nombre de Jesús delante de los hombres. Esta es una buena manera para saber si tú eres un cristiano verdadero. Si Jesús siempre tiene el primer lugar en tu vida. Pero algunos de nosotros estamos avergonzados a llevar nuestra biblia en público por lo que no queremos que otro dice, allá va el tonto con su biblia. No debe ser así. Estos hermanos eran en Filadelfia eran fieles. Guardaron la palabra. Confesaban el nombre de Cristo, aún en medio de la persecución.

Rev 3:9 He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y adoren delante de tus pies, y que reconozcan que yo te he amado.

Los judíos en el primer siglo perseguían con mucho ardor a los cristianos. Y para ser un judío quien convirtió al cristianismo era una sentencia de condenación. Los cristianos fueron expulsados de las sinagogas, echados del mercado, fueron maltratados y sufrían mucho. El sufrimiento que nosotros tenemos en este pueblo para ser evangélico no puede comparar a lo que sufrían nuestros hermanos del primer siglo a las manos de los judíos. Jesús dice aquí que los judíos son la sinagoga de Satanás. El apóstol Pablo en el libro de Romanos nos dice que son nuestros enemigos. Mientras ellos creen que siguen a Dios, ni saben que están siguiendo al diablo en rechazar a Jesucristo. Ellos dicen que son judíos, dicen que son hijos de Dios, pero son extranjeros del pacto. Mienten. Mientras son judíos por nacionalidad, no son judíos espirituales. Porque judíos espirituales son verdadero hijos de Abraham, el padre de los judíos, por la fe. Y estos judíos son mentirosos porque no tienen fe. El Israel verdadero, el judío espiritual, tiene fe en Cristo para salvar del pecado. Pero estos judíos por sangre, pero no por el nuevo nacimiento, estos que no siguen el único Salvador del mundo, y todos que rechazan a Jesús, entenderán la verdad. Dice aquí que ¨yo haré que vengan y adoren delante de tus pies, y que reconozcan que yo te he amado.¨ Como un perro viene a su dueño para lamer su mano, así harán los enemigos de la iglesia. Cristo revelará la verdad para que todo el mundo vea, que los miembros de la iglesia cristiana son sus amados. Cristo es nuestro Protector. Cristo es nuestro Salvador. Cristo es nuestro Dios. Y Él nos dará la victoria. Todos sabrán que Cristo es Dios y que ama a su iglesia. El pacto que tenía con Israel en el Antiguo Pacto ha sido dado a los gentiles por fe en Él. Nosotros somos la simiente de Abraham. Nosotros somos el Israel de Dios. Nosotros somos judíos espirituales. La iglesia es la nueva Jerusalén. Gloria a nuestro gran Dios quien nos ha amado, y está guardando su pacto, Él es nuestro Dios, nosotros su pueblo, y aunque nuestros enemigos pueden tener victoria sobre nosotros en este mundo temporal, Dios dará victoria final a su iglesia cuando entramos la gloria.

En Isaías leemos la misma promesa hecha a la iglesia.

Isa 60:14 Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y se postrarán a las plantas de tus pies todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad de Jehová, Sión del Santo de Israel.

Rev 3:10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre todo el mundo, para probar a los que moran sobre la tierra.

Aquí hay una promesa para nosotros. Jesús dice has guardado la palabra de mi paciencia. Como una centinela guarda la vigilia, y pelea cuando se acerca el enemigo, cristianos guardan la fe en medio de toda tribulación y prueba. Porque fe verdadera es perseverancia en medio de sufrimiento. Como Cristo sufrió, ciertamente nosotros, como sus seguidores, vamos a sufrir. Y como estos hermanos en Filadelfia, debemos seguir adelante en toda circunstancia, cumpliendo nuestro deber de obediencia como herederos de la vida eterna. Este es el tercer deber del cristiano sobre que leemos en esta carta. Evangelizar, alumbrar, y guardar. La palabra griega traducida paciencia significa paciente perseverancia, para continuar con nuestra esperanza, y esto en medio de todo sufrimiento y persecución que viene. Cuando tus vecinos se burlan de ti para seguir la palabra de Dios y vivir santo, cuando tu familia habla mal y te reprende para cumplir tu deber y obedecer a Dios, e ir a la iglesia en vez de quedarse con ellos domingo en la mañana, acuérdense que este es el camino de Dios. Nuestros hermanos del primer siglo estaban expulsados del mercado. No podían comprar ni vender. Ciertamente sus hijos tenían hambre más que pocos días. Y la razón no era por una mala economía, sino por lo que eran cristianos. Habría estado mucho más fácil para renunciar a Cristo, o vivir la mitad en el mundo y la mitad en la iglesia, su sufrimiento en este mundo habría terminado, pero estos cristianos seguían a Jesús con todo el corazón, completamente entregados al Señor. Eran hijos verdaderos de Dios. No hay ni una palabra de reproche para esta iglesia en Filadelfia. ¿Estás viviendo como estos hermanos porque con este tipo de vida hay una promesa. Jesús dice:

te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre todo el mundo, para probar a los que moran sobre la tierra.

Miembros de la iglesia temprana se murieron por su fe. En el primer siglo era un juego echar los cristianos a los leones en el coliseo en Roma. Miles y miles llegaron para ver la sangrienta matanza de nuestros hermanos, y aplaudieron. Por eso sabemos que no tenemos ninguna promesa que Dios va a preservar nuestra vida terrenal. Muchos misioneros se han ido a pueblos malvados y fueron matados por los salvajes que viven allá. Y estos miembros de la iglesia en Filadelfia tampoco escaparon las pruebas de fuego. Y los malvados también mataron a los apóstoles, y aún a nuestro Señor y Salvador Jesús. Nuestra vida terrenal es inestable, y podemos estar tumbados en cualquier momento como un pino en el bosque en una tormenta.

Pero nuestra alma está en la mano de Dios. Esta promesa, te guardaré de la hora de la prueba, es espiritual. Jesús tiene nuestra alma en su mano, y la está guardando. Nuestra vida eterna es segura en Cristo. Mat 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a Aquél que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.¨ Jesús prueba a todos. Ellos que no son fieles, y ellos que persiguen a la iglesia, ellos que andan en este mundo según los placeres de su propio corazón, serán arrojados al infierno. Pero los fieles tenemos una promesa que recibiremos una recompensa para cumplir nuestros deberes cristianos. Es una corona incorruptible que no desaparecerá.

Rev 3:11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

Debemos estar fieles. Evangelizar a los perdidos, alumbrar como un siervo, y guardar los mandamientos de Dios. Si cumplimos nuestros deberes, heredaremos esta corona espiritual. Escucha a las palabras del apóstol Pablo al fin de su vida. 2Ti 4:6-8 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 4:7 He peleado la buena batalla, he acabado mi carrera, he guardado la fe. 4:8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.¨ Si tú, como el apóstol, estás involucrado en la buena batalla que es la vida cristiana, puedes estar seguro que nuestro Dios es fiel para recompensarte. Debemos quedarnos fieles hasta el fin. Pablo dice que la vida cristiana es una batalla. Es una carrera. Pero si cumplimos nuestros deberes, recibiremos la corona, una bendición espiritual. Tu gozo estará lleno. Pero si caes en la tentación para desobedecer a causa de la presión que el mundo y la gente del mundo ponen en ti, Jesús quitará tu corona, y la dará a otro. Ojala que puedes decir con Pablo al fin de tu vida, ¨he peleado la buena batalla, he acabado mi carrera, he guardado la fe,¨ porque tú pararás delante de Él, y Él será tu Juez. Estos son tus deberes cristianos. Y con los deberes vienen las promesas.

Rev 3:12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

Dios con nosotros. Este es el fin de la vida cristiana. Este es el fin de todo nuestro sufrimiento y servicio y lucha. Este es el corazón del pacto. Dios con nosotros. Esta es la promesa en este versículo y la promesa que encontramos a lo largo de la biblia, y la promesa más cerca a los corazones de los fieles, que en todo sufrimiento y prueba, Dios es con nosotros. Encontramos esta promesa en el pacto de Abraham: Gen 17:7 Y estableceré mi pacto contigo y con tu simiente después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser Dios tuyo y de tu simiente después de ti.¨ Y en el pacto mosaíco: Exo 19:5 Ahora pues, si obedeciereis mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. 6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y nación santa.¨ Encontramos esta promesa en el nuevo pacto: Jer 31:33 Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y la escribiré en sus corazones; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.¨ Este es el corazón del evangelio. Dios será nuestro Dios. Este es el principio Emanuel. Y Jesús es Emanuel. Él que nos amó, él que entregó su vida para nosotros, él que derramó su sangre por su amor para nosotros, él que nos salvó de nuestro maldad, Él nos traerá a la gloria y estaremos con él para toda la eternidad. El sacrificio, la pelea en este mundo no es nada en comparación a la gloria que vendrá. Y Jesús conoce cada uno de nosotros. Nuestros secretos más íntimos, nuestras tristezas, nuestra lucha, él conoce. Mire al consuelo que da a estos hermanos en Filadelfia en verso 12.

Y a estos hermanos en la iglesia en Filadelfia, Jesús da un mensaje específico. Las columnas en las casas de ellos fueron derrumbadas por los terremotos, Jesús dice a ellos, los haré columna en el templo de mi Dios. Y a ellos que salían de la ciudad a causa de la destrucción, Jesús dice, y nunca más saldrá de allí. Y en esa ciudad donde cambiaron el nombre en adoración al emperador, Jesús dice escribiré sobre ti el nombre de mi Dios. Estas promesas son espirituales. Estaremos columnas en la casa que es Dios. Nunca saldremos de su presencia, él quitará toda lágrima, y reemplazarlas con gozo. Él será nuestro Dios, y nosotros su pueblo.

Este es el mensaje a la iglesia en Filadelfia. Este es el mensaje para nosotros. Si nos quedemos fieles en nuestros deberes, 3 de los cuales son evangelizar, alumbrar y obedecer, entregando nuestras vidas al servicio de Cristo, Él quedará fiel, siempre es fiel. Él que entregó su propia vida por nosotros ciertamente cumplirá su promesa. Sí hermanos, estaremos en la presencia de Él que se fue al matadero por nosotros. Viviremos en la santa ciudad, la nueva Jerusalén, seremos columnas en el templo que es Dios mismo, y ningún terremoto ni alboroto de malvados nos pueden tocar otra vez. Agarra esta promesa, y quédense fiel. Cumple los deberes del pacto, y hereda el principio Emanuel.

La Iglesia de los Laodicenses

Hay dos caminos en esta vida, uno va al cielo, mientras el otro va a la perdición. Hay dos personas adentro de las paredes de las iglesias, los hijos verdaderos de Dios, y los profesores, falsos hermanos. Los anteriores son calientes. Tienen un fuego en la barriga para servir a Cristo. Estos matan el pecado. Estos toman su cruz y pasan por las pruebas de fuego y la persecución, siempre confiando en Dios para darles la victoria, y nunca dando la espalda a Jesús. Estos enfocan en cosas espirituales, la justicia, y el reino de Dios. No buscan las cosas de este mundo, sino del próximo. Pero los profesores, mientras profesan con sus bocas ser hijos de Dios, en realidad son sus enemigos. Son amigos del mundo. Pasan sus días y noches en placeres, buscando como agradar a la carne. Estos vienen a la iglesia para escuchar la palabra, pero no la palabra no produce una chispa para encender el fuego para Jesús. Vienen como una obligación, y no para acercarse a Dios. Jesús tiene un mensaje para estos dos grupos. El primero, los hijos verdaderos de Dios, quienes abren la puerta de su corazón a Jesús, cenarán con él. Tendrán comunión con él. Conocerán el amor de Dios, y la paz que solo Él da para llenar el hueco en el alma del hombre natural. Encontrarán alivio y descanso para sus almas turbadas. Pero Jesús tiene otro mensaje para los profesores.

Jesús dice que los profesores son tibios. No son calientes porque no sirven a Jesús con todo el corazón. No son fríos porque los fríos no vienen a la iglesia y no fingen ser amigos de Dios, todos saben que los fríos son sus enemigos. Entonces si no son calientes, y no son fríos, qué son? Tibios. Con la boca sirven a Dios, pero su corazón es lejos de Él. Sobre estos miembros de la iglesia sentadas en las bancas, Jesús dice te vomitaré de mi boca.

Vemos que hay dos opciones para nosotros. Ser caliente y cenar con Cristo. Recibir eterna bendición sentado en su reino, en su presencia, o ser tibio, vomitado por la boca de Jesús, recibir eterna perdición, echado fuera de su reino, para pasar la eternidad en el sufrimiento en medio de llamas de fuego. Mientras leemos estas palabras escrito por el apóstol Juan, dado por el poder del Espíritu, y hablado por la boca de Jesús, déjanos analizar a nuestro propio corazón para ver si somos calientes o tibios.Apo3:14

Rev 3:14 Y escribe al ángel de la iglesia de los LAODICENSES: Estas cosas dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios

El nombre Laodicea significa ¨justicia de la gente¨, pero no había justicia en esta iglesia. Es la única iglesia de las 7 en esta lista a que Jesús no alaba, es solamente condenación. Esta ciudad era la puerta de entrada a Éfeso, esa ciudad importante para el comercio. Y Laodicea también floreció en la producción de lana, y la gente enriqueció. Además de esto, había una escuela de medicina que enfocaba en el tratamiento de los ojos y oídos que tenía mucha fama. Y como vimos con la iglesia en Filadelfia, que Jesús conoce las circunstancias más íntimas de las personas, vemos otra vez aquí. Laodicea recibió su agua por agua termales diez kilómetros fuera de la ciudad. Tenían propósitos medicinales y la gente bañaba en estas aguas. Cuando estas aguas llegaban a Laodicea por medio de un acueducto, eran tibias. Y vemos que Jesús se refiere a estas características de las personas en esta ciudad, rico, expertos en los ojos, y agua tibia.

Y en esta ciudad, no como las otras, no había persecución a las manos de los judíos ni los gentiles. Los ciudadanos de Laodicea tenían vidas tranquilas, cómodas, con riquezas, y no era necesario sufrir por la fe. En Laodicea no había persecución. No había falsos profetas enseñando mala doctrina. Por eso no había una lucha para la justicia en esta ciudad. Los miembros de la iglesia no estaban en la guerra que es la vida cristiana. No era necesario ser valiente para la causa de Cristo. Hay un dicho que la sangre de los mártires es el abono para el crecimiento de la iglesia. Significa que la persecución fortalece la iglesia. Pero en esta iglesia, no había heridos ni sangre. Y Jesús no tiene ni una palabra buena para estas personas. Eran profesores, y no creyentes. Con la boca dijeron que eran cristianos, pero Él que conoce los corazones dijo diferente.

