Juan Calvino

Me encanta Calvino, tanto que nombré a mi segundo hijo por este gran teólogo. El primero fue nombrado por Lutero. Es interesante, pero al mismo tiempo angustioso, leer lo que escribieron estos autores prolíficos sobre el corazón del evangelio. Estos hombres peleaban una guerra constante contra la Iglesia Católica Romana. Lutero huyó y se escondió para preservar su vida contra las maquinaciones del Papa. Una cita de Calvino que recién leí me impactó como una bala en la carne. De todos los errores de la Iglesia Católica Romana, la veneración de la siempre Virgen Maria, las oraciones a los santos, la adoración de las estatuas, la abominación de la Misa, regeneración bautismal, salvación por fe y obras, indulgencias, por nombrar algunos, Calvino dijo algo increíble sobre la guerra espiritual entre los Católicos y Protestantes. ¨Los Papistas … hablando acerca del arrepentimiento, creen que el hombre, por medio de su propio libre albedrío, vuelve a Dios; y en este punto es nuestra competencia más grande con ellos en este día.¨ Calvino creía que para ser salvo es necesario entender que ningún hombre tiene la capacidad de aceptar a Jesús. La fe es un don de Dios dado solamente a ellos escogidos por el Padre antes de la fundación del mundo. No es mi propósito probar esta doctrina aquí. He hecho eso en los videos en YouTube. Pero si lo que Calvino dijo es la verdad, ¿qué podemos decir sobre el estado de la Iglesia hoy en día? Calvino no estaba solo en su pensamiento. Lutero, John Owen y Jonathan Edwards escribieron libros sobre la doctrina del libre albedrío y la predestinación. Todos llegaron a la misma conclusión: si uno cree que el hombre tiene libre albedrío para creer en Dios, esa persona no entiende la naturaleza de la salvación y no es creyente. Si lo que dijeron estos hombres santos es verdad, hay muchos pastores fuera de la familia de Dios. Hay denominaciones enteras fuera de una herencia celestial, incluyendo los Pentecostales y Carismáticos, las Asambleas de Dios, Los Adventistas, los Nazareos, muchos Bautistas, las iglesias Apostólicas, y muchos más. Aunque las vidas de los Reformadores estaban en peligro, nuestra guerra es aún más dura que la suya. Lutero, Calvino, Knox, Suinglio peleaban contra un enemigo exterior, la Iglesia Católica Romana. Nuestra guerra es adentro de los muros de la Iglesia de Cristo, contra quienes falsamente se llaman Evangélicos.

¨Esos hombres quienes en este día oscurecen, y buscan, tan lejos como ellos pueden, extinguir la doctrina de la elección, son enemigos a la raza humana; por lo que se esfuerzan a su mayor capacidad a subvertir toda seguridad de salvación.¨ Calvino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s