¨Estas cosas dice el Amén¨ – Amen es una palabra hebrea del Antiguo Testamento que aparece en doxologías y significa verdad. Cada vez que leemos una de estas cartas vemos características de Jesús. Y esta palabra amén en Is. 65:16, el Dios de amén, es traducida en la Septuaginta, la traducción griega del Antiguo Testamento, el Dios de verdad. Es ¨el testigo fiel y verdadero.¨ Estas palabras explican la palabra amén, que el testimonio que Jesús da sobre esta iglesia es fiel y verdadero.

El principio de la creación de Dios – A pesar de lo que dicen los Testigos de Jehová, estas palabras no significan que Jesús fue creado. Significa que Jesús es la cabeza de la creación, el origen de la creación, o sea, que Él es quien creó. Vemos algo semejante en Colosenses 1:15-16 El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. 16 Porque por Él fueron creadas todas las cosas.¨ Que Jesús es el arke, o principio de la creación, que es el prototiskos, o primogénito de la creación, significa que Él es la cabeza de la creación y sobre ella, por lo que Él creó, como leemos en Col. 1:16, y es importante en Apocalipsis porque las personas se jactaron en sus riquezas materiales, pero Jesús está diciendo, yo hice todas las cosas. Todas las cosas pertenecen a Él, y por eso las personas no deben jactar en las cosas materiales, sino alabar a Jesús.

Rev 3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Quisiera que fueses frío o caliente!

Jesús ahora vuelve a la iglesia. Y dice, como dice a todas las iglesias, yo conozco tus obras. Pero esta iglesia, no tenían obras buenas. Las obras de esta iglesia eran incompletas, sin valor, y no verdaderas. Y por esta razón Jesús dice que no eres frío ni caliente. Para estar frío es estar un enemigo de Dios, es rechazar a Jesús y ser sin el evangelio, sin la verdad. Pero los laodiceos tenían la verdad, aún tenían una iglesia. Y por eso no era frío. Y para estar caliente es tener el fuego en la barriga para Jesucristo, y el deseo ardiente para servirle, enseñar y predicar la verdad. Pero los laodiceos no tenían nada de esto. Eran profesores, sirviendo a Jesús con la boca, pero no con el corazón. Su fe era muerta. Eran tibios, como el agua que llegaba a su ciudad. Habían cerrado la puerta en la cara de Cristo, eran muertos y sin Cristo. Jesús dice que es mejor ser frío que tibio. Tenemos aquí caliente, frío, y tibio. Frío, un enemigo de Dios. Caliente, en fuego para servir a Cristo. Tibio, un profesor, que sirve a Jesús con la boca, pero en realidad es muerto. Mire a lo que Jesús dice a las personas sentadas en las bancas escuchando la palabra de Dios en esta iglesia.

Tú eres tibio. No hay ardor en tu corazón para Cristo. No meditas en Jesús de día. No pasas las vigilias de la noche con Él. Dices que me amas, dice Jesús, pero no es así. Con la boca me sirves, pero tu servicio no es genuino. Jesús dice que es mejor que sea caliente. Y esto es obvio. Porque ser caliente es lo que Jesús quiere para todos sus hijos. Pero mire a qué más dice. Mejor es que seas frío que tibio. Y pensamos, ¿mejor es que no asisto la iglesia? ¿Mejor es que rechazo a Jesús completamente? Y Jesús dice sí. Esto es mejor que estar tibio. ¿Por qué? Porque por lo menos es verdad. Una persona fría no miente. Escogió al mundo. Escogió servir al diablo y todos saben. Pero una persona tibia escogió al mundo y el diablo pero finge que escogió a Cristo. Es un acto. No es verdad. No tiene Cristo en el corazón. Con la boca profesan ser hijos de Dios pero sus vidas prueban que son lejos de él. La biblia nos enseña que es mejor nunca haber escuchado el evangelio, que uno que escucha y lo rechaza, porque para el que está en la iglesia, tibia, y no quiere tomar la cruz y sufrir por Cristo, su castigo será peor. Mejor es ser frío. Y es mi opinión que en las iglesias, la mayoría de las personas sentadas en las bancas son tibias.

Rev 3:16 Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Y la amenaza es bien grave. Como agua tibia hace daño al estómago, y tiene la tendencia inducir el vómito, Cristo usa este ejemplo terrenal para comunicar una verdad espiritual. Cristo odia a esta actitud de los profesores. Estos son los que están adentro de su iglesia, fingiendo ser suyo, pero su enemigo. Y como el agua tibia no agrada, e induce el vómito, Cristo dice que vomitará a esta iglesia de su boca. Pondrá un fin a esta iglesia. Apagará la luz que tenía. Vomitará a estos profesores de su boca. Y por eso ves, hay mucho peligro estar adentro de la iglesia, pero estar fuera de la iglesia. Hay mucho peligro venir y escuchar la palabra, y decidir no hacer nada con la palabra. Decidir no seguir a Cristo, puedes ver que el castigo de Dios cuelga sobre tu cabeza.

Rev 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de nada; y no conoces que tú eres un desventurado, y miserable, y pobre, y ciego, y desnudo.

Los ricos confían en sus riquezas. Esta es la razón que Jesús dijo que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja que un rico entrar el cielo. Ellos piensan que no necesitan nada. Están cómodos, diciendo yo tengo todo lo que necesito. Pero mire a las palabras de Jesús para estas personas.

Desventurado significa su condición. Era horrible, y ni sabían. No es que estas personas estaban sufriendo, no, sino su estado actual, aunque no sabían, era miserable. La iglesia era lastimosa, miserable. Y aunque pensaba que era rica, Jesús dice que es pobre. Nos muestra que el pensamiento de Dios es muy diferente que el pensamiento del hombre. Espiritualmente esta iglesia era vacía, sin riquezas espirituales. Y no podían ver esto, ni reconocían su propio estado y por eso eran ciegos. Y mientras se vestían en la mejor ropa que el dinero puede comprar, vestidos en lino fino y ropa de esplendidez, sus almas eran desnudos. La biblia dice que la salvación es como ropa. Mateo 22:11-13 ¨Y cuando el rey vino para ver a los convidados, vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda, 12 y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste acá sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. 13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, llevadle y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. ¨ Como el hombre en la boda fue echado fuera por no ser vestido en la ropa blanca de la justicia, los profesores de fe en Cristo serán vomitados por la boca de Jesús. Tal era el estado de esta iglesia. Jesús les ofrece consejo.

Rev 3:18 Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para que te vistas, y no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

A estos mendigos espiritual, Jesús les ofrece oro. Este oro no se puede conseguir en el mercado. Jesús dice compra este oro de mí. Y el oro es la fe verdadera. La fe que viene de Cristo. Compra de mí. Tú no puedes entrar la tienda para comprar este oro. Si viajas a España para comprar este oro no está allá. Jesús te dice dónde encontrar este oro. Acércate a mí para comprar este oro. Y aunque la salvación es un don de Dios y no tiene un costo, el cristiano tiene deberes.

Aquí dice que esta salvación, esta fe, este oro, es refinado en el fuego. Esto significa que sí hay un costo para ser un cristiano. Cristo dijo saca la cuenta antes de seguirme, para que cuando estás en medio de construir tu casa, tu dinero no se acaba. Saca la cuenta para ver si quieres ser mi discípulo. Porque para ser un discípulo de Cristo significa pruebas de fuego. Pero como el oro resplandece en el fuego, no como fe muerta que desaparece en humo como la madera de una casa consumida en llamas, fe verdadera, cuando probada, resplandece como oro brillante en el fuego. Cuando viene la prueba a tu vida, fe verdadera no regresa al mundo, no da la espalda a Cristo, fe verdadera soporta las pruebas con perseverancia y paciencia, confiando en Dios. Y probablemente algunos de ustedes están en una prueba de fuego ahora. Y mientras ustedes tal vez faltan ropa, no como estos laodicenses que tenían ropa fina, el mensaje es igual. Fe muerta será vomitada, fe verdadera cenará con Cristo.

A estos laodicenses ricos dice, tú quien piensas que eres rico, en realidad eres pobre. Estás sin ropa, desnudo y vergonzoso. Venga a mí para encontrar las riquezas que nunca se pudren. Venga a mí para encontrar las riquezas verdaderas, las espirituales, que puedes llevar fuera de este mundo al próximo, no como casas y oro que no pueden pasar al cielo. Vístete con vestiduras blancas, vístete en la justicia de Jesucristo que viene por la fe. Porque aunque no hay justo ni aún uno, aunque todos los hombres naturales son desnudos, Cristo ofrece la ropa blanca de santidad y justicia que no tiene precio. Y sin esta ropa, como el que no estaba vestido para la boda y estaba echado afuera, no es posible entrar el cielo. Estarás vomitado por la boca de Jesús.

Estas son las riquezas verdaderas. No importa lo que tenemos en este mundo. Lo que importa es si tenemos a Cristo. Y si tenemos a Él, somos más ricos que Bill Gates y Donald Trump. Porque nosotros tenemos lo que ellos no tienen, y eso es Jesucristo y vida eterna. El mensaje a ellos es unge tus ojos con colirio para que veas. Estás ciego espiritualmente. No tienes ojos para ver la verdad espiritual. Y en esta ciudad que especializaron en enfermedades de los ojos, Jesús dice ni sabes que eres ciego. Después de decir estas palabras tan duras, Jesús da la razón.

Rev 3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

Es necesario corregir el error. En medio de reprender a estos laodicenses, dice una verdad que es fácil ver: que Él ama a sus hijos. Y como un padre reprende y castiga a sus hijos cuando desobedecen, Cristo reprende y castiga a los que ama. Cristo demostró su amor para con sus hijos en muchas maneras, pero la más grande eran en dar su vida para nosotros. Esa es prueba que nos ama. Y como sabemos que un padre terrenal ama a sus hijos, y los reprende con palabras cuando desobedecen, y los castiga cuando sea necesario para enseñarles el camino correcto, Jesús hace lo mismo a su iglesia. Y nuestro sufrimiento en este mundo, y las pruebas en que estamos, puede ser un resultado del castigo de Jesús por nuestra desobediencia, porque nos ama. Pero esto mis amigos, si nos guía al arrepentimiento, es mucho mejor que la otra opción. Porque ellos que están sentadas en la iglesia, como el agua tibia está en la boca de Cristo, será vomitado. Y este es su mensaje a los tibios. Se pues celoso y arrepiéntete.

Arrepiéntete es un mandamiento, el tiempo imperativo. Significa, cambia tus pensamientos. Cambia tus maneras. Salga del mundo, y venga al cielo. No enfoques en las cosas terrenales. Enfoca en las cosas espirituales. No busques las cosas que desaparecen. Busca primero el reino de Dios y su justicia. ¿En qué pasas la mayoría de tu tiempo? En qué piensas más que otras cosas? Si la respuesta no es Dios y la vida espiritual, Cristo tiene un mensaje. Arrepiéntete. Se celoso. Estás en peligro de ser vomitado. Estás en peligro de ser echado fuera de la boda por no tener la vestidura blanca de la justicia y santidad. Arrepiéntete. Como una chispa enciende un gran fuego en el bosque árido, calienta la llama de Cristo en tu barriga. Porque Él dice:

Rev 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Este versículo me hace recordar Romanos capítulo 3. Nadie busque a Dios. Pero aquí vemos la respuesta a nuestra maldad. Aquí vemos la misericordia de Dios, y su amor. Mientras nadie busque a Dios, y mientras todos se desviaron del camino, Jesús hace para nosotros, lo que nosotros no podemos hacer. Jesús viene a nosotros, porque nosotros no podemos ir a él. 1Co 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.¨ El hombre, muerto en pecado, no se levanta a buscar a Dios, el nombre muerto no puede levantarse. Pero este es el amor más grande que hay. Que mientras somos muertos, y enemigos de Jesús, Él, en su gracia, viene a nosotros. Jesús viene a nosotros con un mensaje de amor, Jesús viene ofreciendo perdón de pecado, ofreciendo la salvación, ofreciendo vida eterna, tocando la puerta de nuestro corazón. Si alguno oye su voz, lo que es el evangelio escrito en la santa palabra, y en escuchar abre la puerta, se arrepienta y tiene fe, Jesús entrará. ¿Quieres parar de ser un hombre natural? ¿Quieres parar de vivir en el mundo, cumpliendo los deseos de la carne, siendo un enemigo de Dios y bajo su ira? Arrepiéntete. Abre la puerta a la salvación. ¿Jesús te ha dado oídos para oír? Gloria a Dios. Jesús vendrá a ti. Jesús será tu Dios. Jesús será tu gozo y paz para siempre. Deja de ser su enemigo y abre la puerta que va a la vida eterna. Jesús perdona aún el pecado más grande. No hay pecado demasiado grande que Él no puede perdonar. Confiesa tu pecado. Arrepiéntete. Confía en Jesús para perdonarte por su sangre derramada y su muerte en la cruz, y en su resurrección de entre los muertos para crear en ti nueva vida. Y ya no sea muerto en tu pecado, y vomitado de su boca, sino vivo en Jesucristo, y cenando con él. Recibe la promesa. No seas vomitado. Escoge la vida. Cena con Jesús.

Rev 3:21 Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como también yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

Al que venciere se refiere a todo creyente. Y aquí es vencer el ser tibio. Vencer la actitud de ser de Cristo, pero no hacer nada para Cristo. Vencer la idea que uno puede ser un cristiano sin pasar por las pruebas de fuego que examinan tu fe. Y la única manera para vencer es por el arrepentimiento y fe. Si tienes nueva vida esta promesa es para ti. Si abriste la puerta cuando Jesús tocó, escucha a la promesa celestial. Jesús dice, te sentarás con él en su trono. Reinarás sobre el mundo como un Rey con Cristo. Como Cristo heredó las promesas del nuevo pacto y ahora ha entrado su gloria, reinando sobre las naciones, nosotros también estaremos con él. Somos en él, y las promesa del pacto que el Padre dio a su Hijo, el Hijo dará a sus elegidos. Nosotros juzgaremos a los ángeles. Nosotros juzgaremos al mundo. Reinaremos con Cristo para toda la eternidad. Somos victoriosos en Cristo. No de nosotros, de Él. Él es el Dios todopoderoso, sentado en su trono celestial, el trono Davidico, esta es la gloria que disfrutaremos con él si no seamos tibios.

Escoge a quien servirás. Si el diablo, sírvele. Sea frío. Pero si Cristo, Él no quiere tu servicio de boca. Él quiere tu vida entera. Él quiere que tú des toda tu vida a él, todo aspecto, el trabajo, tu hogar, tus hijos, tus pensamientos, tu tiempo solo, Jesús quiere todo, y Jesús demanda todo. Decide a quién obedecerás. Tu propia cuenta como los laodicenses, muertos espiritualmente, aún vivos en su cuerpos, o a Dios, quien da vida. En el último día, el día de juicio, cuando todos que han vivido a lo largo de la historia están congregados alrededor el trono de Dios, serás vomitado de su boca, o cenarás con él. Arrepiéntete, cree, y recibe la promesa que nunca puede fallar, la promesa del perdón de pecado y vida eterna.

Apo. Capítulo 4 – La sala del trono – Después de ver Jesucristo, con las siete estrellas en su mano, arropado en blanco con ojos como llama de fuego, Juan mira alrededor para ver qué más puede ver. μετα ταυτα son las palabras griegas, y hay mucho debate sobre estas palabras. Algunos que creen que todo este libro es futuro, dicen que estas palabras significan que todo esto pasa en el futuro. Pero las palabras no prueban esto. Las palabras significan después de esto, después de su primera visión de Jesús y su mensaje a las 7 iglesias, Juan tuvo una segunda visión, una visión de Dios en la sala del trono. Después de ver Cristo, Juan seguía viendo y vio al Padre.

Ahora comienza la segunda visión del apóstol Juan, y es una visión gloriosa. Toma lugar en el lugar santísimo, delante del trono de Dios, donde vemos toda criatura adorando el Creador, y dándole la gloria. Después de la primera visión de Jesús, y su mensaje a las 7 iglesias viene la segunda visión, de Dios. Hay un gran contraste entre estas dos visiones. La primera, de las 7 iglesias, se trata de hombres pecaminosos, la segunda del Dios santísimo. La primera con las faltas y pecados de los miembros de las iglesias, la segunda con la santidad y pureza de Dios. La primera con regaño y la segunda con alabanza. Hay una distancia infinita entre Dios y su creación, y por eso la única respuesta correcta cuando nos encontramos delante de él es caernos en adoración.

Dios abrió la puerta al cielo, Dios dio una vista a este hombre Juan a los lugares celestiales, y lo que vio era asombroso. Esta visión que tenía Juan es del templo celestial, el tabernáculo espiritual. Había un templo y un tabernáculo terrenal, donde los sacerdotes ministraban y las personas adoraban, y hay un tabernáculo celestial, donde mora Dios. Este libro del apocalipsis es un libro judío, y hay muchas semejanzas entre el tabernáculo terrenal y el tabernáculo celestial. El anterior es una copia del posterior. Dibuja tabernáculo.

Rev 4:1 Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, era como de trompeta que hablaba conmigo, diciendo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de ser después de éstas.

Aquí vemos una puerta en el cielo. En el tabernáculo terrenal también había una puerta. Ahora escuchamos una voz como una trompeta. Y en Israel la trompeta marcaba algo muy importante. Cuando los judíos escuchaban este sonido estaban atentos. La trompeta sonó cuando Dios dio los 10 mandamientos. La trompeta sonó al inicio del año nuevo. La trompeta sonó para empezar la fiesta de las trompetas. Y aquí en esta visión la trompeta sonó. Toma atención.

¨Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de ser después de éstas.¨ Ahora Juan va a ver los eventos predeterminados de Dios para su iglesia y para el mundo. Antes de la fundación del mundo el Todopoderoso decretó todo lo que va a pasar. Y aquí tenemos una vislumbre de las cosas que ha ordenado Dios. Entonces cuando los científicos te dicen que el sol va a cesar de dar calor y que el mundo acabará, no les hacen caso, porque aquí en este libro, tenemos las respuestas, directo de Dios, sobre los asuntos del mundo, y el fin de él.

Rev 4:2 Y al instante estaba yo en el Espíritu; y he aquí, un trono que estaba puesto en el cielo, y uno sentado sobre el trono.

Aquí vemos la acción del tercer miembro de la Trinidad, el Espíritu Santo. Primero escuchamos la voz del segundo miembro, Jesús que sonaba como trompeta. Después el Espíritu Santo agarra a Juan, le lleva al cielo, y el amado discípulo dice que está en el Espíritu, en otro estado, fuera de lo natural, un estado sobrenatural y el Espíritu le da una visión. Uno está sentado en el trono. Es el Padre. Aquí tenemos la Trinidad, los tres miembros de la deidad, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

Toda esta visión representa el templo. Y en el templo era el arca del pacto, el asiento de Dios. En esta visión estamos en la sala del trono. La palabra trono aparece 13 veces en este capítulo. Estamos en la presencia inmediata de Dios. Y tal vez ustedes han visto la foto del tabernáculo de Israel mientras andaban en el desierto, en que la gloria Shekina descendió sobre el arca del pacto en una columna de nube, lo que significa la presencia de Dios con su pueblo, el principio Emanuel, Dios con nosotros. Y ahora tenemos la descripción de Dios en su trono.

Rev 4:3 Y el que estaba sentado, era al parecer semejante al jaspe y a la piedra de sardonia; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.

Hay tres piedras de tres colores. El jaspe, blanca como un diamante, que habla de la santidad de Dios. La sardonia, roja como fuego, que habla del juicio de Dios, y el arco iris que aunque tiene 7 colores, vio Juan solo uno, verde como la esmeralda que habla de la misericordia de Dios. Santidad, juicio y misericordia. Santidad, Dios es aparte de nosotros, puro y sin pecado. Juicio, Dios no puede mirar al pecado y sus ojos como llama de fuego tienen que castigarlo. Misericordia, alivio de nuestro sufrimiento. Y además de esto, el arco iris, que habla sobre el pacto de Dios. Es la señal del pacto que Dios hizo con Noé, prometiendo nunca destruir la tierra y sus habitantes otra vez con un gran diluvio. Estos tres atributos de Dios son relacionados. A causa de su santidad Dios no puede mirar al pecado, y tiene que castigarlo en juicio. Pero Dios es misericordioso para perdonar el pecado por la muerte de Jesús y su sangre derramada en la cruz. Santidad, juicio, y misericordia se sientan juntos en el trono de Dios.

Rev 4:4 Y alrededor del trono había veinticuatro sillas; y vi sobre las sillas veinticuatro ancianos sentados, vestidos de ropas blancas; y tenían sobre sus cabezas coronas de oro.

La traducción tradicional de estos 24 ancianos es que representan 2 grupos de 12, las 12 tribus de Israel y los 12 discípulos, los representantes de Israel y la iglesia, los hijos de Dios del Antiguo Testamento, y los hijos de Dios del Nuevo testamento, o todos los redimidos. Están arropados en blanco lo que significa pureza, con coronas de oro que representan la victoria. Una segunda interpretación de estos 24 ancianos es que son ángeles alrededor del trono de Dios. Pero en capítulos 5 y 7 estos ancianos son distintos de los ángeles.

Tal vez la mejor interpretación es que estos 24 ancianos representan los sacerdotes de Israel. Abre a 1 Crónicas 24:1-4. Estamos viendo una foto del templo, la sala de Dios. Y en el terrenal Aarón era el sacerdote, y los hijos de Aarón los sacerdotes, pero 2 de sus hijos se murieron, y los otros dos, Eliezer e Itamar, tuvieron 24 hijos, estos son los sacerdotes que aparecen delante del trono de Dios, los hijos de Aarón, los hijos de Eliezer e Itamar, los sacerdotes de Israel. Y quien mejor para aparecer en el tabernáculo celestial no ministrando, sino adorando.

Rev 4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete Espíritus de Dios.

En el pacto de Moisés, cuando Moisés subió Monte Sinai para recibir la ley, los 10 mandamientos, había relámpagos y truenos de la presencia de Dios, y el sonido de trompetas, aquí voces. Hemos visto en antes que una trompeta es una voz en este libro del apocalipsis. Y esta foto en los lugares celestiales nos hace recordar a Dios en su pacto. Primero vimos el arco iris, la señal del pacto de Noé. Ahora relámpagos, truenos, trompetas, el pacto de Moisés. Y las 7 lámparas, (apuntando al candelabro), llenos de aceite representan el Espíritu Santo.

Rev 4:6 Y delante del trono había un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.

Abre a Ex. 38:8. Este mar de vidrio continúa la imagen del tabernáculo. Es la fuente de bronce, también conocido como el mar de vidrio por lo que las mujeres entregaban sus espejos de bronce en que se arreglaban, cuando salieron de su esclavitud en Egipto y andaban en el desierto por 40 años. Esta fuente de bronce estaba lleno de agua y los sacerdotes lavaban en este diario antes de entrar el tabernáculo.

Los cuatro seres vivientes representan los querubines que estaban al lado del trono, o el arca del pacto. Y estos también representan el pacto de Dios con su creación.

Rev 4:7 Y el primer ser viviente era semejante a un león; y el segundo ser viviente era semejante a un becerro; y el tercer ser viviente tenía la cara como de hombre; y el cuarto ser viviente era semejante a un águila volando.

Vemos el león, el rey de los animales feroces, el becerro, representa los animales domesticados, un hombre, la cumbre de la creación, y el águila, los animales voladores. Y esto es lo que vemos en el pacto de Noé.

Gen 9:8-10 Dios hizo su pacto de Noé con toda la creación, y aquí aparecen los representantes de toda la creación.

Esto también era semejante a la visión que tuvo el profeta Ezequiel, en 1:5-10, 18.

Y ahora déjanos ver que están haciendo estos seres vivientes que representan toda la creación, estos santos ángeles, los querubines al lado del trono de Dios.

Rev 4:8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas alrededor, y por dentro estaban llenos de ojos; y no reposaban día y noche, diciendo: Santo, santo, santo, Señor Dios Todopoderoso, que era, y que es, y que ha de venir.

Tal como vio Isaías en capítulo 6, ve el apóstol Juan. Estos ángeles, sin pecado, están delante del trono de Dios con seis alas, con dos cubriendo su cara para no ver directamente al santo Dios, con dos tapando sus pies porque son criaturas en la presencia del Dios eterno, y con dos volando. Y sus bocas alaban a Dios, santo, santo, santo, otra vez mostrando la doctrina de la Trinidad.   Y mostrando la eternidad de Dios en decir que era, y que es, y que ha de venir. No hay quien como Dios. Santo en su naturaleza. El Todopoderoso Creador de todas las cosas. Y el Dios eterno. Nadie más es santo como Dios. Nadie más Todopoderoso. Nadie más eterno. Estos atributos pertenecen solamente a Dios. Y por eso los querubines le cantan alabanzas. Pero los santos ángeles no son los únicos rodeados por el trono adorando a Dios. Versículos 9 y 10 dicen.

Rev 4:9 Y cuando aquellos seres vivientes dan gloria y honra y gracias al que está sentado en el trono, al que vive para siempre jamás,

Rev 4:10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive para siempre jamás, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

En esta foto del tabernáculo celestial los santos ángeles que representan toda la creación con sus cabezas de león, de becerro, de hombre y de águila dan gloria a Dios. Los 24 ancianos que representan los sacerdotes dan gloria a Dios. Y Él quien prometió a dar la corona a los vencedores ahora recibe la corona que Él dio, como los ancianos se arrodillan delante del trono devolviendo sus coronas a Él que es digno. Y con sus bocas alaban a Jehová Dios.

Rev 4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu placer existen y fueron creadas.

(Isa 45:11, 51:13, 54:5, John 1:3, Col 1:17, Pro 22:2)

Hay muchos versículos que nos enseñan que Dios creó todo. Y esta es la razón que Él es digno de recibir la gloria, y la honra, y el poder. Dios creó todo por si mismo, por su propio placer, para mostrar su gloria. Y la creación nos apunta a Dios. La belleza de las flores, y la grandeza de las montañas, nos deben hacer contemplar a Dios, y adorar al Gran Creador.

En este evento celestial aprendemos mucho sobre la adoración que debemos a Dios.

Quien – Hay tres formas de adoración. Primero, todos nosotros debemos adoración a Dios como individuales. Jesús dijo entra tu cuarto, cierra la puerta, y ora a Dios en secreto. Este es un deber diario. Porque cada día necesitamos su gracia.

Dos, es obvio que todos nosotros tenemos la responsabilidad de asistir la iglesia. La iglesia es la única institución en el mundo ordenado por Dios para representarle. Piensa en eso. Y por eso, para decir a Dios que yo tengo a Dios en mi corazón y eso es lo más importante, es rechazar la manera que Dios obra en el mundo, lo que es por la iglesia de Cristo. Dios mismo ha instituido las maneras que Él quiere y que Él demanda que le adoramos. Yo he escuchado historias de misioneros sobre señoras en África que caminan 5 horas para llegar a la iglesia. Yo entiendo que a veces es necesario trabajar el día domingo, pero no asistir la adoración pública de Dios en su iglesia es un pecado grave, porque estás diciendo a Dios que no vas a seguir el modelo que Dios mismo estableció en su santa palabra. Tenemos adoración privada, adoración pública, y tres, adoración familiar.

No es necesario ser un predicador para adorar a Dios en tu familia. Sino según Deut. 6:5-9 Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón: 7 Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes: 8 Y las atarás por señal en tu mano, y estarán por frontales entre tus ojos: 9 Y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus portadas.¨ Es la responsabilidad de cada padre de familia para ser el líder de la adoración de Dios en su casa. Si el padre no es un creyente, o no vive en la casa a causa del trabajo, es la responsabilidad de la madre para ser guiar a los niños en el camino de Dios. Y i tú no eres una madre, pero vives en la casa con niños, tú no estás libre de esta responsabilidad. Pero como Dios dice, hablarás de estas palabras estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Cómo – Ahora que hemos visto quien es responsable adorar a Dios, la pregunta es, pero yo no soy pastor, yo no sé cómo ser el líder de la adoración. Si sabes leer, y si sabes cantar, aunque malo como yo cuando un pastor me dijo está bien que estés en el coro, pero no cantes, con los labios no más me dijo, si sabes leer y cantar y orar, no necesitas nada más. Lee la palabra en secreto. Lee la palabra con tu familia. Ora a Dios en secreto. Ora a Dios con tu familia. Canta salmos a Dios en secreto. Canta salmos a Dios con tu familia. Esta es la adoración. No necesitas un título en teología para adorar a Dios, para ser un pastor probablemente, pero no para adorar a nuestro Creador.

Si no has estado adorando a Dios en estas varias maneras, ahora es el tiempo para arrepentirte y empezar. Y sin duda tú verás que Dios te bendice. Tu vida espiritual florecerá como un tulipán en la primavera. Tu comunión con Dios será tan dulce que los días que no cumples este deber, te notarás. Y cómo los querubines y los 24 ancianos rodean al trono dando gloria y honra a Dios, déjanos seguir su ejemplo, porque Dios es digno.

Apo 5 Juan está llorando. No hay quien digno para quitar la maldición de la ley. No hay quien nos puede salvar de nuestro pecado. Nuestro pecado nos ha condenado. Somos rebeldes, enemigos de Dios. Y no hay nadie para reconciliarnos con Dios. Pero espera, sí hay uno. Juan levanta su cabeza de sus manos, y ve, Jesús, el león de la tribu de Judá, el Cordero inmolado desde la fundación del mundo. Jesús es digno de quitar la maldición de la ley. Jesús nos puede rescatar del fuego eterno, del juicio de un Dios enojado. Y ahora, la desesperación del apóstol cambia a consuelo cuando ve toda la creación adorando a Él sentado en el trono, y el Cordero delante del trono.

La escena es esta: el Padre, en toda su majestad, se sienta en su trono. Él tiene un pergamino en su mano derecha, la mano de poder. Pero hay una pregunta: ¿Quién abrirá el pergamino? Hay solo uno digno. Solo uno puede romper los sellos del rollo. Sobre este vino la profecía que Él moriría y ser el heredero de todas las cosas. No hay un ángel que puede decir esto. No hay un santo del tiempo pasado calificado. Ningún hombre caminando en la tierra hoy día puede abrir este libro. Hay solo uno quien es digno. Él es el león de la tribu de Judá. Él vino como un Cordero, listo para el matadero. Él es Jesucristo.

En Apocalipsis 5 qué escena tenemos delante de nosotros. Toma lugar en el cielo, en la sala del trono de Dios. Los participantes son seres celestiales, y un hombre, Juan, un testigo a estos eventos, quien los escribió para la iglesia. Las palabras han estado preservado por la mano poderosa de Jehová. Y son palabras de consuelo para la iglesia. Porque sí hay uno digno para abrir los sellos del pergamino. Y cada vez que Jesús rompe un sello, juicio cae sobre la creación. Pero no te olvides la razón que la ira de Dios está derramada sobre la creación, es porque la creación ha rebelado contra su Creador. El mundo está lleno de pecado, y un Dios santo que mora en los lugares celestiales, viendo con desprecio a los rebeldes, tiene que castigar al pecado, porque nuestro Dios santo, también es justo. Y el pecador no puede salir libre. Pero para que no nos olvidemos los tres atributos de Dios que Juan vio en los versículos anteriores del capítulo 4, Dios también es misericordioso. Juan vio una piedra blanca, la santidad de Dios, una piedra roja, el juicio de Dios, y el arco iris verde, la misericordia de Dios. Y vemos aquí la misericordia de Dios revelado en Jesús quien derramó su sangre para que la ira de Dios puede ser removido de nosotros, y misericordia dada en la forma del perdón de pecado.

Este texto puede ser dividido en 3 secciones, cada una separada por la frase griega, kai eidon. En versículo 1, y vi, en versículo 6, y miré, y en versículo 11, y miré. Versículos 1 a 5 se tratan de la búsqueda para encontrar alguien digno de abrir el pergamino. Pero no se puede encontrar a nadie. Sección 1 está marcada por las nubes oscuras de desesperación. Pero espera, Juan miró en versículo 6, hay uno digno, es el león de la tribu de Judá, quien también aparece como un Cordero. Sección dos, la dignidad del Cordero. Después Juan miró a otros. Era el ejército celestial alabando a Dios, y no solamente el ejército celestial, sino toda la creación. Sección 3: alabanzas al Cordero. Desesperación, dignidad del Cordero, y alabanzas a Él.

Rev 5:1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono un libro escrito por dentro y por atrás, sellado con siete sellos.

Nuestra atención está enfocado en Dios Todopoderoso sentado en su trono. El trono es el arca del pacto, y adentro del arca son las 2 tablas de la ley, los 10 mandamientos. ¿Puede ser que este es el pergamino que Dios tiene en su mano derecha? Este rollo tiene escritura en ambos lados como las tablas de la ley. Exo 32:15-16 Y se volvió Moisés, y descendió del monte trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas. 16 Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas.¨ La lista de interpretaciones de qué es este pergamino es demasiada larga para enumerar. Pero la fuente de este libro, o rollo, o pergamino es divino. Tiene el sello de Dios. En el tiempo antiguo, como nuestro notaria, un sello fue puesto en el rollo para confirmar su origen. Y este rollo tiene algo que ningún otro rollo tiene, el sello de Dios. Es de origen divino.

Este rollo tiene 7 sellos. El número 7 significa completo o perfecto. El juicio de Dios será completo cuando Jesús rompe los sellos. Este es lo que hace la ley de Dios. La ley condena. La ley trae juicio. La penalidad de quebrar la ley de Dios es la muerte. Dios es justo y tiene que castigar el pecado. Cada vez que uno de estos 7 sellos se abre leemos sobre juicio sobre la tierra, juicio a causa del pecado.

Rev 5:2 Y vi a un ángel fuerte proclamando en alta voz: ¿Quién es digno de abrir el libro, y de desatar sus sellos?

Ahora un ángel entra la escena y proclama una pregunta, quién es digno de abrir el rollo. ¿Quién es este ángel? Cual ángel tiene el nombre que significa ¨fuerza de Dios.¨ Cual ángel ordenó el cerrar y sellar de los libros en Daniel? Es Gabriel, el mensajero especial de Dios. Y esta pregunta no está susurrado en el oído de Juan. Está proclamado con gran voz como un heraldo en caballo anunciando que el enemigo está en las puertas de la ciudad. El asunto es urgente. El ángel Gabriel está desesperado, rogando, por favor, si alguien es digno para abrir este libro, pase adelante. Asomase.

Rev 5:3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.

Quién lo hará? Quién es digno de contestar la llamada del ángel? Y la respuesta viene. Nadie. No hay un hombre digno en el cielo. No hay un hombre digno en la tierra. No hay un hombre digno en todo el universo, ningún digno para abrir el libro. Desesperación viene sobre el apóstol. Juan llora.

Rev 5:4 Y yo lloraba mucho, porque ninguno fue hallado digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.

La búsqueda fue hecha y devolvió nada. El llanto de Juan fue más que pocas lágrimas. Juan fue de luto, lamentando en la manera que un creyente llora cuando un familiar incrédulo se muere. Lloraba es la misma palabra aquí que aparece cuando Jesús lloró sobre Jerusalén cuando su destrucción se acercó. Sus enemigos vendrían para matar a las mujeres y niños, y Jesús lloró. Aquí Juan lloraba. ¿Quién nos salvará de nuestro pecado? ¿Quién nos redimirá de la maldición de la ley? ¿Quién nos reconciliará con Dios?

Rev 5:5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores; he aquí el León de la tribu de Judá, la raíz de David, que ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

Los ancianos sabían algo que Juan no sabía. Sabían que sí hay uno sin pecado. Hay uno que ha vencido el pecado y la muerte. Es el león de la tribu de Judá. Este nombre para Jesús es del principio de la biblia, en Génesis 49:9 Cachorro de león es Judá: De la presa subiste, hijo mío: Se encorvó, se echó como león, así como león viejo; ¿quién lo despertará? Gen 49:10 No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Silo; y a él se congregarán los pueblos.¨ El cetro es lo que tiene un rey. Jesús es el león quien va a juzgar. Él es la raíz de David, también un título mesiánico, David era el Rey de Israel, y Jesús es un descendiente de David, y el Rey.

Rev 5:6 Y miré; y, he aquí, en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra.

Aquí empieza la segunda sección de este capítulo. Cuando el llanto de Juan para. Como el apóstol levanta su cabeza en búsqueda del León, no ve un león, ve un Cordero. Esta es la manera que vino la victoria. No por destrucción feroz por las manos del león, sino por un Cordero manso e inmolado. Esta es la manera que vencimos el pecado y la muerte. Por el sacrificio de Jesucristo en la cruz. Jesús todavía tiene las marcas de la crucifixión en su cuerpo. Y su sangre derramada en la cruz es el único camino al cielo. Jesús murió porque tú eres un pecador. Jesús murió porque nosotros quebramos la ley, porque tú quebraste el libro de la ley que Dios tiene en su mano, quebraste la ley con tus matanzas, y tus fornicaciones, y tus robos, y tus violaciones, y tus mentiras, y todos tus malos pensamientos. Pero las buenas nuevas son estas, que aunque nosotros somos pecadores grandes, Jesús es un Salvador grande. Mientras nuestro pecado es odioso y nos condena, Jesús es amor y nos salva. Fue inmolado por nuestras transgresiones, muerto por nuestro pecado, pero resucitó para nuestra vida. Hay perdón a la cruz. No hay nada que tú puedes hacer para recompensar para la maldad que has hecho, pero hay algo que Jesús hizo para ti. Jesús pagó el precio por tu pecado. Jesús murió en tu lugar, sufriendo el castigo de la muerte que tú mereces, y la ira de Dios cayó sobre él. Tú pusiste esa ira sobre él. Y cuando su cuerpo estaba colgando en la cruz, segundos antes que respiró su último, dijo, consumado es, satisfaciendo la justicia de Dios, y quitando nuestro pecado.

Juan el Bautista dijo en Juan 1:29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Vemos a Jesús en este capítulo con dos funciones, juicio y misericordia. Juicio para los malvados que han quebrado la ley. Él es el León de la tribu de Judá. Y misericordia para ellos que creen en él y han estado librados de la esclavitud del pecado, y la condenación de la ley. Él es el Cordero inmolado desde la fundación del mundo.

Los 7 cuernos con que aparece Jesús significa que es Todopoderoso, y los 7 ojos su omnisciencia. Jesús es Dios.

Rev 5:7 Y Él vino, y tomó el libro de la mano derecha de Aquél que estaba sentado en el trono.

En este versículo vemos que el Cordero quien murió, está vivo. Resucitó de entre los muertos y vive. Ganó la victoria sobre el pecado, la muerte, el infierno, y el diablo.

En antes yo he predicado sobre el error de los unicitarios, el error de modalismo, de sabelianismo, de los pentecostales y la iglesia apostólica en el nombre de Jesús que rechaza la doctrina de la Trinidad y dice que Dios se manifiesta en varios modos, a veces como el Padre, a veces como el Hijo, y a veces como el Espíritu. En Apocalipsis capítulo 5 no puede ser más claro que el Padre y el Hijo son distintos. El Padre está sentado en el trono, y Jesús, se acerca al trono y toma el libro del Padre. Son dos personas distintas, y un solo Dios.

Rev 5:8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y tazones de oro llenos de perfumes, que son las oraciones de los santos.

Y para los Testigos de Jehová que niegan que Jesús es Jehová, aquí tenemos los santos ángeles y toda la creación adorando al Cordero, Jesucristo. Pero adoración es únicamente para Dios. Por eso, Jesús es Dios.

Y en el tabernáculo los sacerdotes tenían el incensario de oro para el altar de incienso, lo que vemos aquí representan las oraciones de los santos. Este incienso subió al cielo. Como David dijo en Salmo 141:2 ¨Que suba a tu presencia mi plegaria como una ofrenda de incienso.¨ Ya vimos a Jesús en su oficio como Rey, y aquí le vemos en su oficio como Sacerdote. Mientras los sacerdotes humanos regaban la sangre del animal en el propiciatorio sobre el altar del pacto, Jesús regó su propia sangre sobre el altar celestial, y en este momento aparece a la diestra de Dios intercediendo por su pueblo, llevando nuestras oraciones al Padre.

Rev 5:9 Y cantaban un cántico nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

El Rey David escribió en Sal 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.¨ Esta nueva canción es la canción de nuestra redención. Tenemos gozo abundante en nuestro corazón porque Jesús nos salvó. Ya no somos bajo la ira de Dios. Hemos sido reconciliados con Dios por la sangre de Jesús, lo que ha lavado nuestro pecado. Y esta es la canción. Versículo 9 diciendo ¨Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.¨ Jesús es el único digno de tomar el libro y romper los sellos. Y esto porque Él es el único sin pecado. Y por su obra en la cruz, Él ha satisfecho la demanda de la ley, la muerte por el pecador. Él se hizo pecado. Él sufrió y murió para que nosotros podamos vivir. Él ha puesto un nuevo cántico en nuestro corazón, quitando el corazón de piedra, y reemplazándolo con un corazón de carne. Nos ha redimido. Esta palabra redimir significa comprar por un precio. Y aunque la salvación no nos cuesta nada, Dios tuvo que pagar, y el precio era la vida de Jesús. Aquí dice ¨nos has redimido para Dios con tu sangre.¨ El Padre demanda la sangre. Este es el precio que Jesús pagó para quitar nuestro pecado.

Y tú quien eres muerte en tu pecado; ahora puedes ver que tu pecado te ha separado de Dios, y te ha hecho su enemigo, bajo su ira, y listo para el castigo eterno. Y viendo esto, puede ver también que no tiene que ser así. Que Cristo pagó el precio para salvarte. Que el Padre le envió para quitar nuestro pecado. Y este mensaje no es limitado a un cierto grupo. Pero como dice al fin del versículo 9, es para ti, es para todo linaje, para toda lengua, para todo pueblo, y para toda nación. Y si tú eres mestizo, shuar, kichwa o gringo, este mensaje es para ti. Si hablas español o inglés, francés o alemán, este mensaje es para ti. Si eres de Ecuador o Perú, China o Rusia, este mensaje es para ti. Que Cristo vino, el Cordero inmolado desde la fundación del mundo, para darte perdón de pecado por su muerte y resurrección. Jesús es el único camino al cielo. Si entiendes que tú eres un pecador, y que tu pecado te ha condenado, también tienes que ver que Jesús vino para salvar a los pecadores, y poner un nuevo cantico en tu corazón, el cantico de la salvación. Como dice versículo 10:

Rev 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Somos sacerdotes, tenemos acceso al trono de Dios en el cielo. Podemos acercar a Dios con confianza, porque nosotros somos sus hijos adoptados. Somos reyes, reinando en su reino espiritual. Ya no esclavos del pecado, pero reyes y vencedores sobre él. Y como Dios llamó a Israel un reino de sacerdotes, su pueblo espiritual es lleno de reyes y sacerdotes. Y ahora la tercera sección comienza en versículo 11. La primera sección, kai eidon, y vi, la búsqueda para encontrar uno digno para tomar el rollo, y desesperación por lo que Juan no vio a nadie para quebrar la maldición de la ley y abrir las puertas a la salvación, y el apóstol lloraba. La segunda sección, kai eidon, y miré, Juan vio al único digno de quitar la maldición de quebrar la ley y traer el perdón de pecado a su pueblo, vio al Cordero inmolado, Jesucristo. Y ahora versículo 11, Juan vio a ángeles, seres vivientes, y los ancianos alrededor del trono dando alabanza y adoración para Dios el Padre, y para Jesús.

Rev 5:11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y el número de ellos era millones de millones,

El número en el texto griego para ellos adorando es diez mil por diez mil, el número más grande en el vocabulario griego, lo que significa que esta multitud es innumerable, y todos están alabando a Dios y al Cordero. Y los ángeles recitan una doxología, con 7 características inherente a la naturaleza de Dios.

Rev 5:12 que decían en alta voz: El Cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.

El número 7 significa completo, y estas características de Jesús prueban que Él es Dios.

Rev 5:13 Y oí a toda criatura que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y que está en el mar, y todas las cosas que en ellos hay, diciendo: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, y la honra, y la gloria y el poder, por siempre jamás.

En el octavo capítulo del libro de Romanos leemos que toda la creación gime en servidumbre de corrupción. Toda la tierra está bajo la maldición. Pero en el estado de gloria todo es diferente. Mientras aquí toda la creación gime y está en dolores de parto, allí toda la creación rodea el trono de Dios cantando alabanzas a nuestro Dios y Salvador. Mientras aquí sufrimos las consecuencias del pecado: la muerte, dolor, sufrimiento, allí estaremos en gozo completo y paz perfecta. Mientras aquí la fuerza de estas tiendas de carne falla, allí tendremos nuevos cuerpos, cuerpos gloriosos para adorar a nuestro Dios para toda la eternidad.

Pero para unir con este grupo de los redimidos, para tener el nuevo cantico en tu corazón, para cantar alabanzas al Padre y a Jesús, tienes que ser reconciliado con Dios. Tu pecado te ha hecho su enemigo. Nuestra fornicación, nuestras maldiciones, nuestros deseos carnales nos han separado del Dios Santísimo. Y tenemos que ser reconciliados con Dios. Y aunque el apóstol Juan estaba llorando, desesperado, su llanto se cambia para un cantico nuevo.

Te juntarás en esta nueva canción? Te arrepentirás de tu pecado, confesándolo a Dios y pidiendo perdón, confiando en Jesús y en su sangre para lavar las manchas negras de tu pecado? El Cordero vino. Consumado es. El sacrificio ha sido presentado a Dios. Estarás reconciliado con Dios por la sangre de Jesús? Arrepiéntete y cree, y mira con Juan, como tu desesperación y llanto cambia a gozo en la salvación, y alabanza para Jesús.

Rev 5:14 Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los veinticuatro ancianos se postraron y adoraron al que vive por siempre jamás.

Oremos.

Apocalipsis 6 / Los sellos, los Santos, Los sacrilegios

Cristo está en el cielo con el rollo en su mano, y ahora lo va a abrir. Los santos ángeles le rodean, volando a su derecha, volando a su izquierda, alabando al Padre y al Cordero. Los santos también son parte de esta escena celestial, viendo la ira del Cordero derramado sobre el mundo cada vez que abre uno de estos sellos. Hay una sola razón que estos juicios caen sobre la tierra. Es la razón por toda la miseria y destrucción en el mundo, por toda enfermedad y tristeza, por toda herida y muerte, el pecado. El hombre es un enemigo de Dios, porque Dios es santo, y el hombre malvado. El hombre ha puesto su cara contra el Creador y ha entrado en una guerra contra él. Pero su guerra no es una guerra santa. Esta guerra proviene de la maldad del corazón del hombre. Su pecado le ha alienado de un Dios santo. Y Dios no pasará por alto esta rebelión. Dios, con toda su fuerza, aplastará esta rebelión. Dios será victorioso, y el hombre malvado sufrirá la ira de un Dios todopoderoso, un Dios de venganza. Dios alista la espada para entrar esta guerra. No hay esperanza para el incrédulo. Lo que leemos aquí hoy día tal vez le espantará. Cuando lees la biblia, tal vez dirás, ¿Esto puede ser la verdad, Dios en realidad actúa así? Pero hay que acordar una cosa. Dios es santo. Dios es justo. Dios no se sentará aquietado mientras su creación rebela. En su santidad y justicia tiene que castigar el pecado. El hombre es responsable por su propia destrucción. Cuando lees que Dios mata, y cuando lees que Dios quita la comida de las mamas y los bebes, acuérdate la razón, el hombre ha rebelado contra su Creador. El hombre ha declarado guerra en su amor y deseo inordinado por el pecado. Leemos Apocalipsis 6.

Dividimos este capítulo en 3 partes, versículos 1 a 8, los 4 sellos de juicio, versículos 6 a 11, la protección divina de los santos, y versículos 12 a 17, el terror de los sacrilegios.

Los primeros 4 jinetes en la primera sección, que cabalgaban representan el juicio de Dios a lo largo de la historia del mundo. En la biblia el Espíritu repite los 4 juicios terribles de Dios, la espada, el hambre, la pestilencia, y la bestia. Y estos son los 4 juicios representados por los 4 jinetes. Ezequiel 14:21.

Rev 6:1 Y vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes, como con voz de trueno, diciendo: Ven y mira.

Rev 6:2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que estaba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.

Kai eidon, y vi, otra vez comienza una nueva sección, el abrir de los sellos. El Cordero parado delante del trono de Dios en el cielo rompió el primer sello, y como el primer juicio caerá sobre la tierra, uno de los querubines, un santo ángel, llama a Juan con una voz como un trueno de una tormenta feroz, ven y mira. Y Juan mira. Lo que ve el apóstol es terroroso, por todo el sufrimiento y juicio.

El primer juicio sobre la tierra a causa del pecado es guerra, o la bestia. La bestia es un sistema mundial de maldad que reina sobre la tierra. En la biblia está representada por Babilonia, Persia, Grecia y Roma. Y Dios usa estos imperios para cumplir su propósito. Cuando Israel buscaba dioses falsos, y adoraban a los ídolos, y la luna y el sol, Dios mandó Asiria para conquistar a su pueblo por quebrar su santo pacto. Dios mandó Babilonia como castigo por no cumplir los requisitos del pacto de gracia, obediencia. Y Dios usó a Babilonia, usó a Asiria para echar fuera a Israel de Canaán, la tierra prometida en el pacto abrahamico. Esta es la bestia. Estos poderes hicieron guerra contra Israel, matando a muchos, y llevando preso a otros.

Hay 4 interpretaciones de quien es este caballo blanco y el encima. Una es el anticristo. Pero las fuerzas de maldad nunca son blancas, el color que representa santidad y pureza. Tampoco vencen. Dios es él que vence. Otros dicen que es Jesucristo. Pero Jesús tiene el rollo en su mano, y está rompiendo los sellos. No puede al mismo tiempo estar sobre el caballo blanco. Otros dicen que es el evangelio que va en el mundo salvando a los elegidos. Pero como dije, estos 4 caballos son los 4 juicios terribles de Dios. Y este caballo blanco tiene un arco, guerra, una corona, es poderoso, y salió venciendo, gana la batalla. Este caballo blanco representa a Dios quien está peleando contra el pecado, contra los malvados, contra la oscuridad de este mundo malo, y ganando.

Y aunque hay muchos versículos además de Ezequiel 14:21 que hablan sobre estos juicios terribles de Dios, vamos a leer pocos para probar el asunto que es Dios que pelea contra el pecado y castiga con una mano fuerte. El pecado es el gran problema del mundo que ha sido una plaga a la raza humana desde el huerto del Edén.

Jer. 14:12, 21:7, 24:10, 29:17, 34:17     Eze. 5:12, 17, 6:11-12

Rev 6:3 Y cuando Él abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente decir: Ven y mira.

Rev 6:4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que estaba sentado sobre él le fue dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se matasen unos a otros; y le fue dada una grande espada.

Ahora Cristo abre el segundo sello y aprendemos de otra forma del juicio de Dios contra el hombre pecador, la espada. Eze 14:21 Por lo cual así dice Jehová el Señor: ¿Cuánto más, si yo enviare contra Jerusalén mis cuatro juicios terribles, espada, y hambre, y mala bestia, y pestilencia, para cortar de ella hombres y bestias?¨ Dios está enviando estos juicios. Vienen de su mano y el propósito es para castigar el hombre pecaminoso. La próxima vez que vas a pecar, acuérdate este capítulo y cómo Dios pelea contra el pecado.

Mientras el caballo blanco representa conquista en general, este caballo rojo representa un mundo sin paz, en que una familia no puede vivir en paz en su propia casa por el peligro de ataque. Y otra vez vemos que Dios es el autor de este juicio terrible, la espada. Ex. 22:24, Jer. 11:22. El pecado ha destruido al mundo, y cualquier que vive en él, será destruido por Dios.

Rev 6:5 Y cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que estaba sentado sobre él tenía una balanza en su mano.

Rev 6:6 Y oí una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Una medida de trigo por un denario, y tres medidas de cebada por un denario; y no hagas daño al vino ni al aceite.

El tercer juicio terrible, hambre. Un denario era el sueldo diario. Una medida de trigo era suficiente para una persona por un día. Quiere decir que uno trabaja todo el día solamente para comer. Cebada es más barato que trigo. Un denario, o el sueldo diario, compra tres medidas de cebada, suficiente para que tres personas coman por un día. Pero el vino y el aceite, comida de los ricos, es abundante. Mientras los pobres sufren, los ricos tienen. La Escritura también dice que cuando hay hambre en la tierra, Dios los envió, para castigar a un pueblo corrupto. Jer. 19:8-9, 44:27.

Rev 6:7 Y cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira.

Rev 6:8 Y miré, y he aquí un caballo pálido; y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte; y el infierno le seguía. Y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.

El color pálido es el color verde o amarillo. Homero usó esta palabra griega para describir las caras de temor. Y así representa este jinete, temor y muerte, y hades le seguía. Y aquí tenemos las 4 juicios terribles de Ezequiel 14:21 Por lo cual así dice Jehová el Señor: ¿Cuánto más, si yo enviare contra Jerusalén mis cuatro juicios terribles, espada, y hambre, y mala bestia, y pestilencia, para cortar de ella hombres y bestias?¨ Mortandad en este versículo significa pestilencia. Y tal como todos los otros juicios terribles provienen de Dios para castigar el hombre rebelde, este no es diferente. Deut. 28:21, 2 Sam. 24:13-15.

Un caballo blanco, un caballo rojo, un caballo negro, y un caballo verde, los 4 jinetes han estado cabalgando a lo largo de la historia. Estos jinetes son los 4 juicios terribles de Dios: hambre, espada, pestilencia y la bestia. Los jinetes representan los juicios de Dios que han caído sobre los pueblos desobedientes y rebeldes de todo el tiempo. Dios es un Dios de venganza. Oseas 13:15 Aunque él fructifique entre sus hermanos, vendrá el solano, viento de Jehová, subiendo de la parte del desierto, y se secará su manantial, y se agotará su fuente; él saqueará el tesoro de todos los vasos preciosos. Hos 13:16 Samaria será asolada, porque se rebeló contra su Dios; caerán a espada; sus niños serán estrellados, y sus mujeres encintas serán abiertas.¨ Este juicio viene de Dios. Dios es Él que hace esto. Dice solano o viento de Jehová. Y este viento, este juicio, mata a los niños, y abre la matriz de las embarazadas. Dios odia el pecado. Dios castiga el pecado.

El pecado es lo que ha destruido este mundo, y es la razón por todo mal. Los terremotos que matan gente son el resultado del pecado. Los tsunamis que hacen ahogar a miles son el resultado del pecado. Las mamas y bebes que se mueren en sus casas a causa del hambre es de Dios. Dios manda su juicio contra pueblos desobedientes, y contra personas rebeldes.

Pero Dios también es un Dios misericordioso. Y Dios es fiel a su pacto. El Todopoderoso protege a sus hijos de destrucción final. Sus hijos vivirán con él. Nuestro hogar no es en este mundo malvado. Nuestro hogar es con Dios, donde Jesús nos ha preparado un lugar. Y este es donde encontramos los fieles hasta la muerte. En verso 9 Jesús abre el quinto sello y vemos un grupo de los fieles. En medio de todo este sufrimiento, y castigo, y juicio, y ira, y muerte, vemos los santos en la presencia de Dios.

Rev 6:9 Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían.

Otra vez vemos la foto del tabernáculo con estos fieles debajo del altar. Ha habido mucha persecución contra la iglesia de Cristo en el mundo. Y en muchos casos los enemigos de Dios matan a los hijos de Dios. Su sangre es derramada como un sacrificio. Aquí les vemos debajo del altar del holocausto a la puerta del tabernáculo. Y la sangre del sacrificio fue regada justo aquí, en el pie del altar. Lev 4:7 Y el sacerdote pondrá de esa sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático, que está en el tabernáculo de la congregación delante de Jehová; y echará toda la sangre del becerro al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del tabernáculo de la congregación.¨ Su sangre fue derramada porque en tiempo de aflicción y persecución quedaron fieles. Y Dios quedó fiel a ellos. Aquí están en el tabernáculo, la casa de Dios, donde Él mora, y ellos con Él. Esteban es allá por lo que los judíos arremetieron unánimes contra él, apedreándole. Pedro está allá, crucificado con sus pies en el aire, Isaías está allá, amarrado a un palo y cortado en medio. Qué importa si los malvados derraman nuestra sangre si vamos a estar con Cristo. Morir es ganancia.

Pero estos, quienes se murieron como mártires por su testimonio para el único Dios vivo y verdadero, quieren justicia.

Rev 6:10 Y clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?

Ellos claman con gran voz, pidiendo justicia, sabiendo que Dios va a vengarse. Y por eso le preguntan hasta cuando vivirán los moradores de la tierra, los malvados, hasta cuando los hijos de Satanás seguirán matando y persiguiendo los santos. La venganza es mía, dice el Señor, y los mártires fieles claman que Dios les venga. Dios contesta.

Rev 6:11 Y les fueron dadas vestiduras blancas a cada uno de ellos, y les fue dicho que reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completaran sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

Dios se les vistió en ropa blanca, mostrando que estos son libres de pecado. Son puros y sin mancha, herederos de las promesas celestiales, viviendo en Canaán espiritual, el cielo, con nuestro Dios. Su lucha contra el pecado, mortificando las obras de la carne ha cesado, y estos reposan. Dios ha quedado fiel a su promesa del pacto del principio Emanuel, yo seré tu Dios, y tú serás mi pueblo, como ahora ellos están en su presencia con los santos ángeles uniéndose en el coro cantando alabanzas al Santísimo Dios.

Pero todavía no es tiempo para la venganza. Estos tienen que esperar. Más hijos de Dios tienen que morir. Dice que sus consiervos y hermanos también habían de ser muertos como ellos. Este es el decreto de Dios. Hay sufrimiento en este mundo. Dios no promete proteger nuestras vidas terrenales. Tenemos una mejor promesa, mientras este mundo no es nuestro hogar, tenemos una mejor patria, una celestial, y lo que pasa en este mundo sabemos que estaremos con Dios.

Pero la venganza de Dios vendrá. La ira de Dios será derramado sobre los malvados como ellos derramaron la sangre de los santos. Cristo va a regresar en llama de fuego con los santos ángeles para una guerra santa contra los incrédulos, los moradores de la tierra, que todavía andan en el mundo escupiendo en la cara de Dios. Y Cristo va a ganar. Y aunque Dios castiga al mundo con sus 4 juicios terribles, habrá un punto en el futuro cuando el Todopoderoso va a poner un fin al pecado una vez para siempre. Jesús va a regresar. Versículos 12 a 17 explican este encuentro que pasa al fin del mundo.

Rev 6:12 Y miré cuando Él abrió el sexto sello, y he aquí fue hecho un gran terremoto; y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la luna se volvió como sangre; 6:13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como caen los higos verdes de la higuera cuando es sacudida por un fuerte viento. 6:14 Y el cielo se apartó como un pergamino que es enrollado; y toda montaña y toda isla fue movida de su lugar.

Si estas cosas son literales o no, si en realidad habrá un terremoto, o si este lenguaje es simbólico, es perder el asunto principal, lo que es, este es el fin de todas las cosas. Dios y el Cordero van a acabar con este mundo. Este es el fin del tiempo cuando el juicio venidero llega. Cuando no habrá escape para los enemigos de Dios. Cuando Él mismo les va a atacar. Toda montaña y toda isla representan los que reinan sobre el mundo, y estos poderes serán quebrados. Su reino terminará, y Jesús reinará sobre todas las cosas. Dios llevará a sus hijos al cielo para estar con él. Pero para ellos que son sus enemigos, estos serán juzgados. La lista de sustantivos en este versículo es 7, quiere decir que la destrucción será total y completa. Dios pondrá un fin a la gran maldición de la raza humana, el pecado.

6:15 Y los reyes de la tierra, y los magistrados, y los ricos, y los capitanes, y los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas; 16 y decían a las montañas y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de Aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

La lista de personas son 7, no habrá quien escapa, su destrucción será total y completa. La lista incluye todas personas en la sociedad, de arriba abajo, los reyes y los ricos, los esclavos y los libres, todos ellos que rechazaron a Jesucristo y vivían en sus placeres serán juzgados, se morirán en su pecado. Estos pedirán misericordia, pero la misericordia ya no habrá más. El fin ha llegado. Es demasiado tarde para arrepentirse y creer en Jesús. Estos que se han quedado obstinados serán confirmados en su maldad y entrarán el camino ancho que va a la perdición. Su propio pecado será la razón por su sufrimiento eterno en llama de fuego.

El pecado ha destruido al mundo. El pecado ha hecho el hombre un enemigo de Dios, lo ha separado de su Creador. Este es el gran problema del hombre. Este es el gran problema del mundo. Y vemos en este capítulo las consecuencias del pecado, destrucción repentina. Pero mientras Dios nos da vida no estamos sin esperanza. Tenemos la oportunidad para arrepentirse y no andar más en desobediencia. Cristo es un Cordero, y dio su vida como un rescate para su pueblo. Y aunque no habrá un rescate al fin del mundo, ahora este rescate existe. Temor de Dios es el principio de sabiduría. Lee estas palabras, y teme. Tal vez será que este temor te traerá arrepentimiento y fe en la sangre de Jesús para quitar tu pecado, y quitar la ira de un Dios de venganza que está lista para caer sobre las cabezas de sus enemigos.

Is. 13:6-18

Apocalipsis 7

Las últimas palabras del capítulo anterior son: quien puede sostenerse de pie delante del Cordero en su ira en su segunda venida. Capítulo 6 termina con la destrucción de los malvados cuando Jesús regresa al fin del mundo. Cristo va a regresar como el León de la tribu de Judá y los hijos de Satanás buscarán una peña para esconderse de Jesús, y de los santos ángeles que llegan con él en llama de fuego para hacer batalla contra las fuerzas de tinieblas. Pero no habrá ningún lado para esconderse. No habrá un hueco suficiente pequeño para esconder para los enemigos de Dios de los ojos penetrantes de Jesucristo. Él regresará en la última batalla que pondrá un fin a este mundo. Esto es lo que vemos al fin del sexto capítulo. Y por eso, la pregunta, ¿quién podrá sostenerse de pie?

En capítulo 7 tenemos la respuesta. Los santos que han estado lavados en la sangre de Jesús, que han tenido su pecado limpiado por el sacrificio de Jesús en la cruz, estos serán victoriosos en la batalla del día final. Y aquí les vemos alrededor el trono de Dios en el cielo, alabando a Dios, en paz perfecta, sin llanto, sin dolor, sin sufrimiento, estos han entrado la gloria. Y cuando la pregunta viene al fin del sexto capítulo, ¿Quién podrá sostenerse de pie?, la respuesta sigue en capítulo 7, la iglesia de Cristo. Hermanos, nosotros estamos en ese número. Somos contados entre los escogidos de Dios, escogidos para estar en su presencia para toda la eternidad. Esta es la cima de nuestra vida. Pero no como una cima terrenal, en que el hombre tiene que descender la montaña, no habrá un descenso de esta cima. Estaremos con Cristo para toda la eternidad.

Otra vez vemos que diferencia entre capítulos 6 y 7. Capítulo 6 habla sobre la destrucción de los malvados, los hijos de Satanás, mientras 7 se trata de la salvación. Vemos otra vez que hay solo 2 personas en el mundo, hijos del diablo e hijos de Dios, con 2 destinos diferentes, destrucción y miseria en llama de fuego, y paz y gozo de la salvación en gloria. Mientras leemos este capítulo vemos un anticipo de nuestra futura en gloria. Y qué vista es.

Capítulo 7 es una pausa, una paréntesis, un interludio entre el abrir del sexto sello y el abrir del séptimo. Incluye el número 144,000 de todos los sellados de Israel. Todos los números en Apocalipsis son simbólicos. Los 12 mil de las 12 tribus de Israel representan el Israel verdadero, el número de los santos, Israel espiritual, lo que es la iglesia.

De Kistemaker: ¨Son dignos de mención la correlación entre los capítulos 7 y 21–22 y su desarrollo:

-el sello en la frente (7:3 y 22:4)

-las doce tribus de Israel (7:4–8 y 21:12)

-las naciones (7:9 y 21:24, 26)

-el trono de Dios (7:9, 15 y 22:1, 3)

-el servicio prestado (7:15 y 22:3)

-el templo (7:15 y 21:22)

-la morada de Dios (7:15 y 21:3)

-sed y manantiales de agua viva (7:16–17 y 21:6)

– enjugar lágrimas (7:17 y 21:4)

Es decir, si explicamos los números y los nombres en los capítulos 21 y 22 de forma simbólica del nuevo Jerusalén, esperamos que los nombres y números del capítulo 7 deban también interpretarse de manera figurativa.¨

7:1 Y después de estas cosas vi cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.

Después de estas cosas nos dice lo que vio Juan después, no es un orden de eventos que pasarán en el mundo, y podemos estar seguro de esto porque hay varias descripciones del fin el mundo, el mismo evento, cuando Juan dice después de estas cosas. Este es el orden de las visiones, pero no un orden de los eventos como ocurren en este mundo.

Juan ve ángeles deteniendo los cuatro vientos de la tierra. Es posible que los ángeles son los 4 jinetes del capítulo 6 que traen destrucción sobre el mundo. Zec 6:1 Y me volví, y alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; y aquellos montes eran montes de bronce. Zec 6:2 En el primer carro había caballos alazanes, y en el segundo carro caballos negros, Zec 6:3 y en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos bayos rodados. Zec 6:4 Respondí entonces, y dije al Ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿qué es esto? Zec 6:5 Y el Ángel me respondió, y me dijo: Éstos son los cuatro espíritus de los cielos, que salen después de presentarse ante el Señor de toda la tierra.¨ Dice que los 4 caballos son los 4 espíritus, y espíritu y viento es la misma palabra. Y es cierto que los vientos representan destrucción, como los jinetes trajeron destrucción al mundo. Jer 49:36 Y traeré sobre Elam los cuatro vientos de los cuatro puntos del cielo, y los aventaré a todos estos vientos. No habrá nación adonde no vengan los expulsados de Elam. Jer 49:37 Y haré que Elam se intimide delante de sus enemigos, y delante de los que buscan su alma; y traeré sobre ellos mal, y el furor de mi enojo, dice Jehová; y enviaré en pos de ellos espada hasta que los acabe.¨ Los vientos son destrucción. Y aquí leemos que están detenidos. No como en capítulo 6 cuando los jinetes están sueltos para destruir, en capítulo 7 los vientos están detenidos.

7:2 Y vi otro ángel que subía de donde nace el sol, teniendo el sello del Dios viviente. Y clamó con gran voz a los cuatro ángeles, a los cuales era dado hacer daño a la tierra y al mar,

Otro ángel sube del este como el sol, lo cual trae luz sobre el horizonte. Y este ángel trae luz con él. Tiene un mensaje, y este mensaje viene directamente de Dios. Porque este ángel tiene el sello del Dios viviente. Y el mensaje es un mensaje de luz y vida.

7:3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado a los siervos de nuestro Dios en sus frentes.

Los hijos de Dios son sellados con el Espíritu Santo hasta el día de la redención. El juicio de Dios que mata a muchos, incluyendo a sus propios hijos, mientras mata su cuerpo terrenal, no puede matar su alma. Estos están sellados por Dios. Ni un elegido será perdido. Es imposible. Leemos aquí que el juicio no puede matar a nadie hasta que todos los hijos de Dios son sellados. Juan 10:27 a 29: Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, mayor que todos es, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.¨ Vemos que en medio de toda la destrucción que pasa en este libro, que también hay protección divina. Dios sella a sus siervos, lo que incluye todos los creyentes. Que este sello está en los frentes también es simbólico. Tal como la marca de la bestia. Estos son sellos espirituales que nadie puede ver.

Y ahora viene el gran debate de quienes son los 144 mil sellados de las tribus de Israel. Algunos dicen que representan los judíos. Pero no puede ser así. La lista de las 12 tribus de Israel en el Antiguo Testamento nunca incluye la tribu de Levi, ni una sola vez, pero Levi está aquí en el Apocalipsis. En versículo 7 es Levi. Abre a Números 26:62.   Jos 14:3 Porque a las dos tribus, y a la media tribu, Moisés les había dado heredad al otro lado del Jordán; mas a los levitas no dio heredad entre ellos. Jos 14:4 Porque los hijos de José fueron dos tribus, Manasés y Efraín; y no dieron parte a los levitas en la tierra, sino ciudades en que morasen, con sus ejidos para sus ganados y rebaños.¨

Los 144 mil no puede ser Israel por lo que Levi está incluido en esta lista, y Dan no. Dan siempre está en la lista. Num. 1:38-39, 47. Además de esto, Apo. 14:1-4 dice quienes son los 144 mil. Más, José reemplaza a Efraín en la lista, y otra razón todavía es que Judá, la tribu del Mesías, es primero, y eso no es el orden de las 12 tribus de Israel..

Tienen una nueva canción, 5:9. Vimos que esta es la canción de la salvación. Son redimidos, comprados por un precio, lo que era la sangre de Jesús. Estos siguen el Cordero, Juan 10:27-8. Estos 144 mil son todos los creyentes.

Y que Israel y la iglesia son uno vemos en Rom. 11:17, Juan 10:16, tenemos las 12 tribus de Israel más los 12 apostoles es 144, más mil lo que significa innumerable o muchos y tenemos los 144 mil que es Israel espiritual o la iglesia. Hay mucho más apoyo que Israel espiritual es la iglesia, Rom 2:28, Efe. 2:11 en adelante, Galatas.

7:9 Después de estas cosas miré, y he aquí una gran multitud, la cual ninguno podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas y con palmas en sus manos;

Esta gran multitud es igual al 144 mil. Aquí dice que son de toda nación, tribu, pueblo y lengua. El número de los santos delante del trono de Dios en el cielo incluye todos. Dios no hace acepción de personas. Entre los redimidos hay gente de todo pueblo. Quien puede sostenerse de pie es la pregunta al fin del sexto capítulo, en medio de la ira del Cordero, y la gente que buscan una cueva para esconderse, cuando la tierra tiembla y el cielo oscurece, estos son los que pueden sostenerse de pie. Son los santos. Están en la presencia de Jesús con ropas blancas que representan la santidad, que estos no sufren el castigo de Dios porque no tienen pecado, han recibido la promesa hecha a la iglesia en Sardis en 3:4 Pero aun tienes unas pocas personas en Sardis que no han contaminado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas; porque son dignas.¨ Y las palmas que los santos tienen en sus manos representan la victoria. Victoria sobre la muerte porque viven en el cielo. Victoria sobre el pecado porque están lavados y vestidos en ropa blanca. Victoria sobre Satanás porque estos están en la presencia de Jesús.

7:10 y aclamaban en alta voz, diciendo: Salvación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero.

Tal como las personas tenían palmas en sus manos cuando Jesús entró a Jerusalén como el Mesías, proclamando Hosanna lo que significa sálvanos, ahora en el cielo vemos los santos con las palmas y el mismo mensaje de salvación. Pero mientras en la tierra los santos hablan varias lenguas, en el cielo los santos cantan juntos en una sola lengua.

7:11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,

Toda la creación está alrededor el trono de Dios,

7:12 diciendo: Amén: La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por siempre jamás. Amén

Otra vez son 7 palabras, y el número 7 significa completo o perfecto. Y la palabra amen significa verdad.

7:14 Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Éstos son los que han salido de gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

Rev 7:15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

La pregunta es quienes son delante del trono de Dios en el cielo, sirviendo en su templo celestial, el lugar donde mora Dios. Y aunque Juan sabe la respuesta, el anciano, el representante de la iglesia, sabe aún mejor. Y por eso Juan dice, tú lo sabes. Y el anciano dice estos son los que han salido de la gran tribulación. La gran tribulación es ahora. Nosotros estamos en la gran tribulación lo que es nuestra batalla en este mundo, nuestra batalla contra Satanás y su reino malvado, los hijos del diablo que se burlan de nosotros y nos persiguen, nuestra batalla contra el pecado y nuestra propia naturaleza pecaminosa que nos hace querer pecar, nuestra batalla de tomar nuestra cruz diario y morir a nosotros mismos para vivir para Dios y nuestros prójimos, prefiriendo el bien de ellos más que nuestro bien. La gran tribulación incluye nuestra pobreza, nuestro sufrimiento y llanto, la injusticia, la persecución de la iglesia. Pero en medio de esta tribulación Dios es con nosotros. Y si Dios con nosotros quien en contra.

Había una gran tribulación de cual profetizó Daniel en 12:1 cuando en el año 167 antes Cristo Antíoco Epífanes profanó el templo con la abominación de desolación. Y esta profecía de Daniel también extiende a la gran tribulación de lo cual Jesús profetizó en Mateo 24:21 que pasó en el año 70 con la destrucción del templo y de Jerusalén, cuando los judíos estaban aniquilados en la ciudad. Y esta gran tribulación aún extiende a hoy en día. Muchos cristianos están muriendo por el evangelio de Jesucristo.

Estos alrededor el trono celestial vencieron, son victoriosos, ha ganado la batalla. La vida cristiana no es fácil, estamos en una guerra, pero victoria resulta en el cumplimiento final de la promesa del pacto, el principio Emanuel, yo seré tu Dios, tú serás mi pueblo. Vemos la iglesia en la presencia inmediata de Dios. Este es el fin de la religión cristiana. Pero hay una sola manera para entrar esta multitud en la presencia de Dios.

14 han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 7:15 Por esto están delante del trono de Dios.¨

Normalmente sangre mancha la ropa. La sangre muchas veces no sale y la ropa se daña. Pero la sangre de Jesús limpia. La sangre de Jesús quita las manchas negras del pecado de nuestro corazón. La sangre de Jesús nos da una entrada al tabernáculo celestial a la presencia de Dios, donde estaremos en esta multitud sirviendo a Dios, y alabando el único Soberano del universo. Este perdón de pecado viene por medio de fe en su sangre. Fe que su sangre es suficiente para quitar nuestro pecado. Jesús vino como un Cordero, un sacrificio por el pecado. Jesús no conoció el pecado, pero se hizo pecado, llevando nuestro pecado en su propio cuerpo y sufriendo la ira del Padre y la muerte que cada uno de nosotros merecemos por nuestra desobediencia y rebelión contra el Creador. Y los santos en el cielo están enblanquecidos, el color que representa santidad y pureza. Dios nos imputa, nos transfiere la justicia de Cristo por la fe. La fe quita nuestro pecado y nos da la justicia. No hay justo ni aun uno, pero por la fe Dios nos da la justicia. Hay que ser justo para estar en su presencia. Jesús ha hecho su iglesia justa por su sangre derramada en la cruz.

15 – y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

Cuando los judíos andaban en el desierto por 40 años después de salir de su esclavitud en Egipto y antes de entrar la tierra prometida de Canaán, Dios descendió a ellos, para morar con ellos. La gloria shekina descendió sobre el altar del pacto en el lugar santísimo del tabernáculo como una columna de nube. Pero aquí en el estado eterno Dios no desciende a un tabernáculo terrenal, sino extiende su tabernáculo celestial sobre su iglesia. Dios trae al cumplimiento la promesa del pacto de gracia, el principio Emanuel, yo seré tu Dios, tú serás mi pueblo, cuando todos los creyentes están en su presencia para toda la eternidad.

7:16 No tendrán más hambre, ni sed; y el sol no caerá más sobre ellos, ni ningún calor; 7:17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes vivas de aguas: Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.

Leemos algo muy semejante a esto en Isaías 49:9 para que digas a los presos: Salid; y a los que están en tinieblas: Manifestaos. En los caminos serán apacentados, y en todas las cumbres tendrán sus pastos. Isa 49:10 No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.   Y en Mateo 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia; porque ellos serán saciados.

Todas estas promesas son espirituales. Las fuentes de agua viva donde Jesús nos va a guiar es Dios mismo, donde encontramos gracia y misericordia. Jesús es nuestro pastor, cuidando su rebaño, y el Padre quita toda lágrima. No habrá dolor en el cielo. No habrá sufrimiento ni llanto. En la presencia de Dios, y en la presencia de Jesús, reposaremos para siempre. Mientras sufrimos en este mundo, en el próximo no será así. Todos estaremos juntos alrededor el trono de Dios, con los santos ángeles, alabando a nuestro Dios, y nuestro gozo no tendrá fin.

Apocalipsis 8

Intro: El Padre está sentado en el trono con un libro en su mano, y este libro tiene 7 sellos que solo uno puede abrir. El león de la tribu de Judá para delante del trono celestial en la forma de un Cordero inmolado. Jesús es el único digno de abrir el pergamino. Y cuando Jesús toma el rollo de la mano del Padre, y rompe los sellos, juicio cae sobre los malvados. Pero la iglesia está protegida de la ira divina, por lo que ha sida lavada en la sangre de Jesús, y ellos que eran enemigos, ahora son amigos. La ira cambió por el amor. Hay solo 2 personas en el mundo, y este libro del Apocalipsis aclara este asunto como ningún otro.

Este libro está marcado por una gran diferencia entre los hijos de Dios y los hijos de Satanás. Entre los justos y los malvados. En capítulo 6 vemos la destrucción de los moradores de la tierra, los malvados. En versículo 7 vemos la felicidad de los santos alrededor el trono de Dios. Y en capítulo 8 vemos el juicio de Dios otra vez cayendo sobre las malévolas. El abrir del sexto sello al final del capítulo seis habló sobre la destrucción al fin del mundo cuando Jesús regresa en llama de fuego con los santos ángeles para derramar su ira sobre los moradores de la tierra. Por eso sabemos que estos 7 trompetas en capítulo 8 no vienen después de ese evento, el libro del apocalipsis no es en orden cronológico. Estas trompetas representan el juicio de Dios en el mundo a lo largo de la historia. El juicio de los sellos, y el juicio de las trompetas son la misma cosa, el juicio de las copas lo que sigue también es igual; juicio que viene sobre el mundo a lo largo de la historia, y no eventos específicos distintos.

Rev 8:1 Y cuando abrió el séptimo sello, fue hecho silencio en el cielo como por media hora.

La foto del tabernáculo celestial continua, en que el tabernáculo terrenal tiene su fundación, lo terrenal es una copia de la celestial. Y aquí hay silencio en el tabernáculo celestial por media hora. En el día de propiciación el sacerdote tuvo media hora para hacer el trabajo de Dios en el templo. Y este es un tiempo de reverencia. Los profetas hablan sobre el silencio que el mundo debe a Dios. Hab 2:20 Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de Él toda la tierra. Zac 2:13 Calle toda carne delante de Jehová, porque Él se ha levantado de su santa morada.

Y este tiempo de silencio está marcado por el juicio de Dios.

Rev 8:2 Y vi los siete ángeles que estaban en pie delante de Dios; y les fueron dadas siete trompetas.

Quienes son estos 7 ángeles, y qué son las 7 trompetas? La biblia misma nos dice. En Apo. 1:20 El misterio de las siete estrellas que viste en mi diestra, y de los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que viste, son las siete iglesias.¨ Los 7 ángeles son los pastores de la iglesia. Cuando los dispensacionalistas dicen que la iglesia no aparece desde capítulo 4 en adelante, sabemos que están equivocados. Aquí están los pastores de las iglesias. Capítulo 1 dice que las 7 estrellas en la mano de Jesús son los 7 pastores de las iglesias. El número 7 es figurativa, significa completo. Los 7 ángeles representan todos los pastores de las iglesias. Y Juan escribe ¨y vi LOS 7 ángeles¨, el artículo definido, hay un solo grupo de ángeles. Es el mismo grupo que Juan vio en la mano de Jesús en capítulo 1. Y aquí los pastores están con trompetas. Qué son las trompetas?

Rev 1:10 Yo fui en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como de trompeta.¨ Rev 4:1 Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, era como de trompeta que hablaba conmigo.¨ Las trompetas son las voces de los pastores. Los pastores están anunciando el juicio venidero de Dios. Es la responsabilidad del pastor para advertir a todos para huir del pecado, la fornicación, el robo, las mentiras, porque el juicio de un Dios justo viene. Y en Josué capítulo 6 cuando los sacerdotes tocaron las 7 trompetas los muros de la ciudad cayeron, Dios entregó la ciudad a Israel, y juicio vino sobre los malvados. Las trompetas anuncian el juicio de Dios. Este es un trabajo del pastor en su predicación.

Rev 8:3 Y otro ángel vino y se puso en pie delante del altar, teniendo un incensario de oro; y le fue dado mucho incienso para que lo ofreciese con las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Rev 8:4 Y el humo del incienso subió de la mano del ángel delante de Dios con las oraciones de los santos.

En el tabernáculo había un altar de incienso, y era delante del trono, o el arca del pacto en el lugar santo. El humo del incienso llenó el lugar santo y representaba las oraciones de los santos subiendo a Dios con buen olor, lo que agrada a Dios. Sal 141:2 Suba mi oración delante de ti como el incienso, y el levantar mis manos como la ofrenda de la tarde.¨ Y sabemos que Dios escucha las oraciones de sus hijos porque Jesús las lleva al Padre, Jesús intercede por nosotros, es nuestro gran sumo sacerdote. Y la palabra confirma que nuestras oraciones obran. Sant. 5:16 La oración eficaz del justo, puede mucho.

Rev 8:5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo voces, y truenos, y relámpagos, y terremotos.

A causa de las oraciones de los sanos, Dios arroja juicio al mundo. Tal como en el libro de Éxodo, cuando Israel sufría bajo servidumbre por las manos de los egipcios, cuando el pueblo clamó a Dios rogando ayuda, Dios escuchó las oraciones de su pueblo. Dios mandó plaga tras plaga sobre los egipcios y rescató a su pueblo escogido con mano fuerte de su esclavitud. Egipto sufrió la ira de Dios. Los pueblos malvados del mundo sufren la ira de Dios. Las personas malévolas sufren el castigo del Todopoderoso. Dios vengará a su iglesia. Leemos la misma cosa en Rev 11:19 Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto fue vista en su templo. Y hubo relámpagos, y voces, y truenos, y un terremoto, y grande granizo.

Rev 8:6 Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se aprestaron para tocarlas.

Para Israel la trompeta sonó para alistar el pueblo para hacer guerra. Aquí Dios está haciendo guerra contra sus enemigos. Para ellos que escuchan la predicación de la palabra llamando al arrepentimiento y no se arrepienten, para ellos que andan en maldad y para todos los desobedientes, habrá juicio, y no habrá escape.

Rev 8:7 Y el primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, y fueron arrojados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles fue quemada, y toda la hierba verde fue quemada.

Hay un ejemplo de este granizo en el libro de Éxodo cuando Dios salvó a su pueblo, mandando plagas sobre Egipto. Exo 9:24-25 Hubo, pues, granizo, y fuego mezclado con el granizo, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada. Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias; asimismo hirió el granizo toda la hierba del campo, y desgajó todos los árboles del país.¨ La iglesia queda intocado por los juicios del mundo en su maldad egipcio. Estas trompetas son iguales a los sellos. Juicio sobre la maldad del mundo.

Rev 8:8 Y el segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo con fuego fue lanzada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

Babilonia era un pueblo malvado que Dios envió para atacar a su pueblo escogido de Israel para su pecado en el Antiguo Testamento. Babilonia entró a Israel, mataron a la gente, y les llevaron presos, quitándoles de la tierra prometida de Canaán. Dios tiene sus 4 juicios justos, hambre, espada, pestilencia y bestia. Babilonia es la bestia. Un pueblo ajeno que Dios usa para castigar el pecado de su pueblo. También representa el sistema mundial de mal, lo que ha puesto su cara contra la iglesia de Cristo. Hay una guerra entre la iglesia y el mundo. Y esta gran montaña ardiendo con fuego lanzada en el mar representa la destrucción del sistema mundial por el Todopoderoso. Leemos sobre esto en:

Rev 18:8 Por lo cual en un día vendrán sus plagas, muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es el Señor Dios que la juzga. Rev 18:9 Y llorarán y se lamentarán sobre ella los reyes de la tierra, los cuales han fornicado con ella, y han vivido en deleites, cuando ellos vieren el humo de su incendio, Rev 18:21 Y un ángel fuerte tomó una piedra como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con esta violencia será derribada Babilonia, aquella gran ciudad, y nunca más será hallada.

Jer 51:25 He aquí yo contra ti, oh monte destruidor, dice Jehová, que destruiste toda la tierra; y extenderé mi mano sobre ti, y te haré rodar de las peñas, y te tornaré en monte quemado. Jer 51:42 Subió el mar sobre Babilonia; de la multitud de sus ondas fue cubierta.

Dios destruirá todos sus enemigos, y la iglesia reposará en su presencia después de las pruebas en este mundo. Tenemos un ejemplo de este juicio divino contra Egipto: Exo 7:19 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra. Exo 7:20 Y Moisés y Aarón hicieron como Jehová lo mandó; y alzando la vara golpeó las aguas que había en el río, en presencia de Faraón y de sus siervos; y todas las aguas que había en el río se convirtieron en sangre. Exo 7:21 Asimismo los peces que había en el río murieron; y el río se corrompió, y los egipcios no podían beber de él: y hubo sangre por toda la tierra de Egipto.

Rev 8:10 Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una grande estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Rev 8:11 Y el nombre de la estrella se dice Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas fue tornada en ajenjo; y muchos hombres murieron por las aguas, porque fueron hechas amargas.

Las estrellas en la mano de Jesús son los 7 ángeles que son los pastores de la iglesia. Estos pastores tienen trompetas, o voces. Cuando los pastores predican el evangelio de Jesucristo, con el poder del Espíritu Santo, hay 2 reacciones. 1, el ciego ve. La luz del evangelio alumbra las tinieblas de su mente y se arrepienta y cree. Pero la segunda reacción es muy diferente. 2, amargura y enojo. Cuando el evangelio está predicado y rechazado los hombres se mueren. Dios es la fuente de agua viva, pero los malvados escogen tomar el agua dañada del mundo, y esta agua mata. No hay amor en sus corazones, sino amargura. Y como un pez se muere en agua corrompido, el incrédulo pierde su alma por sus deseos sucios. Jer 2:13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua.

Rev 8:12 Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas; de tal manera que se oscureció la tercera parte de ellos, y no alumbraba la tercera parte del día, y lo mismo de la noche.

Esta destrucción no es destrucción final, sino una advertencia. Sola la tercera parte está destruida, mientras la mayoría de la gente sigue viviendo. Pero esta es una gran advertencia para arrepentirse. Como el sol, la luna, y las estrellas son los poderes del cielo, la tercera parte de los reinos malvados de la tierra caerá al suelo como un avión golpeado con un misil. La destrucción de Dios vendrá sobre ellos que le odian. El profeta Isaías escribe sobre esto en:

Isa 13:9 He aquí el día de Jehová viene, cruel, y de saña y ardiente ira, para tornar la tierra en soledad, y raer de ella sus pecadores. Isa 13:10 Por lo cual las estrellas de los cielos y sus constelaciones no darán su luz; y el sol se oscurecerá al salir, y la luna no dará su resplandor. Isa 13:11 Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los poderosos.

Rev 8:13 Y miré, y oí un ángel volar por medio del cielo, diciendo en alta voz: ¡Ay, ay, ay de los que moran en la tierra! A causa de los otros sonidos de trompeta de los tres ángeles que están por tocar.

En capítulo 9 leemos sobre las otras trompetas. Todo este libro muestra la gran diferencia entre los hijos de Dios y los hijos de Satanás. En capítulo 6 vimos los 4 jinetes y la destrucción que traen sobre el mundo. En capítulo 7 vimos el gozo de la iglesia alrededor el trono de Dios. Ahora en capítulo 8 las visiones de destrucción continúan. La paga del pecado es la muerte. El estudio de este libro nos debe hacer contemplar la santidad de Dios en su templo, la grandeza de nuestro pecado, y el agradecimiento que tenemos hacia Dios por su misericordia en salvarnos de esta destrucción que cae sobre los moradores de la tierra, no porque somos mejores que ellos, sino por la voluntad de un Dios soberano. A Dios sea la gloria, para siempre, amén.

Hay una gran batalla entre la luz y las tinieblas. Hay 2 ejércitos en esta guerra, y en el campo de batalla, todas las personas en el mundo son soldados en uno de estos 2 ejércitos. El general de los santos es Dios, y el general de los injustos es Satanás. Satanás tiene muchos lobos rapaces vestidos como corderos en su ejército. Hay muchos falsos maestros en medio de nosotros, la iglesia, fingiendo ser hijos de Dios pero en realidad sus enemigos. La biblia dice que estos son langostas, y cuando pican llevan sus víctimas a la destrucción. El nombre de su líder es Apolyón, destructor. Nuestra pelea no es de este mundo, nuestra pelea es espiritual, contra las fuerzas malvadas de satanás. De esta guerra se trata apocalipsis capítulo 9.

Capítulo 8 del apocalipsis se trata de 4 trompetas en 12 versículos, y termina con versículo 13 anunciando las tres ayes que han de venir. Las próximas tres trompetas son las tres ayes, y qué destrucción traen con ellas. La descripción de la quinta trompeta ocupa once versículos. La descripción de la sexta trompeta ocupa nueve versículos. Y esto después de las primeras 4 trompetas ocupando 12 versículos en total, nos muestra que estas ayes son graves.

Rev 9:1 Y el quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y le fue dada la llave del pozo del abismo.

La estrella es un ángel y un ángel es un pastor de la iglesia. El mensaje que el pastor tiene proviene de Dios en el cielo. Y como los pastores predican el mensaje de arrepentimiento de malas obras, el castigo por el pecado, la justicia y el juicio, hombres malos pelean contra este mensaje con todas sus fuerzas. Ellos rechazan la palabra. Ellos rechazan la salvación. Ellos escupen en la cara del Salvador, tal como hicieron a Cristo cuando estuvo en el camino al Calvario.

Los pastores tienen la llave a la vida. Pero también tienen la llave a la perdición. Ellos que rechazan el evangelio de Jesucristo serán condenados. Mat 16:19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en el cielo; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en el cielo.¨ Por la predicación de la palabra, y el aceptar o rechazar, los pastores tienen el poder de abrir las puertas al cielo dando una entrada abundante a los hijos de Dios, pero también tienen el poder de cerrar las puertas a la vida y abrir las puertas a la muerte, y el pozo del abismo, el reino de Satanás. Y rechazar la luz del evangelio, es abrir la puerta a las tinieblas y estar atrapado por el poder satánico. Este es el abismo, es el lugar de los espíritus malignos y el reino de Satanás.

Otra interpretación de esta estrella, de cual no estoy de acuerdo pero una interpretación prevalente, es que es Satanás, quien cayó el cielo, Lucas 10:18, y hace guerra contra los santos con sus demonios, quienes son las langostas. Aunque Dios tiene la llave al abismo, donde están muchos demonios encerrados esperando el día del juicio, Judas 6, Dios a veces da la llave a Satanás para cumplir su propósito divino, semejante a la manera que Dios dio permiso a Satanás a atacar al hombre justo Job.

Rev 9:2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como el humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo.

Hay una batalla épica entra las fuerzas de la luz y las fuerzas de las tinieblas. Cuando los hombres rechazan a la verdad, andan en la oscuridad del reino de Satanás. Y como un gran horno en una cocina pequeña produce mucho humo para que es imposible ver, los ojos de los malvados están cegados. No hay sol para ellos, no hay luz, no hay verdad, no hay salvación. Estos están bajo el poder de Satanás.

Como vimos en versículo 1 un contraste entre una estrella, un pastor con un mensaje de salvación del cielo, y un abismo de muerte y destrucción y fuerzas malas, en versículo 2 también leemos sobre el sol, lo que da luz, y representa la verdad de la palabra de Dios, también vemos humo y oscuridad, lo que representa la mentira y la muerte. Entonces aquí otra vez vemos esta gran guerra de la luz contra las tinieblas, Dios contra Satanás.

Rev 9:3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y les fue dado poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra.

Las langostas con poder de escorpiones son hombres. Son falsos maestros, falsos profetas que guían a los hombres a la perdición. Son controlados por Satanás y espíritus malos, miembros del reino de las tinieblas, presos del diablo. Leemos en Ezequiel que escorpiones son hombres. Eze 2:6 Y tú, hijo de hombre, no temas de ellos, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas entre zarzas y espinas, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde. Leemos en Lucas 10:19-20 que los escorpiones son fuerzas malas, y no animales, sobre quienes Jesús ha dado poder a su iglesia para resistir. Luc 10:19 He aquí os doy potestad de hollar sobre las serpientes y sobre los escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada en ningún modo os dañará. Luc 10:20 Mas no os regocijéis en esto de que los espíritus se os sujetan; antes regocijaos de que vuestros nombres están escritos en el cielo.

Falsos maestros, quienes quitan la luz de la verdad, también quitan paz del corazón. Porque como la biblia dice, no hay paz para el impío, dice Jehová. Estos hombres malvados roban la luz, la justicia, la santidad, el gozo de sus víctimas. Porque ellos son los hijos de Satanás, haciendo las obras de su padre. Y que atacan a los hombres con sus mentiras está confirmado en versículo 4. Hacen guerra contra los santos, fingiendo estar en su lado.

Rev 9:4 Y les fue mandado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen el sello de Dios en sus frentes.

No como langostas normales, que atacan la hierba y los árboles, estas langostas atormentan a los hombres, y representan maldad espiritual. Y como Israel fue protegido por la mano divina, morando bajo la sombra del Omnipotente, y escapó la plaga de las langostas que cayó sobre los egipcios, Dios también está protegiendo su iglesia de las fuerzas malévolas que buscan matar a sus almas. Porque los hijos de Dios están sellados con el Espíritu Santo, y no pueden ser engañados por las fuerzas demoníacas que desean llevar sus almas al abismo del infierno. Dios ha puesto un cerramiento alrededor su iglesia, y nada ni nadie es suficiente fuerte para sobrevenir el poder de Dios. Dios no perderá ni uno de sus elegidos. Somos sellados con el Espíritu Santo, y Dios conoce a sus ovejas. En cambio, muchos enemigos de Dios serán destruidos. Como las langostas destruyeron la comida de Egipto, los falsos maestros destruyen a los que les siguen.

Exo 10:13 Y extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un viento oriental sobre el país todo aquel día y toda aquella noche; y a la mañana el viento oriental trajo la langosta. Exo 10:14 Y subió la langosta sobre toda la tierra de Egipto, y se asentó en todos los términos de Egipto, en gran manera grave: antes de ella no hubo langosta semejante, ni después de ella vendrá otra tal; Exo 10:15 y cubrió la faz de todo el país, y se oscureció la tierra; y consumió toda la hierba de la tierra, y todo el fruto de los árboles que había dejado el granizo; y no quedó cosa verde en árboles ni en hierba del campo, por toda la tierra de Egipto.¨ Pero la destrucción de estas langostas espirituales de cual escribe el apóstol Juan no dañara a la comida terrenal, sino dañaran a los hombres por quitar la comida espiritual, como el profeta Amos profetizó.

Amo 8:11 He aquí vienen días, dice el Señor Jehová, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. Amo 8:12 E irán errantes de mar a mar: desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.¨ No hay reposo para los enemigos de Dios que siguen los falsos maestros. Sus almas quedan turbadas. Y al final de este capítulo Juan nos dice quienes están incluidos en esta lista de langostas, o falsos maestros enseñando doctrinas diabólicas. Pero primero explica la obra de estos falsos maestros.

Rev 9:5 Y les fue dado que no los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión, cuando hiere al hombre. Rev 9:6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, y no la hallarán; y desearán morir, pero la muerte huirá de ellos.

Los langostas viven por cinco meses. Y cuando un escorpión pica el dolor es tan intenso que la persona desea morir. Esto para describir el dolor que el pecado causa al enemigo de Dios. Los falsos maestros prometen paz, pero no la entregan. Muchos que andan sin Dios sufren tanto a causa de su pecado que ya no quieren vivir. El pecado les ha sobrevenido. Job escribió sobre ellos:

Job 3:20-21 ¿Para qué se da luz al trabajado, y vida al amargado de alma, 21 que esperan la muerte, y ella no llega, aunque la buscan más que a tesoros enterrados.¨ El libro de Jeremías también habla sobre hombres que quieren morir. Jer 8:3 Y se escogerá la muerte antes que la vida por todo el remanente que quedare de esta mala generación, en todos los lugares adonde arrojaré yo a los que quedaren, dice Jehová de los ejércitos.¨

Muchos que sufren y desean morir, no pueden suicidarse. Aunque odian la vida, la muerte huirá de ellos.

Rev 9:7 Y el parecer de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; y sobre sus cabezas tenían como coronas semejantes al oro; y sus caras eran como caras de hombres;

Caballos representan guerra. Esta es una guerra espiritual entre el reino de Dios, y el reino de Satanás. Estas langostas, o falsos maestros, hacen mucho para engañar. Tienen coronas semejantes al oro. Los sacerdotes de Israel tenían coronas de oro. Los falsos maestros intentan a copiar el verdadero para engañar. Podemos escuchar a un falso maestro por una media hora y todo lo que dice es bueno, pero en diez segundos, con una herejía, puede destruir todo, llevando sus seguidores al infierno. Estas langostas o escorpiones tienen caras de hombre porque son hombres, como leímos antes en Eze. 2:6. Versículo 8 continua la descripción de estos falsos maestros.

Rev 9:8 y tenían cabello como cabello de mujer; y sus dientes eran como dientes de leones;

Mujeres son seductores y los enemigos de Dios usan cualquier truca para seducir a su víctima. Y sobre los leones la biblia dice en Sal 57:4 Mi vida está entre leones; estoy echado entre hijos de hombres encendidos; sus dientes son lanzas y saetas, y su lengua espada aguda. Sal. 58:6 Oh Dios, quiebra sus dientes en sus bocas; quiebra, oh Jehová, las muelas de los leoncillos.¨ Los leones y leoncillos de cual habla los salmos tampoco son animales. Versículo 9 sigue explicando cómo son los enemigos de Dios.

Rev 9:9 y tenían corazas como corazas de hierro; y el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla.

En el reino de la langosta se sabe de cual familia pertenece por su coraza. Y estas tienen corazas de hierro. El gran enemigo de Dios, la bestia, el sistema mundial de maldad fue representado por hierro en Daniel 2 y 7. Dan 7:7 Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible, y en grande manera fuerte; la cual tenía unos dientes grandes de hierro: devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies: y era muy diferente de todas las bestias que habían sido antes de ella, y tenía diez cuernos.¨

Aquí la imagen es una batalla. En Daniel encontramos el sistema mundial malvado de la bestia que es en contra el sistema santo de Dios. En Daniel 7:7 el hierro representa a Roma, la cuarta bestia que vino después de Babilonia, Persia, y Grecia. Este es la bestia. Este sistema malvado hace guerra contra la iglesia. El sistema divino contra el sistema satánico. Pero la batalla no dura para siempre. Dios pondrá un fin a los malvados, como dice en versículo 10.

Rev 9:10 Y tenían colas como de escorpiones, y tenían en sus colas aguijones, y el poder de hacer daño a los hombres cinco meses.

Los malvados tienen poder para hacer daño por 5 meses. Es lenguaje figurativo. En Israel, si un árbol no daba fruto después de 5 años, fue cortado y echado al fuego. Lev 19:23-25 Y cuando hubiereis entrado en la tierra, y plantareis toda clase de árboles frutales, contaréis como incircunciso lo primero de su fruto; tres años os será incircunciso; su fruto no se comerá. Lev 19:24 Y el cuarto año todo su fruto será santidad de alabanzas a Jehová. Lev 19:25 Mas al quinto año comeréis el fruto de él, para que os haga crecer su fruto: Yo Jehová vuestro Dios.¨ Y leemos que pasa al árbol que no da fruto, o la persona que no da fruto, que es un hijo del diablo, en Juan 15:6 Si alguno no permanece en mí, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.¨ 5 meses es figurativa. El asunto es que los enemigos de Dios sufrirán su ira de fuego eterno.

Rev 9:11 Y tenían por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolyón.

Estas langostas son bestias innaturales. Porque Pro 30:27 Las langostas, que no tienen rey.¨ Su rey es Satanás y le siguen a la destrucción. Por el nombre, Abadón o Apolyón, significa destructor. Y nuestro rey es el Salvador. Esta es la gran batalla que ha existido en el mundo desde la rebelión de Satanás en el cielo, Dios contra el diablo, el reino de luz contra el reino de tinieblas, los hijos de Dios contra los hijos de Satanás. Y todos están en un lado o el otro. En el fin Dios destruirá el destructor. Otro ay viene

Rev 9:12 El primer ay es pasado; he aquí, vienen aún dos ayes más después de estas cosas.

La sexta trompeta va a sonar y la segunda ay cae sobre el mundo. Cada ay es más destructiva que la anterior. Cuando los hombres están juzgados por la mano divina y no se arrepienten, el juicio aumenta aún más, con el propósito de traer al hombre al arrepentimiento. Versículo 13 describe la segunda ay.

Rev 9:13 Y el sexto ángel tocó la trompeta; y oí una voz de los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios, Rev 9:14 diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata los cuatro ángeles que están atados en el gran río Éufrates. Rev 9:15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, y el día, y el mes y el año, para matar la tercera parte de los hombres.

La voz que suena del altar es el Dios altísimo, pronunciando juicio contra los hijos de Satanás. Había un solo altar de oro en Israel, era el altar del incienso en el lugar santo delante del trono de Dios. El incienso representa las oraciones de los santos. En contestar las oraciones de los santos pidiendo justicia y venganza, y salvación del sistema mundial malvado de la bestia, el Todopoderoso suelta los ángeles para arrojar fuego sobre el mundo. El río Éufrates marcó la frontera de la tierra prometida de Canaán. Aquí vemos una división entre el bien y el mal, ellos adentro de Canaán espiritual y ellos afuera, una división entre los justos y los injustos. El grupo posterior sufrirá la ira de Dios.

Rev 9:16 Y el número del ejército de los de a caballo era doscientos millones. Y oí el número de ellos. 9:17 Y así vi en visión los caballos y a los que sobre ellos estaban sentados, los cuales tenían corazas de fuego, de jacinto, y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salía fuego y humo y azufre. 9:18 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, y por el humo, y por el azufre que salía de su boca. 9:19 Porque su poder está en su boca y en sus colas; porque sus colas eran semejantes a serpientes, y tenían cabezas, y con ellas dañan.

Las plagas de Dios han sido muchas a lo largo de la historia. Los 4 juicios terribles de Dios son hambre, espada, pestilencia y la bestia. Dios envía estas plagas para castigar al hombre, para que el hombre busca arrepentimiento. Y cuando Dios manda el hambre y el hombre no se arrepiente, Dios manda la espada, y cuando el hombre todavía no se arrepiente, Dios manda la pestilencia, y cuando el hombre todavía no se arrepiente, Dios manda la bestia, un poder mundial para destruir al pueblo. Esta es la guerra de cual habla estos versículos. Dios ha enviado muchas guerras en la historia del mundo. Dios ha usado Babilonia, Persia, Grecia y Roma para cumplir su plan divino, para castigar l pecado. Las guerras traen sufrimiento increíble. Solo ellos que han visto la guerra con sus propios ojos pueden entender como es. Pero necesitamos saber que las guerras son castigos de Dios a causa del pecado.

Rev 9:20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, para que no adorasen a los demonios, y a las imágenes de oro, y plata, y bronce, y piedra, y de madera; las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar, 9:21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.

Versículo 20 se dirige contra los papistas de la iglesia romana. Como vimos que las langostas tienen corazas de hierro, lo que representa a Roma, a